Desvelar tu TDAH: ¿debes mantenerlo en secreto?

Rick Green

Escrito por Rick Green
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

 

Quienes tenemos TDAH somos, bueno, diferentes. No sólo diferentes al 96% del mundodisclosure-1 que son “neuro-típicos”, sino diferentes entre nosotros. Claro que somos una tribu, pero una tribu muy diversa.

Cada uno de nosotros nos las tenemos que ver con una combinación de desafíos distinta. Cada uno tenemos nuestro propio popurrí de síntomas. Algunos “síntomas” pueden suponer un problema serio para ti. Otros, no tanto. Y algunos, no tener ninguna importancia.

Las personas con el “subtipo predominantemente inatento del TDAH” no tienen que luchar, por definición, contra la hiperactividad o la impulsividad (quizá sean menos propensas a hacerse adictas a las compras, pero es probable que se olviden de pagar sus facturas).

La ira explosiva nunca fue un problema para mí. La rumiación, por el contrario … (RRrrrRRrrrRRrrr… “Tendría que haber… Si hubiera… ¿Por qué no hice…?”) Para mí, es un desafío constante.

Estás tú. Y está tu mundo.

Así como nuestros cerebros son diferentes, también lo son las situaciones de la vida. Cada vida es única: soltero, divorciada, viudo, casada. Hombre, mujer o transexual. Con o sin hijos. Tal vez tus padres viven contigo. O están a miles de millas de distancia, pero no te dejan en paz (¡Ja!)

Tenemos diferentes trabajos. A menudo, uno tras otro, o varios a la vez. Y la mayoría de los trabajos van cambiando. “Estamos actualizándonos a un nuevo sistema …” “Estamos automatizando el registro de salida…” “Nuestro nuevo programa de televisión se emite por internet…”

El lugar donde vivimos, nuestra edad, nuestra salud, nuestra religión, nuestra cultura.

La mayoría de las personas con TDAH también lucha con otra “cosa”. Se les llama “comorbilidades”. El TDAH tiene a menudo algún “amigo” que le ayuda a complicarte la vida. Trastornos del aprendizaje. Depresión. Ansiedad… De hecho, el 40% de los adultos tiene tres o más desafíos.

Y, por último, tu TDAH vive en un “ambiente” único. Puedes tener la suerte de que tus amigos, familiares y compañeros de trabajo te apoyen por completo y entiendan tu TDAH (en una estimación aproximada, yo diría que un 0,0000001% de nosotros estamos en esa situación. Y envidio a esa persona tan afortunada).

No preguntes. No hables.

En algún momento, todos encontramos resistencia, rechazo u hostilidad. La mayoría disclosure-2hemos llegado a esta situación por hablar demasiado Nos hemos ido de la lengua con nuestro TDAH. Puede que hayas hablado de tu diagnóstico a unos pocos amigos. O a un padre o un hermano que está en el mismo caso, suponiendo que ahora que lo entienden te apoyarán. (¡Sorpresa! Acabas de darles más munición. “Siempre te pasa algo a ti, ¿no?”)

Algunos se lo decimos a todos los que nos encontramos. Al menos hasta que nos hartamos de sus reacciones de hostilidad, desprecio o superioridad. No me importa debatir, pero no con personas que no tienen ni idea de lo que están hablando.

Revelar mi TDAH nunca fue un gran problema para mí. Mejor dicho, no pensé que lo sería. Encantado de descubrir lo que iba “mal” en mí, se lo dije a todo el mundo. No se me ocurrió que eso podría afectar a mis amistades o socavar mi carrera. Pagué la novatada. Fue horrible. Estaba avergonzado e indignado con razón, por todas las estupideces que decía la gente. Furioso, de hecho… Hmm, ¿no tendré quizá algún problema con los estallidos de ira?

“¿A quién se lo debería decir?” es una pregunta muy difícil. Créeme. Revelar tu TDAH es peligroso. Decir al mundo que tú, tu hijo o tu cónyuge tenéis TDAH puede ser contraproducente. Y mucho.

Hablar de ello seguirá siendo una decisión peligrosa hasta que hayamos logrado eliminar totalmente la ignorancia y el estigma en torno a este trastorno. Algo que, sospecho, yo no llegaré a ver.

Curiosamente, una manera de aumentar la conciencia sobre la verdad es que más personas hablen abiertamente sobre lo que tienen, lo que están pasando, y cómo ha mejorado su vida ahora que lo saben. La pescadilla que se muerde la cola.

Nos encanta hablar…

Me di cuenta de esto a raíz de un mensaje de una miembro de TotallyADD que es enfermera. Le preocupaba que entrar en uno de nuestros concursos, o comentar algo en nuestra página de Facebook, pudiera ser arriesgado, ya que, como señaló, las personas con TDAH tienen a veces algún problema con los límites. Tipo “sin límites”. “Irse de la lengua”. “Compartir demasiado” “Hablar sin pensar”. “¿¡He dicho eso!?”

Me tuve que reír.

“Tal vez he hablado demasiado …”

Como ya he dicho, cuando al principio le hablaba a la gente sobre mi TDAH, rara vez me fue bien. De hecho, el desdén y el menosprecio me provocaron una furia que me impulsó para producir “¿¡Amar el TDAH!?” y fundar TotallyADD.

