CHARLAS Y SESIONES FORMATIVAS EN CENTROS ESCOLARES

¿Qué es el TDAH?

El Trastorno por Déficit de Atención, con o sin hiperactividad (TDAH) es un trastorno que se inicia en la infancia y se caracteriza por dificultades para mantener la atención, hiperactividad o exceso de movimiento e impulsividad o dificultades en el control de los impulsos.

Se desconoce la causa específica de este trastorno pero se cree que es el resultado de factores genéticos y del desarrollo que afectan a funciones bioquímicas y metabólicas.

El TDAH se puede desglosar en varios subtipos, dependiendo de qué grupo de síntomas predominen.

−  Predominio del déficit de atención.
−  Predominio de la impulsividad-hiperactividad.
−  Combinado.

¿A quién afecta?

El TDAH está presente en el 3-8% de los escolares. Aparece en la infancia y se suele empezar a diagnosticar en torno a los 7 años de edad, aunque en algunos casos este diagnostico puede ser más precoz.

Según diferentes estudios, entre un 80% de los niños diagnosticados continúan teniendo síntomas en la adolescencia, y más del 50% tienen TDAH cuando son adolescentes o adultos. Los síntomas que suelen mantenerse pasada la adolescencia son los relacionados con la impulsividad o el déficit de atención.

¿Por qué es un problema?

Los niños con TDAH suelen tener problemas en la escuela:

−  Sufren adaptaciones curriculares o están en cursos inferiores a lo esperado para su edad
−  Obtienen bajas puntuaciones en los test de inteligencia o de habilidades a causa de las lagunas en el aprendizaje derivadas del trastorno y de la falta de concentración a la hora de realizar las pruebas.
−  Tienen dificultades para aprobar los exámenes por no fijarse bien en las preguntas (inatención) o por dar respuestas precipitadas (impulsividad);
−  Suspenden por no completar o entregar las tareas para casa.

No es raro que presenten también otras consecuencias frente a sus compañeros:

−  Tienen roces con otros estudiantes o compañeros (agresiones por impulsividad; no seguir las normas o reglas en los juegos).
−  Terminan siendo rechazados.
−  Ocupan lugares especiales en clase (donde no molesten, pero también donde más difícil es mantener la atención en clase)
−  Son amonestados o incluso expulsados del colegio.

En el ámbito familiar, convivir con un niño hiperactivo puede ser muy difícil:

−  Hablan sin parar
−  Parece que no sepan jugar solos, y cuando lo hacen nunca es en silencio
−  De una manera u otra siempre hay que estar prestándoles atención
−  Con frecuencia plantan cara o desobedecen

No es raro que, al cabo de años de esfuerzo, muchos padres “tiren la toalla” y dejen de hacer caso a su hijo, o sólo hablen con él para criticarlo.  Se perpetúan así los problemas y se hacen más persistentes las consecuencias del TDAH.

En aquellos niños en los que predomina la inatención, los problemas son de otra índole: “vagar o flotar por el espacio”, “soñar despiertos”, “estar en las nubes”…

−  Suelen ser o parecer tímidos,
−  Reciben críticas continuas por ser “vagos” o “un despiste”,
−  Repiten curso con frecuencia o están bajo adaptaciones curriculares

Tras años de fracasos y críticas, la autoestima se resiente y pueden aparecer síntomas depresivos y ansiosos. Por otra parte, es más difícil que tengan problemas o que sean rechazados por sus iguales, debido a que las consecuencias del TDAH se hacen menos evidentes.

Las familias de los niños con TDAH (subtipo o combinado) presentan:

−  Mayores niveles de estrés
−  Vida social muy reducida (al círculo familiar más próximo)
−  Alta frecuencia de separaciones
−  Importante sensación de soledad y abandono
−  Frecuencia elevada de síntomas depresivos (sobre todo en las madres)

Un TDAH no tratado adecuadamente aumenta el riesgo de consumo de sustancias tóxicas y las conductas de riesgo (conducción temeraria, deportes de riesgo…). Se relaciona también, en la edad adulta, con una mayor probabilidad de fracaso laboral y conyugal.

¿Cómo debe solucionarse?

El tratamiento del TDAH con mayor aval científico incluye tres líneas de acción:

−  Tratamiento médico – farmacológico
−  Entrenamiento cognitivo procedimental
−  Psicoeducación a padres y profesorado

Información sobre las sesiones

Ponentes

Dra. Elena Díaz de Guereñu, Especialista en Medicina de Familia y Comunitaria.
D. Daniel Montoya, Psicólogo

Dirigida a

Padres y madres de alumnos de EPO, ESO y Bachillerato

Estructura de la sesión

  1. Exposición:

−  Aspectos médicos: Descripción, diagnóstico y tratamiento.
−  Aspectos psicopedagógicos:

  • Terapia cognitivo conductual
  • Apoyo psicopedagógico.
  1. Coloquio.

La duración total prevista es de unas dos horas.

Condiciones económicas

Consultar

Datos de contacto

Dra. Elena Díaz de Guereñu

San Antonio, 34 – Bajo Izda
01005 VITORIA-GASTEIZ
T 945 100 826 – 652 488 149
e: edguerenu@gmail.com
http://tdahvitoriagasteiz.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s