Las personas perfeccionistas también pueden tener TDAH

Escrito el 27 de julio de 2016 por Gina Pera
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

Para quienes no acaban de entender el TDAH en adultos, suena como una contradicción ridícula: ¿una persona perfeccionista con TDAH?

Sin embargo, es un fenómeno sorprendentemente común. Lo escucho entre amigos míos que dicen, por ejemplo, que les lleva horas escribir un email. Quieren que sea “perfecto”.

Como hago hincapié en mi primer libro, el TDAH es esencialmente una dificultad para encontrar el punto medio entre hacer poco y hacer demasiado.

Quiero compartir con vosotros este post de la bloguera Liz Lewis sobre el tema, extraído de su entretenido y reflexivo blog “Una dosis de distracción saludable”.

Gina

Escrito por Liz Lewis

Durante mucho tiempo he tratado de averiguar por qué tantas mujeres ocultan su TDAH. He escrito sobre las razones por las que yo mantuve en secreto mi diagnóstico (“Cómo ocultar mi TDAH”).

No se trata sólo de vergüenza. Se trata de pensar que puedes “superarlo”. Y algunas de nosotras nos sentimos tan incapaces de controlar nuestros síntomas que empezamos a tratar de controlar cada pequeña cosa. Esta forma de pensar lleva al perfeccionismo.

A los perfeccionistas les resulta duro cometer errores

Por encima de todo, “los perfeccionistas son rígidos”, según Adrian Furnham, profesor de Psicología en el University College de Londres. En un artículo de opinión para el Telegraph, Furnham explica que los perfeccionistas creen que “la aceptación y el aprecio de los demás dependen de que no cometan nunca errores… es todo o nada”.

Es cierto: soy tremendamente rígida para ser alguien que carece de la capacidad de concentrarse en nada durante más de unos pocos minutos. Mi conducta también confirma la afirmación del Dr. Furnham de que, para los perfeccionistas, “los errores equivalen al fracaso”.

Como persona con TDAH, me tomo mal mis errores. Quiero – en el peor sentido – hacer todo a la perfección, para no ser juzgada por mi diagnóstico. ¿Dónde está la ironía? En el pasado, me señalaban mis errores y me criticaban con bastante dureza; ahora soy yo misma quien lo hago.

Errores = Humillación + Críticas = Vergüenza (en la mente de alguien con TDAH).

Los rasgos comunes a los perfeccionistas

He leído cosas sobre el perfeccionismo, y estos rasgos comúnmente asociados a él me resultaron conocidos:

Complacer a los demás

Siempre estaba deseando agradar. De niña, les decía a los adultos lo que pensaba que querían oír. Nunca me verías discutir con los profesores, los padres, o cualquier persona que considerase una figura de autoridad. Muchos niños con TDAH son justo lo contrario: pueden llegar a ser negativistas y amigos de discusiones. Yo no discutía, simplemente desconectaba.

Procrastinar

Lo sé, resulta chocante imaginar que esto fuese evidente para alguien con TDAH.

Criticar a los demás

Solía ​​ser más crítica con la gente de lo que soy ahora. Cuanto mayor me hago, más trato de entender a otras personas en lugar de criticarlas. En general, no me gusta juzgar o herir los sentimientos de nadie.

Tener dificultades para compartir los sentimientos

¡Vaya! Se me da muy mal hablar de mis sentimientos. Quiero decir increíblemente mal. Mi marido podría contaros muchas historias sobre mi incapacidad para tener conversaciones delicadas. Me encanta conocer a los demás, pero abrirme yo es mi punto débil.

Planeé mi boda con el menor número de testigos posible, porque no quería decir “Te quiero” delante de la gente. Si eso no es patológico, no sé qué es.

TDAH, te presento al perfeccionismo

Tengo TDAH y también tendencia al perfeccionismo. ¿Y dónde se cruzan los dos rasgos?

