¿Qué es el hiperfoco del TDAH?

Un síntoma muy común – pero confuso – del TDAH es el llamado “hiperfoco”, la capacidad de concentrarse intensamente en un proyecto o una actividad durante varias horas seguidas.

Escrito por Royce Flippin
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

¿Qué es el hiperfoco? ¿Es un síntoma del TDAH?

El hiperfoco es la tendencia de niños y adultos con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) a centrarse intensamente en las cosas que les interesan. A veces, se centran con tanta fuerza que se vuelven ajenos al mundo que les rodea. El hiperfoco es el reverso de otro síntoma del TDAH, la distracción.

¿Cómo afecta el hiperfoco a niños y adultos con TDAH?

Para los niños, el objeto del “hiperfoco” puede ser jugar a un videojuego o ver la televisión. Para los adultos, puede ser ir de compras o navegar por Internet. Pero sea lo que sea lo que llame la atención, el resultado es el mismo: a menos que algo o alguien interrumpa, las horas pasan mientras las tareas y las relaciones importantes se van quedando en el camino.

“Quienes piensan que el TDAH consiste en tener un período corto de atención no entienden qué es el TDAH”, dice Kathleen Nadeau, Ph.D., psicóloga en Silver Spring, Maryland, y autora de “ADD-Friendly Ways to Organize Your Life”. “Una forma mejor de verlo es que las personas con TDAH tienen un sistema de atención mal regulado”.

¿Qué causa el TDAH en el cerebro?

Al igual que la distracción, se cree que el hiperfoco es el resultado de niveles anormalmente bajos de dopamina, un neurotransmisor particularmente activo en los lóbulos frontales del cerebro. Esta falta de dopamina hace difícil “cambiar de marcha” para asumir tareas aburridas pero necesarias.

“Los niños y adultos con TDAH tienen dificultades para cambiar la atención de una cosa a otra”, dice Russell Barkley, Ph.D., profesor investigador de psiquiatría en SUNY Upstate Medical University en Syracuse, Nueva York. “Si están haciendo algo que les gusta o les resulta psicológicamente gratificante, tenderán a persistir en este comportamiento cuando otras personas suelen cambiar a otra cosa. El cerebro de una persona con TDAH se siente atraído por las actividades que brindan una recompensa instantánea”.

En opinión de Larry Silver, M.D., psiquiatra de la Facultad de Medicina de la Universidad de Georgetown en Washington D.C., esa concentración tan intensa es, en realidad, un mecanismo de defensa.

“Es una forma de lidiar con la distracción”, dice Silver. “Los estudiantes universitarios con TDAH me dicen que entran intencionadamente en un estado de concentración intensa para realizar su trabajo. Los niños pequeños hacen lo mismo inconscientemente cuando hacen algo que les gusta, como ver una película o jugar en el ordenador. A menudo, ni siquiera son conscientes de que están enfocándose tan intensamente”.

¿Es malo el hiperfoco?

No hay nada intrínsecamente dañino en el hiperfoco. De hecho, puede ser un elemento positivo. Algunas personas con TDAH, por ejemplo, pueden canalizar su enfoque hacia algo productivo, como una actividad relacionada con la escuela o el trabajo. Otras se permiten a sí mismas hiperconcentrarse en algo como recompensa por completar una tarea aburrida pero importante.

“Muchos científicos, escritores y artistas con TDAH han tenido éxito en sus carreras, en gran parte, por su capacidad para concentrarse durante horas y horas en lo que están haciendo”, dice Nadeau.

Pero el enfoque intenso incontrolado a menudo es un lastre. Cuando no se controla, puede provocar fracaso escolar, pérdida de productividad en el trabajo y tensión en las relaciones con las amistades y en el hogar.

“Los niños con TDAH a menudo son atraídos por lo que les entretiene y emociona y son reacios a hacer lo que no quieren”, dice Joseph Biederman, M.D., jefe del programa de psicofarmacología pediátrica del Hospital General de Massachusetts, en Boston. “Combina esto con la mala gestión del tiempo y los problemas de socialización típicos de los niños con TDAH, y el niño puede terminar jugando solo con la Nintendo todo el fin de semana”.

Los adultos con TDAH cuentan historias de reuniones olvidadas o plazos incumplidos porque estaban tan absortos en algo que perdieron la noción del tiempo. En una historia clínica citada por Nadeau, una mujer con TDAH estaba tan concentrada en un proyecto que no se dio cuenta de que su casa se había incendiado. “Sólo cuando los bomberos recorrieron en la casa, buscando si quedaba alguien adentro, levantó la vista y se dio cuenta de lo que estaba pasando”, dice Nadeau.

¿Cómo puedo entrenar el hiperfoco de mi hijo?

Si un niño con TDAH tiende a perderse en una actividad que le apasiona, los padres o maestros deberían tomar medidas para limitar el tiempo que le permiten dedicar a esa actividad.

“Aunque esté tomando medicación para el TDAH, jugar con Nintendo siempre será más atractivo que estudiar un examen de matemáticas”, dice Biederman. “Así que sólo se le debe permitir jugar en periodos medidos, no durante todo el día”.

