Síndrome de la madre desbordada. Existe de verdad

Cuidar de la casa ya es bastante agotador sin TDAH. Aquí hay 8 consejos salvavidas para padres y madres con déficit de las funciones ejecutivas, paciencia menguante y sin tiempo apenas para leer esto.

Escrito por Sari Solden, M.S., LMFT
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

Cuidar la casa es una de las ocupaciones más desagradables para cualquier persona con Trastorno de Déficit de Atención (TDAH).

La coordinación de múltiples tareas que se necesita para mantener un hogar en buen funcionamiento choca directamente con el déficit de las funciones ejecutivas inherente al TDAH, lo que provoca madres desbordadas. Es fundamental reconocer los desafíos que plantean las labores domésticas, ser realista e indulgente contigo misma y poner en práctica sistemas de organización que te ayuden a superar las dificultades.

Un trabajo duro de verdad

Imagina una descripción del trabajo del ama de casa y cuidadora de niños: “Se le exige que proporcione toda la organización y estructura para tres o más personas. Las tareas están escasamente definidas y llenas de distracciones y requieren realizar constantemente varias tareas a la vez. Dado que gran parte del trabajo – cocinar, limpiar y lavar la ropa – es aburrido, debe ser capaz de funcionar sin necesitar niveles altos de interés o estimulación.

“La apariencia también es importante: debe crear un hogar atractivo, ocupándose de los detalles de la decoración y de la ropa de los niños. También es importante que mantenga una conducta tranquila mientras cuida de los niños, que, por definición, tienen problemas de atención y de comportamiento.

Tendrá que estructurar cuidadosamente sus vidas para darles el ambiente hogareño tranquilo, organizado y propicio que necesitan para tener éxito en la escuela y con sus amigos. Es fundamental poseer excelentes habilidades de organización y planificación. Debe priorizar sin necesidad de ayuda y trabajar sin incentivos tales como aumentos de sueldo, bonificaciones, promociones o incluso el apoyo y la compañía de otros trabajadores”.

¿Alguien con TDAH (o sin él, a los efectos) solicitaría un trabajo imposible como éste?

Por supuesto que no.

Sin embargo, muchas mujeres con TDAH siguen decididas a alcanzar estos ideales, a pesar de que, como señala Lynn Weiss en su libro Trastorno de Déficit de Atención en Adultos, “un día normal para cualquier mujer es una pesadilla para una con TDAH”.

Kathleen Nadeau, coautora de “Formas para organizar tu vida cuando tienes TDAH”, señala que las madres con TDAH “se enfrentan con valentía a demandas que a menudo son difíciles, si no imposibles, de cumplir”. Las mujeres con TDAH, al margen del éxito que tengan en otras facetas de la vida, tienen dificultades en el frente doméstico y experimentan estrés y la sensación de no ser capaces de dar la talla.

Toma el control. Ahora

¿Qué hacer? Primero, deja de castigarte por los patrones del TDAH. En vez de eso, crea un hogar que pueda acomodarlos. Una casa apta para TDAH es aquélla fácil de limpiar y mantener en orden, que funciona para ti y para el resto de la familia. Eso significa encontrar soluciones creativas para los desafíos diarios que afrontas. Nadeau señala a continuación ocho áreas problemáticas frecuentes y ofrece enfoques innovadores para cada una. ¡Buena suerte!

  1. ¿Necesitas ayuda con las tareas del hogar? Haz lo necesario para contratar a alguien que limpie. No supongas de entrada que no puedes pagar ese servicio. Si es necesario, trabaja a tiempo parcial solo para pagar a alguien que limpie. Míralo de esta manera: limpiar la casa es un trabajo a tiempo parcial que no se te da bien. ¿Por qué no aceptas un trabajo en el que sí puedas destacar?
  2. ¿Eres incapaz de lavar la ropa? La mayoría de las personas con TDAH creen serlo. En lugar de dejar que la ropa se amontone, pon una lavadora cada mañana. Mejor aún, entrena a los niños a hacerlo. ¿No te acuerdas de ordenar, doblar y devolver la ropa limpia a su sitio? Prepara dos cestas, una para la ropa limpia y otra para la ropa sucia. Que cada miembro de la familia encuentre la ropa que necesita y deposite la ropa sucia en la cesta correspondiente.
  3. ¿Necesitas arreglar rápidamente el desorden? Si no puedes llamar a una señora de la limpieza porque tu casa está demasiado desordenada, usa el viejo truco de la bolsa de basura. Coge una bolsa grande y mete en ella las cosas innecesarias de cada habitación.
  4. ¿Se te amontona el correo? La mayoría de los hogares con TDAH luchan con la afluencia diaria de correo (en su mayoría basura, entre la que ocasionalmente se entremezcla algún elemento importante, escondido cuidadosamente). Sigue esta simple rutina de manejo de correo: abre el correo de pie junto al cubo de la basura. Tira inmediatamente el correo no deseado o, mejor aún, déjalo en una cesta para reciclar. Luego, coloca los sobres de las facturas (sin abrir) en un montón y la correspondencia importante (la que debes responder) en otro. Inmediatamente lleve ambos montones al escritorio donde “viven”: las facturas donde los “pagos”; la correspondencia, adonde las “cosas que hacer”.
  5. ¿Necesitas un hogar para periódicos y revistas? Coloca una cesta de reciclaje atractiva en la habitación donde los lees normalmente. Coloca en ella las publicaciones que ya hayas leído. Otro miembro de la familia puede encontrar fácilmente una revista o un periódico en la parte superior del montón.
  6. ¿Buscas cosas importantes cada mañana? Crea un sitio “preparados-listos-ya” en tu casa; puede ser una pequeña estantería con ganchos al lado. Coloca todos los artículos que necesitarás al día siguiente: libros, papeles, ropa para llevar a la tintorería, en los estantes o en los ganchos. Monta un tablero de anuncios encima de la estantería, para poder colocar notas recordatorias: “Robby – dentista – martes a las 4:30”.
  7. ¿Redecorando o reformando? Ten en cuenta el TDAH al tomar decisiones. Una alfombrilla oscura frente al fregadero absorbe las salpicaduras; un suelo de madera esconde migajas y manchas que serían muy llamativas sobre linóleo. Las paredes pintadas con esponja ocultan muy bien las huellas de dedos y son atractivas.
  8. ¿Necesitas paz y tranquilidad? La mayoría de los hogares con TDAH son lugares animados y desordenados. Eso no es un problema, excepto por el hecho de que las mujeres con TDAH a veces necesitan poner una marcha menos durante unos momentos en un lugar tranquilo. Convierte una habitación en un espacio tranquilo y visualmente atractivo donde recomponerte. Fija la regla de que esa habitación es sólo para estar en soledad o conversando tranquilamente, no para pelearse, incordiar al perro o discutir con mamá.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adultos con TDAH, TDAH en casa y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Síndrome de la madre desbordada. Existe de verdad

  1. micca dijo:

    Extraordinario artículo. Muchas gracias por colgar toda esta información. Los TDAH adultos existimos…..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s