De hecho, aquella enfermera que me escribió admitió que revelar su diagnóstico de TDAH a sus colegas había sido contraproducente. Lo utilizaron contra ella. Hablar abiertamente había dañado su carrera. Algo de lo más triste, teniendo en cuenta que su intención era hacer mejor su trabajo.

Si te preguntas si debes “compartirlo”, nuestro vídeo sobre los riesgos de la revelación describe por qué hay que hacerlo con mucho cuidado.

Es fácil irse de la lengua. Trata ahora de que vuelva a ser algo privado. No es fácil. Ni divertido.

No tienes que buscar mucho en los foros de TotallyADD para descubrir más historias de personas que han encontrado hostilidad, desprecio, incredulidad o pérdida de amistades, incluso de su trabajo.

Tuvimos un concurso de Memes en nuestra página de Facebook, “¿Cuál es la mayor tontería que te han dicho sobre tu TDAH?” Y los resultados nos dejaron boquiabiertos.

Entre los 10 finalistas: “Tienes que beber más agua”. “Tienes que dejar de pensar tanto” y el siempre tan útil, “Lleva calzado adecuado con plantillas y usa este colchón y desaparecerá”. ¡Vaya! ¿¡un colchón nuevo puede eliminar un trastorno del neuro-desarrollo de origen genético!? ¿Traerá un somier a juego para curar la diabetes?

“¿Drogadicto? ¿Poco fiable? ¿Caro de mantener?”

Las consecuencias más negativas de la revelación se dan probablemente en el trabajo.disclosure-3

(¡Ah! Por cierto. Ava, mi esposa, me acaba de interrumpir para leerme una carta de un miembro de TotallyADD, en la que dice que la FAA le habría quitado su licencia de piloto si hubiera descubierto que tiene TDAH. Tomase medicación o no. Resulta que él no tiene TDAH. Pero su mensaje deja claro que el TDAH aún puede usarse en tu contra por los colegas y por la administración).

Conozco varias personas jóvenes que han tenido que mentir acerca de su TDAH para lograr su sueño de ingresar en el ejército. Ahora son militares y están logrando ascensos.

Por lo tanto, “¿A quién se lo dices?” es una gran pregunta.

Para mí, y supongo que para Patrick McKenna, el protagonista de “¡Dominar el TDAH!” eldisclosure-4 coste de dejar que todo el mundo sepa que tengo TDAH ha sido difícil de medir. Mejor dicho, el coste negativo ha sido difícil de medir. Porque, como he dicho, las miradas al cielo, los resoplidos y los “¡No queremos trabajar con él, tiene algún problema mental!” suceden a tus espaldas.

Por lo que nunca sabré el coste que he pagado por ‘salir del armario’ sobre mi estado mental. Pero estoy seguro de que lo hay. Tal vez el teléfono haya dejado de sonar tanto simplemente porque la propia industria de la televisión ha decaído en los últimos 10 años. ¿Quién sabe?

Podría tratar de averiguar quién me ha ignorado o quién sigue propagando basura maliciosa, “¿De qué habla? Ha hecho todo tipo de programas de televisión con éxito”.

Como dijo alguien, “No mires hacia atrás, porque tú no vas en esa dirección“.

El bueno, el feo y el malo

Te puedo contar los aspectos positivos que he experimentado desde que lo desvelé. Los cientos de personas que me han abrazado, nos han dado las gracias y nos han contado su caso. Las familias que han dado las gracias a Patrick y Janis McKenna, con lágrimas en los ojos, por compartir tanto en “¿¡Amar el TDAH!?”.

“¿A quién decírselo?” Es un tema que exploramos un poco en “La carrera perfecta para el TDAH” y en profundidad en lo que quizá sea mi video favorito, “Decir o no decir” (actualizado en diciembre de 2014) Hay algunos buenos consejos sobre a quién decirlo, qué decir, y sobre todo qué NO decir.

Sólo sé que hablar abiertamente acerca de tu TDAH a las personas equivocadas tendrá consecuencias negativas. Compartirlo con la gente adecuada puede ser muy útil. Tener aliados es maravilloso. Ninguno de nosotros maneja esto solo. Si lo hiciéramos, no habríamos acabado en una consulta médica, preguntándonos, “¿Qué me ocurre?”

Con el tiempo, algún día, cuando suficientes personas se hayan levantado para decir: “Tengo TDAH”, ya no habrá ningún estigma. Ninguna consecuencia negativa.

¿No estaría bien?

Por cierto, ¿lo has dado a conocer? ¿A quién se lo has dicho? ¿Qué dijiste? ¿Y cómo te fue?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adultos con TDAH, TDAH en primera persona, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Desvelar tu TDAH: ¿debes mantenerlo en secreto?

  1. Granada Izquierdo Rubio dijo:

    Al contarlo a la familia, me encontré ke salvo mi hijo, ke dicho sea de paso me ayuda muchísimo, mi madre en ocasiones en las ke estamos solas, mis hermanos por el contrario, les vi en la mirada (antes de la primera palabra grosera) ves como algo GORDO tenía en su mente mal!!!!!
    En fin!!!! Creo merece la pena hablarlo, aunque sea sólo para ke nuestra autoestima y nuestra dignidad, se salven de la quema….

    Me gusta

  2. Elena dijo:

    Soy una adulta de 47 años y creo que yo y mi familia todos tenemos tdah.
    Que pasos he de seguir para averiguarlo? Un neurologo? Psiquiatra?…..gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s