Comprender la ira de los niños con TDAH


Algunos niños con TDAH experimentan frecuentes arrebatos de ira que pueden causarles problemas en la escuela, hacerles difícil conservar las amistades y añadir tensión a la vida familiar. La ira puede pasar rápidamente, pero el daño que causa puede ser duradero.

Keath Low

Escrito por Keath Low 

Texto original en inglés

7 razones por las que el TDAH puede provocar problemas de ira

  1. La naturaleza impulsiva del TDAH hace que, si tu hijo se siente enfadado, lo comunique inmediatamente. No tiene esos pocos segundos de tiempo de espera que sí tiene un niño sin TDAH, y aún no ha desarrollado las estrategias que poseen los adultos con TDAH.
  2. Los niños y adultos con TDAH suelen ser emotivos y sensibles y sentir muy profundamente las cosas. También les resulta difícil regular esos sentimientos. Esto puede hacer que lloren con facilidad (lo que puede resultarles muy embarazoso) o que sientan enfados muy intensos.
  3. Los estados de ánimo cambian muy rápidamente a lo largo del día cuando se tiene TDAH. Puede haber muchos episodios de alegría, tristeza y frustración en una sola tarde.
  4. La baja tolerancia a la frustración puede significar que tu hija se sienta frustrada rápidamente, lo que lleva a arrebatos de ira.
  5. La baja autoestima y la ansiedad por una situación que no puede controlar también pueden llevar a tu hijo a sentir enfado.
  6. A veces los niños experimentan un período difícil cuando acaba el efecto de sus medicamentos estimulantes, lo que da como resultado un aumento de berrinches y rabietas.
  7. La energía y la inquietud que acompañan al TDAH pueden ser difíciles de manejar a veces, hasta que finalmente se convierten en palabras de enfado o en reacciones físicas.

Trastorno negativista desafiante

Aproximadamente un tercio de los niños con TDAH también tiene un Trastorno Negativista Desafiante (TND). Los niños con TND muestran comportamientos desafiantes y hostiles hacia las figuras de autoridad.

A menudo pierden los estribos, discuten con los adultos, desafían activamente las reglas, culpan a los demás, molestan deliberadamente a los demás, son susceptibles, se irritan fácilmente y se comportan, en general, de manera enfadada y resentida. Obviamente, algunos comportamientos negativistas son normales en los niños; el TND sólo se diagnostica si el patrón de comportamiento es significativamente más intenso y frecuente que el de otros niños de la misma edad. Si crees que tu hijo podría tener TND, concierta una cita con tu pediatra.

Aquí van algunas sugerencias para ayudar a tu hijo a manejar su frustración y enojo.

Ejercicio a diario

Si la ira es un problema para su hijo, asegúrate de proporcionarle vías de escape apropiadas. Los juegos y ejercicios al aire libre extenuantes pueden ser muy liberadoras para niños con TDAH. Correr, saltar, escalar… son actividades físicas básicas que ayudarán a liberar algo de la tensión, la inquietud y el exceso de energía que a menudo acompañan al TDAH. Asegúrate de que tu hijo practica este tipo de juego todos los días.

Artes marciales

Considera la posibilidad de inscribir a tu hija en una clase de artes marciales. Las artes marciales son una excelente opción de ejercicio para un niño con TDAH. Ayudan a desarrollar la autodisciplina y el autocontrol, lo que a su vez sirve de ayuda con la impulsividad. También mejoran la autoestima y son una excelente manera de liberar energía.

Exprésalo con palabras

Anima a tu hijo a “expresarse con palabras” en lugar de irritarse. Al principio, puede resultarle difícil porque es una nueva habilidad. Sin embargo, con la práctica y un poco de ayuda tuya, le será más fácil. Ser capaz de expresar cómo se siente disminuye la necesidad de expresarse a través de la ira. Por ejemplo, “Jimmy ha cogido mi coche rojo y me siento furioso”.

Limita la televisión y los videojuegos

Supervisa lo que tu hija ve en la televisión o en el ordenador. Muchos de los contenidos de la televisión, películas, videojuegos, etc. son violentos, agresivos e inapropiados. Los niños con problemas de control de sus impulsos pueden ser influenciados más fácilmente por las reacciones agresivas que vean. Establece reglas sobre estos programas y explícale a tu hijo por qué no es apropiado ver estos programas (o jugar a estos videojuegos).

Establece reglas claras y aplícalas con coherencia

Asegúrate de tener reglas de la casa claras sobre el comportamiento. Cuando tu hijo esté tranquilo y pueda hablar, siéntate a elaborar las reglas juntos. Discute lo que se espera y las consecuencias de los comportamientos, incluyendo un sistema de recompensas. Entonces, una vez estén establecidas, atente a ellas. No cambies las reglas ni inventes consecuencias en medio de un arrebato de ira. Actúa con objetividad. Si ocurre esto, esta es la consecuencia. Los límites fuertes son útiles para ambos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Textos y recursos para padres y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Comprender la ira de los niños con TDAH

  1. María Rivera Juarez dijo:

    Yo tengo mi hijo de 9 años con diagnostico de TDAH. Me es importante leer y aprender sobre el tema.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.