“Si tienes un niño que se hiperconcentra en su actividad favorita, tendrás que contrarrestar esta tendencia con una vigilancia extra a la hora de limitar el tiempo que dedica a esa actividad y de cuidar de que cumpla su horario”, dice Carol Brady, Ph.D., psicóloga de Houston. “También puede ser útil acordar con tu hijo por adelantado cuándo puede hacer esa actividad y cuándo no”.

Así pues, es esencial desarrollar un sistema que ayude a tus hijos a redirigir su enfoque. Cuando llegue el momento de concluir la actividad, Brady recomienda ser un poco flexible y, si es posible, esperar a una interrupción natural: cuando acabe un programa de televisión, por ejemplo.

Pero no basta con marcarle al niño un límite de tiempo y esperar que se detenga. “Les digo a los padres que tienen que hacer algo para romper el ‘trance’ en que se encuentra su hijo”, dice Silver, “como darle un toque en el hombro, mover una mano delante de su cara o ponerse delante de la televisión o de la pantalla del ordenador”. A menos que hagas algo así, puede que el niño no se dé cuenta de que tratas de llamar su atención.

“No es que estos niños sean desobedientes”, dice Nadeau. “Es que su cerebro no registra lo que estás diciendo. Por eso la interrupción nunca debe hacerse riñéndole, y por eso debes esperar unos minutos para que se produzca el cambio en la atención. Es casi como sacar a alguien de un sueño”.

Para ayudar a suavizar este proceso, Nadeau recomienda dedicar un tiempo a enseñar a tu hijo cómo funciona su cerebro. “Tu hijo debe comprender por qué le resulta difícil dejar de hacer algo en lo que realmente le gusta”, dice. “El niño también necesita saber que, por este motivo, puede que los maestros y los padres tengan que intervenir de vez en cuando para detener una actividad”.

¿Cómo puedo entrenar mi hiperfoco?

Para los adultos con TDAH, administrar los episodios de hiperfoco requiere establecer señales externas que redirijan su atención. “Este tipo de enfoque intenso no es algo que puedas coger y dejar sólo con decirlo”, dice Barkley.

Nadeau, que tiene TDAH, experimenta a menudo un hiperfoco cuando aborda una tarea escrita. Entonces pone un temporizador para recordarse a sí misma las citas a que tiene que acudir o las llamadas que tiene que hacer. Programar mensajes en el ordenador para que aparezcan en la pantalla en momentos preestablecidos, también puede ser útil. También recibir ayuda de tu pareja o de un compañero de trabajo. “Tuve un paciente que llegaba a estar tan absorto en su trabajo que entrenó a un colega para que le sacara de su oficina para las reuniones”, dice Nadeau.

Otro de los pacientes de Nadeau tenía la costumbre de trabajar en su ordenador después de cenar. “Se evadía por completo”, dice Nadeau, “hasta el punto en que su esposa se iba a la cama y él ni siquiera se daba cuenta. Simplemente seguía trabajando hasta las dos o las tres de la madrugada”. Exasperada, la esposa del hombre comenzó a desconectar literalmente su ordenador cuando llegaba la hora de acostarse. “Era la única forma de llamar su atención”, dice Nadeau.

Haciendo las tareas aburridas más apasionantes

En definitiva, la mejor manera de lidiar con hiperfoco no es combatirlo, sino aprovecharlo. “Si la escuela o el trabajo pueden hacerse estimulantes, atraparán la atención de la misma manera”, dice Nadeau.

“Los niños con TDAH requieren un mayor nivel de enseñanza”, dice William Sears, M.D., profesor clínico asociado de Pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de California en Irvine. “Un niño con TDAH se aburre pronto cuando tiene que memorizar un montón de fechas históricas. Pero si ayuda a escribir una obra de teatro sobre el tema y luego actúa en ella, va a destacar”.

Lo mismo vale para los adultos. “Un trabajo del que rindes cuentas en público y proporciona consecuencias inmediatas y agradables, puede ser ideal para las personas con TDAH”, dice Barkley. “Quizás esta es la razón por la cual el 35 por ciento de las personas con TDAH trabaja por cuenta propia cuando están en la treintena, una cifra muy superior a la media”.

El lado positivo del hiperfoco

Una vez aprendas a cambiar el hiperfoco en tu favor, puede ser una ventaja intrínseca. Abundan las historias sobre personas con TDAH que pueden concentrarse intensamente durante largos períodos de tiempo en proyectos complejos.

“Cuando dirigía anuncios para la televisión, nunca podía sentarme a hacer un informe de gastos”, dice Frank Coppola, de Nueva York, un entrenador de TDAH que tiene él mismo TDAH. “Pero en el estudio, tenía nueve cosas en marcha a la vez y podía centrarme en todas sin ningún problema”.

“Soy entrenador de béisbol”, señala Sears, “y siempre pongo a los niños con TDAH como lanzadores y receptores. Como lanzadores, su capacidad de hiperfoco les ayuda a centrarse en el objetivo, y como receptores, hace aumentar su conciencia del bateador. Los niños con TDAH son grandes porteros de hockey por la misma razón. Cuando el disco está en el otro extremo de la pista, están mirando a su alrededor, distraídos, pero tan pronto como el disco viene por la pista hacia ellos, hacen clic para hiperconcentrarse y ponerse muy alerta”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH Aspectos generales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Qué es el hiperfoco del TDAH?

  1. Lina Castro dijo:

    Gracias es una información muy importante para manejar con mi adolescente con Tdah

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.