Ansiedad en adultos con TDAH

Escrito por Keath Low
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No es raro que adultos con TDAH sufran también síntomas de ansiedad. La combinación de ambos trastornos puede hacer la vida cotidiana un constante desafío.

Fotografía © Microsoft

Muchos adultos con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) también sufren una ansiedad incapacitante. A veces, esta ansiedad se desarrolla como resultado de los síntomas de TDAH.

Si tienes dificultades para manejar las exigencias de la vida diaria, llegas tarde sistemáticamente, cometes olvidos frecuentes, tienes problemas para cumplir plazos y obligaciones, te abruman las finanzas, te desconectas de las conversaciones, hablas o actúas de manera impulsiva, te falta tacto en las situaciones sociales… todo esto puede, con seguridad, acarrearte un sentimiento de ansiedad crónica.

Puedes preocuparte por estar al tanto de todo. Puedes preocuparte por lo próximo que va a salir mal. ¿Cuándo ocurrirá la siguiente decepción? ¿Qué es lo próximo que voy a decir y que me va a avergonzar a mí mismo o a los demás? Temes que la próxima vez que acudas con prisas a una cita importante, vuelvas a llegar tarde.

A veces, los adultos con TDAH se preocupan de otra manera. Puede ser tan difícil manejar las actividades diarias, que experimentas ansiedad en forma de presión, como medio para tratar de organizarte. ¿Te resultan familiares estas preocupaciones?: “Debo acordarme de entregar el contrato para el 1 de febrero”; “El informe debe estar terminado el lunes”; y “No puedo olvidarme de recoger a los niños de la escuela pronto el viernes, porque tienen cita con el dentista”.

En estas situaciones, tu mente puede obsesionarse con la preocupación. Para algunas personas, es una forma útil de organizarse y recordar. A otras, esta presión autoimpuesta las debilita aún más.

Con tanta preocupación y carga sobre tu cabeza, es posible que te bloquees aún más. Algunas personas llegan a experimentar una sensación de parálisis que les impide por completo avanzar.

TDAH y trastornos de ansiedad

Además de los síntomas de ansiedad asociados con el TDAH ya descritos, las investigaciones han descubierto una fuerte asociación entre el TDAH y los trastornos de ansiedad.

Entre el 25% y el ​​40% de los adultos con TDAH tiene también un trastorno de ansiedad.

Los trastornos de ansiedad pueden manifestarse según diferentes patrones de síntomas físicos, emocionales, cognitivos y conductuales. Las características comunes de estos trastornos son: ansiedad excesiva, preocupación, nerviosismo y miedo. Esto a menudo va acompañado de sentimientos de inquietud, de estar “tenso” o constantemente al límite, problemas de concentración (la mente se queda en blanco), trastornos del sueño, tensión muscular, irritabilidad, fatiga y sentimiento de agobio.

Puede ser muy difícil relajarse y participar plenamente en la vida con estos síntomas incapacitantes. La persona empieza pronto a evitar situaciones en las que el resultado podría ser negativo. Para que esa persona sea capaz de afrontar estas situaciones, deberá dedicar demasiado tiempo y esfuerzo a prepararse. La ansiedad puede dar lugar a procrastinación en la conducta y en la toma de decisiones y a una necesidad de buscar reiteradamente seguridad en los demás, debido a las dudas y preocupaciones.

Tratar el TDAH y la ansiedad

Está claro que las características del TDAH (falta de atención, inquietud, postergación, problemas para dormir, sentimiento de agobio) pueden superponerse a los síntomas de ansiedad. Por lo tanto, uno de los primeros pasos en la planificación del tratamiento es descifrar si estas deficiencias provienen del TDAH (son secundarias a éste) o de un trastorno de ansiedad coexistente.

Al margen de que una persona cumpla o no los criterios diagnósticos de un trastorno de ansiedad, está claro que los síntomas de TDAH pueden provocar una ansiedad crónica, que puede afectar aún más al funcionamiento, la felicidad y el grado de autoestima de una persona. Es importante comprender y manejar el espectro completo del TDAH.

Para muchos adultos con TDAH y ansiedad resulta beneficiosa una terapia cognitivo-conductual, combinada con un tratamiento médico adecuado.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adultos con TDAH y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s