El abuso de la medicación para el TDAH

Escrito por Rick Green
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

He estado pensando acerca del abuso y el mal uso de los medicamentos para el TDAH. Y me refiero a los medicamentos oficiales, aprobados, recetados por el médico y legalmente obtenidos, estimulantes y de otro tipo.

Igual que el 99% de las personas con TDAH que llegan a probar la medicación, yo era reacio a depender de una “muleta”. Me preocupaba volverme adicto, que matara mi creatividad, convertirme en un yonqui (en realidad, ni siquiera estoy seguro de qué es eso, sólo sé que es algo que aparece mucho en las películas).

EL Dr. JEKYLL Y Mr. RICK

Temía que mi médico me empujara a tomar pastillas. Me preocupaba que las compañías farmacéuticas me engancharan. Temía dejar de ser ‘Rick’. Tenía mil preocupaciones.

Entonces mi médico contestó a mis preguntas. Me aseguró que un estimulante suave no me convertiría en un adicto, y que ninguno de sus pacientes que trabajaba en “campos creativos” le había dicho que afectara a su creatividad. Probé la medicación con cautela.

Es decir, probé medicamentos oficialmente aprobados, recetados por el médico y obtenidos legalmente. Yo ya me estaba automedicando con el exceso de trabajo, la búsqueda constante de novedades, la adrenalina y los tanques de cafeína.

ASÍ QUE TOMÉ LA PASTILLA…

Para mí, la medicación marcó una gran diferencia. En cierto modo, impactante. Podía sentarme y completar mi declaración de la renta. La primera vez que sucedió fue alucinante. Me sentí como si hubiera ganado las 500 millas de Indianápolis. Quería descorchar una botella de champán y rociar a mi equipo mientras Miss Neumáticos Goodyear me entregaba mi trofeo. ¡Pastillas mágicas!

Mi médico tenía razón. Yo seguía siendo creativo. No me había vuelto adicto. En realidad, me sentía más yo mismo, no menos.

Así que dejé de hacer preguntas.

SI NO ESTÁ ROTO, NO LO ARREGLES

No me leí el prospecto. Cierto, era aburrido. Ni siquiera lo miré por encima. Ni estaba al tanto de la información más reciente.

Cuando entraba en los foros, en nuestra web TotallyADD.com , rara vez miraba las conversaciones sobre medicación. Aunque esas conversaciones eran, y siguen siendo, las más buscadas y leídas.

Así que no tenía ni idea de que tomar zumo de naranja por las mañanas anulaba el efecto de mi medicación. Hasta hace unas semanas, cuando alguien lo mencionó en una conversación, y todos menos yo asintieron: “No, no puedes tomar zumo de naranja, interfiere”. “Sí, estropea la absorción”. “Cierto”.

¡Santo cielo!

¿POR QUÉ NO ME LO DIJERON?

¿Cómo es que yo no lo sabía?

¿Qué más no sé?

¿Por qué mi médico no me lo dijo?

¿Por qué el farmacéutico no me lo advirtió?

¿Por qué la compañía farmacéutica no me informó?

Y entonces vi el elemento común de todos estos pensamientos… yo.

¿Por qué no me había esforzado en averiguarlo? Hemos creado nuestra página web, TotallyADD, con foros llenos de experiencias en primera persona. Es un tesoro de conocimientos y de información. ¿Por qué NO lo utilizo?

A menudo nos quejamos de lo irresponsables que son los médicos, las compañías y las organizaciones. Pero me avergüenza admitir que el eslabón más débil de la cadena, el más irresponsable, no es un médico ni una compañía farmacéutica.

Soy yo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH en primera persona y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.