De acuerdo con la Asociación Americana de Psicología (APA), hay una diferencia entre un perfeccionismo “flexible” y un perfeccionismo “inadaptado”. En otras palabras, se puede ser perfeccionista de una manera sana o se puede ser perfeccionista de una forma enfermiza.

Existen ejemplos de perfeccionismo flexible en atletas profesionales y cirujanos. No te voy a engañar: si me pongo en manos de un cirujano, espero la perfección. Un atleta profesional no me preocupa, salvo que su entrenamiento tenga un impacto negativo en su salud física o mental.

Por desgracia, el perfeccionismo, en mi caso, tiende a ser inadaptado. Lógicamente, no soy la única. Conozco a otras mujeres con TDAH que se muestran perfeccionistas y exhiben algunos de los rasgos que he mencionado más arriba.

¿Cómo es el perfeccionismo inadaptado?

El artículo de la APA explica que, cuando empiezas a creer que la perfección es tu forma de alcanzar la aceptación social, esa es una conducta inadaptada. O si se sometes a tanta presión para alcanzar el cuerpo perfecto que desciendes por el camino de los trastornos alimentarios, eso es inadaptado. Yo me confieso culpable en el pasado de ambas tendencias perfeccionistas inadaptadas.

Una vez más, tengo TDAH. Todavía sufro con esta necesidad de obligarme a ser perfecta. Lograr un cuerpo perfecto, una casa perfecta y unas condiciones de crédito perfectas harán mi vida infinitamente más satisfactoria, ¿verdad?

Puede que sí, puede que no. Tengo TDAH y soy perfeccionista. Y todavía estoy aprendiendo, creciendo y cambiando (y espero que proporcionando alguna información esclarecedora para mi tribu).

¿Qué opinas? ¿Puede alguien perfeccionista tener también TDAH?

¿Por qué?, o ¿Por qué no?

¿Se puede superar el perfeccionismo?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adultos con TDAH, TDAH en primera persona y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Las personas perfeccionistas también pueden tener TDAH

  1. Javier de Montes Jr. dijo:

    Mi mente TDA, sueña con la perfección. El no lograrla es la causa de esa permanente frustración que me acompaña……..por más que entiendo mí condición los permanentes tropezones golpean mi autoestima que se vuelven a su vez en un mayor deseo de perfección…….bueno, hay que seguir viviendo…..!

    Me gusta

  2. Sofia Paz dijo:

    Soy autista con TDAH … y perfeccionista. Conosco otros TDAH que también lo son. El problema es que casi siempre se vuelve una obsesión y hace perder “le goût de la vie” como se dice en francés. Y por otro lado tengo periodos “destroy” en que por no lograr algo perfecto largo todo…

    Me gusta

  3. Laura dijo:

    Soy tdah y me dedico a la escritura. Mi perfeccionismo me provoca muchos bloqueos mentales que me impiden avanzar severamente y retrasan todos mis planes/proyectos. Quisiera saber cómo mejorar esta situación

    Me gusta

    • Juan dijo:

      Tengo 40 años. Hace 3 fui diagnosticado de TDAH, además de este trastorno, también sufro de trastorno esquizo afectivo desde mis 17 años, que fue cuando tuve mi primer brote psicótico. Soy obsesivamente perfeccionista.
      Cuando ejecuto cualquier cosa que pienso, lo hago a modo “full and perfectly running”, que es, traducido; rápido pero impecable. Y claro, casi nunca me sale bien. Y vivo frustrado y con baja autoestima desde siempre. También me dedico a la ESCRITURA. Laura, un buen consejo: No analices tanto tus frases, que tú creatividad no dependa de nada más, que de lo que sientes, piensas y crees. No te sientas observada de ese modo al escribir. Pues un gran texto vale por ser un valioso mensaje, y si es personal, mejor. Hazte distinguir del resto. No vayas a su merced.
      Espero haberte ayudado, aunque sea un poco.
      Juan.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s