El tempo cognitivo lento en el TDAH

El pensamiento lento puede ser un problema en el TDAH

Escrito por Keath Low
Traducido por la Dra Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés


El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) se define por tres subtipos distintos:

  • el subtipo predominantemente inatento
  • el subtipo predominantemente hiperactivo-impulsivo
  • el subtipo combinado

Algunas personas con TDAH predominantemente inatento también muestran un subconjunto de síntomas caracterizado por un comportamiento indolente y apático y por un embotamiento mental. Este subconjunto de características se ha descrito como “tempo cognitivo lento” (TCL).

Entre los síntomas del TCL están:

  • ensimismamiento frecuente
  • tendencia a la confusión
  • embotamiento mental
  • comportamiento indolente, apático
  • Somnolencia
  • mirada perdida a menudo
  • procesamiento de la información lento
  • poca capacidad de evocación
  • pasividad social, desconfianza y retraimiento

Las personas con TCL suelen tener dificultades en la resolución de problemas, la autoorganización, la iniciativa propia y el procesamiento de diferentes fuentes de información. A menudo se les define como hipoactivos (menos activos).

Síntomas del TCL e historia del DSM

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM), publicado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, es el manual de referencia de evaluación y diagnóstico de trastornos mentales para los profesionales de la salud mental de los Estados Unidos. La edición actual, DSM-IV, se publicó en 1994, con una revisión de texto (DSM-IV-TR) publicada en 2000. El DSM enumera varios criterios necesarios para el diagnóstico. La próxima edición del manual, DSM-V, se espera para 2013[1].

Los síntomas de un estilo cognitivo lento se asociaron por primera vez con el TDAH en la tercera edición del DSM, publicada en 1980. El DSM-III utilizó el término “Trastorno por Déficit de Atención” (TDA) y amplió la comprensión del trastorno, reconociendo que las deficiencias en la atención pueden darse separadamente de la impulsividad y la hiperactividad.

En el DSM-III se identificaron dos subtipos: TDA con y sin hiperactividad. El subtipo TDA sin hiperactividad realmente no reflejaba “inatención pura”, tal como su nombre indica: en cualquier caso, los niños tenían que mostrar problemas significativos de impulsividad.

La publicación de una tercera edición revisada del DSM (DSM-III-R) en 1987 no separó los síntomas de inatención, impulsividad e hiperactividad, sino que abordó los tres síntomas primarios de forma agrupada. Se identificaron dos categorías: trastorno de déficit de atención con hiperactividad y trastorno de déficit de atención indiferenciado.

En 1994, la cuarta edición subdividió los síntomas en dos categorías: inatención e hiperactividad/impulsividad. Se identificaron los tres subtipos actuales de TDAH: predominantemente inatento, predominantemente hiperactivo-impulsivo y combinado.

Los síntomas cognitivos lentos no están representados en la categoría actual de inatención del DSM porque se ha encontrado sólo una débil asociación con los otros síntomas de inatención.

Comprender la inatención y el TCL

La inatención es, a menudo, un reflejo de la distraibilidad. Los criterios diagnósticos actuales para la inatención asociada con el TDAH incluyen:

  • A menudo no presta mucha atención a los detalles o comete errores por descuido en su trabajo, en las tareas escolares o en otras actividades.
  • A menudo tiene problemas para mantener la atención en tareas o actividades.
  • A menudo parece no escuchar cuando se le habla directamente.
  • A menudo no sigue las instrucciones; inicia tareas, pero pierde la concentración rápidamente y se despista fácilmente; no consigue terminar las tareas escolares, domésticas o de su trabajo.
  • A menudo tiene dificultad para organizar tareas y actividades.
  • A menudo evita o le desagrada emprender tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido.
  • A menudo pierde cosas necesarias para tareas y actividades (deberes, lápices, libros, llaves, cartera, gafas, documentos, etc.).
  • A menudo se distrae fácilmente por estímulos externos.
  • Suele cometer olvidos en las actividades diarias, las tareas domésticas, etc.

Los niños y adultos con el grupo de síntomas del tempo cognitivo lento (TCL) suelen mostrar un tipo diferente de inatención: una sensación de ensoñación hipoactiva y pasiva, más que de distracción. Las personas con TCL suelen tener menos síntomas visibles y externalizados, más síntomas de ansiedad, depresión, aislamiento social y más déficit de procesamiento de la información. Aunque se cree que el TCL es un trastorno separado y diferente del TDAH, con diferentes causas y enfoques de tratamiento, ambos se presentan unidos con frecuencia.

[1] El DSM V se publicó en 2014, sin aportar grandes novedades respecto al TCL. Para más información, visitar https://www.researchgate.net/publication/279925296  (N. de la T.)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH Aspectos generales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.