Estudiantes con TDAH: consejos para preparar los exámenes

Escrito por Keath Low
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

Estudiar para los exámenes puede ser una experiencia muy estresante cuando tienes TDAH. Puede que dediques mucho más tiempo a estudiar que los demás, pero tus notas no reflejan ese esfuerzo. Esto puede hacerte sentir decepcionado, frustrado y desmotivado.

Cuatro áreas problemáticas

  • Decidir qué temas son los más importantes para estudiar
  • Estudiar para el examen las semanas anteriores al examen (y no esperar hasta el último minuto)
  • Ser capaz de sentarse y centrarse en el estudio
  • Leer y recordar la materia

Los siguientes consejos, pensados para estudiantes con TDAH, te ayudarán a estudiar para tus exámenes.

1) Al comienzo del curso

Contacta con tu profesor

¡La preparación de los exámenes comienza desde el primer día! Al comienzo del curso, no olvides presentarte a tu profesor. Una relación positiva y comunicativa con tu profesor o profesora puede marcar una gran diferencia, especialmente si son conocedores de los problemas de aprendizaje que pueden ir asociados con el TDAH. De lo contrario, explícales qué aspectos te resultan más difíciles y qué estrategias empleas para ayudarte en el estudio. Esto hará que tu profesora sepa que estás siendo proactivo y te esfuerzas para que te vaya bien en clase. También corrige las percepciones erróneas que pueda tener el profesor, pues a veces, conductas propias del TDAH pueden confundirse con desinterés o falta de motivación: llegar tarde a la clase, mirar por la ventana o entregar fuera de plazo un trabajo.

 Apuntes de clase

Tomar apuntes puede ser difícil si tienes TDAH. Si puedes optar a adaptaciones, es posible que te asignen un escribano. Esto quiere decir que el departamento de discapacidades estudiantiles dispone que un estudiante de tu clase te dé una copia de sus apuntes. Sin embargo, si no obtienes formalmente esta adaptación, ¿por qué no buscas a alguien de tu clase que tome buenos apuntes y le preguntas si no le importaría compartirlos contigo?

Los apuntes de clase son una parte importante de la preparación para los exámenes.

2) Aproximadamente un mes antes del examen

Temas

Conforme se acerca la fecha del examen, pídele a tu profesora información específica sobre los temas que van a entrar.

Por ejemplo:

¿Qué capítulos o temas entrarán en el examen?

¿La base del examen será lo que se ha dado en clase?

Si tu profesora ha repartido una ficha de repaso, pídele ayuda para priorizar áreas de estudio.

Si no tienes fichas de repaso, recopila fotocopias, exámenes antiguos, tareas sobre el tema y el programa del curso. Llévalos cuando te reúnas con la profesora para que te ayude a priorizar áreas de estudio para el examen.

Formato

Pregúntale al profesor por el formato del examen y el tipo de preguntas que puedes esperar. ¿Habrá varias respuestas para elegir, una redacción o una serie de problemas para resolver? ¿Tendrás que memorizar datos para aplicarlos? ¿Necesitarás definir términos, comparar y contrastar o argumentar y defender ideas? Esto te dará más información sobre la forma de estudiar.

Planificación

Algunos estudiantes se saltan la fase de planificación, porque quieren dedicar el tiempo a estudiar. Sin embargo, la planificación cuesta relativamente poco y te ayudará a evitar las noches en vela y la ansiedad al acercarse la fecha del examen.

Durante tu tiempo de planificación, descompón la materia que tienes que estudiar en fragmentos manejables, para que no resulte tan agobiante. Busca ayuda para hacerlo si la necesitas, tal vez un amigo, tutor, profesor, entrenador o tus padres. Fija una programación de estudio para el examen.

Decide qué vas a estudiar primero. A algunas personas les va mejor empezar por las partes más difíciles y menos conocidas. Otras se sienten más motivadas cuando consiguen terminar primero las partes más fáciles o más interesantes.

Para muchos estudiantes con TDAH, comenzar y mantener la concentración en el estudio es una parte importante de la ecuación. Planificar cuándo vas a estudiar y qué vas a estudiar en ese momento ayuda a reducir la procrastinación y a mejorar la concentración.

Cómo estudiar

A la hora de estudiar, trabaja en bloques de tiempo cortos y haz pequeños descansos. Por ejemplo, configura un temporizador para que suene a los 30 minutos de estudio (o el tiempo que mejor te parezca) y luego tómate un descanso. Durante sus descansos, levántate y camina – o incluso da algunos saltos – y luego estudia durante otros 30 minutos. A algunos estudiantes, una pequeña recompensa después de un período de estudio les ayuda a motivarse.

Lugar de estudio

Busca un lugar de estudio que te ayude a centrarte. Para algunas personas, será un lugar libre de distracciones. Otras pueden concentrarse mejor en una zona con actividad, como la biblioteca o una cafetería. Hay personas que prefieren ir cambiando de ubicación.

Estrategias de aprendizaje

Piensa en tu estilo de aprendizaje y en cómo aplicarlo a la materia que tienes que estudiar.

Las tarjetas de memoria sencillas hechas con fichas suelen ser útiles para memorizar términos, definiciones o teorías.

Los resúmenes son útiles para preparar para los exámenes redactados.

Otras ideas para ayudarte a retener información son:

  • Dibujar diagramas y figuras
  • Explicar los conceptos a un amigo
  • Escribir o escuchar la materia una y otra vez
  • Emplear reglas mnemotécnicas para la información difícil de recordar

Grupos de estudio

Existen pros y contras para estudiar en grupo. Cuando están organizados y enfocados, pueden mejorar el aprendizaje. Si no te gustan los grupos grandes, quizá estudiar con un amigo te ayude a no perder el hilo. “Enseñar” la materia a otro alumno también puede ayudarte en el aprendizaje.

Tutor

También puedes explorar la posibilidad de que un tutor te ayude a organizar tus ideas, priorizar los temas de estudio y ayudarte a mantener la concentración.

3) La víspera del examen

Prepara la mochila con todos los artículos necesarios, tales como lápices, papel, tarjeta de identificación, barras energéticas, agua y todo lo que necesites y colócala junto a la puerta.

En lugar de quedarte estudiando toda la noche, acuéstate y descansa.

4) El día del examen

Toma proteínas para desayunar.

Llega a la sala del examen más bien pronto para sentirte tranquilo y organizado.

¡Buena suerte!

5) Después del examen

Cuando te devuelvan el examen, pide una cita con tu profesor para revisar tus resultados. Solicítale que te explique cómo podrías haber respondido de forma más exhaustiva en las respuestas redactadas y cualquier otra recomendación que pueda ayudarte. Actuando de esta manera, no sólo obtendrás más información sobre lo que puedes hacer para mejorar tu rendimiento en el próximo examen; también le permite a tu profesora ver tu compromiso y motivación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH estudios y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s