Siempre cuesta más que “un par de minutos”

Es cierto: tu TDAH podría ser la razón por la que llegar tarde a todas partes. Pero esto no tiene por qué ser así. Aprende a ser realista sobre el tiempo que cuestan las tareas y configura varios recordatorios para mantenerte centrado.

Escrito por Michele Novotni, PH.D.
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

¿Por qué llego siempre tarde?

Administrar el tiempo supone un gran problema para las personas con TDAH. Todos llegamos tarde en alguna ocasión, pero muchas personas con TDAH llegan más a menudo con retraso que puntuales. No llegan a la hora a las reuniones. Hacen esperar a sus amigos. Recogen tarde a los niños de la escuela. Tienen a los demás esperando mientras se apresuran a terminar tareas de última hora o buscan la cartera, el móvil o las llaves.

Las personas con TDAH no pretenden ser desconsideradas o maleducadas. No lo hacen adrede. Pero como la tardanza es crónica, a menudo se percibe así. Esta percepción errónea es una de las razones de que a las personas con TDAH les cueste llevarse bien con sus amigos, familiares y compañeros de trabajo.

Qué significa ser “puntual”

Los adultos con TDAH a menudo piensan que tienen que llegar a la hora prevista para empezar una reunión. Grave error. Siempre es más seguro planear llegar 15 minutos antes. De esta forma, aunque encuentres tráfico denso o experimentes algún otro retraso, es probable que sigas llegando a tiempo.

Al fijar la hora de una reunión, aprende de los buenos vendedores: promete menos y entrega más. Esto es, di que estarás allí a tal o cual hora, pero llega pronto.

Si te preocupa aburrirte al tener que esperar, lleva contigo un libro o una revista, o planea aprovechar ese tiempo para escribir una carta, hacer una llamada o dar una vuelta.

¿Cuánto tiempo cuesta en realidad?

Mide el tiempo que te cuestan los desplazamientos frecuentes. Puede que te sorprenda descubrir que ese viaje al supermercado de “diez minutos” cuesta en realidad veinte. Deja de subestimar los tiempos de desplazamiento.

Si estás preparando un viaje que no has hecho nunca, busca el itinerario en un servicio online, como Google Maps, para saber cuánto durará. Si vas a viajar en hora punta, añade un 20 por ciento a tu estimación.

Dos alarmas, mejor que una

A partir de la hora de la cita, cuenta hacia atrás para averiguar a qué hora tienes que salir de casa o del lugar de trabajo. Configura un despertador o un reloj (o el móvil o el ordenador) para que suenen cinco minutos antes de esa hora, y una segunda alarma para que suene a los cinco minutos.

Cuando suene la primera alarma, deja lo que estés haciendo y apunta una o dos frases rápidas en una nota adhesiva, indicando dónde lo has dejado. Intenta salir por la puerta antes de que suene la segunda alarma.

Salir por la puerta

Si te encuentras entre los que sufren el síndrome de no-lo-encuentro, el remedio es obvio: mejor preparación. Piensa en qué te pondrás y prepara la ropa con antelación. Coloca todo lo que vayas a llevar junto a la puerta, en cubículos etiquetados por días. Piensa adónde vas y asegúrate de tener la dirección correcta y el teléfono de la persona con la que te vas a reunir, por si te pierdes o encuentras problemas de tráfico.

Como se distraen con tanta facilidad, es casi imposible para muchas personas con TDAH salir por la puerta a tiempo. Puede ser útil desarrollar un sistema para evitar que hagas “sólo una cosa más”.

Algunos de mis clientes han descubierto que pueden evitar desviarse de su camino hacia el coche si van recordándose a sí mismos lo que hacen, repitiendo en voz alta: “Voy al coche, voy al coche, Voy al coche”. Otros usan alguna indicación visual, como la aguja de un temporizador. Busca lo que a ti te funciona.

Imagina el fracaso – y el éxito

Las personas con TDAH subestiman a menudo las consecuencias de llegar tarde a reuniones importantes. Para contrarrestar esta tendencia, dedica un momento a imaginar lo que pensaría y sentiría la persona que espera. ¿Qué diría? ¿Qué cara pondría?

Ahora imagina la mirada de aprobación y el saludo amistoso que recibes cuando llegas a tiempo. Disfruta de esa sensación de éxito mientras te encaminas hacia tu objetivo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adultos con TDAH y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s