Carta a la madre de un niño con TDAH

W.R.Cummings

Escrito por W. R. Cummings 
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

loving-adhd

A mi hermana, cuyo hijo tiene TDAH,

Cuando era un bebé, sabíamos que tu niño era diferente. Lloraba más que los demás y no sabíamos por qué. Aprendió a gatear más pronto y empezamos a especular acerca de por qué. Después, empezó a caminar y a desafiar los límites antes que ninguno, y ya estábamos bastante seguras de saber por qué.

Era más ruidoso y más destrozón y teníamos que vigilarle constantemente. WRC1Había en él siempre un comportamiento impulsivo a punto de estallar.

Cuando por fin fue diagnosticado de TDAH, lo único que sentimos fue alivio, por tener finalmente una respuesta oficial a lo que ya sabíamos.

Recuerdo una mañana, cuando Félix era pequeño, que viniste a mi casa sólo para charlar. Esperabas que una conversación adulta te distrajera de la sensación de que tu hijo te desbordaba.

Y, nada más llegar, te quedaste dormida en el sofá.

Llevé a Felix a la otra habitación y estuvimos jugando mientras dormías, porque sabía lo cansada que estabas. No era sólo cansancio físico por la falta de sueño (y es que Félix nunca dormía más de cinco horas), sino también cansancio mental. Cansancio emocional. Cansancio tipo ya-no-puedo-hacer-esto-ni un-segundo-más.

WRC2

Lo sabía porque lo veía en tus ojos y sobre tus hombros. Lo sabía porque, estando tan sólo un rato con él, yo acababa cansada. Sabía que dedicarle el 100% del tiempo, sin tener jamás un descanso, sería todavía más duro.

Porque no importa lo incondicionalmente que ames a tu hijo, criar a un niño con TDAH es muy duro. Tienes que estar en guardia cada segundo. Nunca puedes distraerte, porque tu hijo puede salir corriendo a la calle. Puede desaparecer detrás de un perchero en la tienda de ropa, o echarse en brazos de un extraño, ya que no entiende de límites ni de seguridad.

Ni siquiera en casa puedes descansar. Desmonta cosas para estudiarlas más rápido de lo que tú puedes volver a montarlas. Escondes el papel higiénico porque sabes que lo va a desenrollar entero o va a tirar el rollo al retrete. Colocas los objetos de valor a bastante altura, porque sabes que no durarán nada. Cierras la puerta con llave, porque sabes que va a salir a la calle si puede abrirla.

Estás agotada de tratar de que te haga caso trescientas veces al día. Estás cansada de tratar WRC3de enseñarle a obedecer, cuando él no puede ni siquiera estar mirándote durante más de un tercio de segundo. Estás exhausta de pasar tantos días sin tratar con personas adultas, porque es difícil quedar con los padres de otros niños o invitar a gente a casa cuando la mayoría de los adultos/padres no entiende cómo funciona el cerebro de tu hijo, ni sus impulsos. Es difícil ayudarle a hacer amigos (y así poder tú hacer amigos) cuando tu hijo sólo sabe jugar por su cuenta, no con los demás.

Es difícil vivir en armonía con otras personas cuando la gran mayoría de ellas tiene una idea negativa de tu pequeño, al que tanto te esfuerzas por educar bien. No hay café suficiente para superar este tipo de agotamiento. Está en lo más profundo de tu alma.

Veo que haces todo lo que puedes y te esfuerzas al máximo y quiero que sepas que ES SUFICIENTE.

No sólo es que estés haciendo lo suficiente, sino que es lo mejor. TÚ eres lo mejor para él. Vino a este mundo en un momento realmente “inoportuno” y, sin embargo, aquél fue el momento perfecto. Él cambió todo para ti. Y con el tiempo, tu estás cambiando todo para él. Vosotros dos estabais, literalmente, hechos el uno para el otro.

Y pese a que los últimos seis años han sido los más agotadores de tu vida, sé que también han sido los que más te han llenado (sí, esta contradicción tiene sentido, pero sólo si tienes hijos).

WRC4¿Y sabes por qué te han llenado tanto? Porque, acurrucado junto a ese agotamiento, en el fondo de tu alma, está el amor de un niño que, a los ojos de Dios, es perfecto.

Veo cómo le miras cuando duerme. Veo cómo le apartas el pelo de la cara y le arropas.

Veo cómo le miras cuando lanza la pelota más lejos que nadie de su equipo y corre las bases más rápido que cualquier niño de su edad. Veo cómo te entusiasmas cuando utiliza una habilidad motriz fina que nunca antes había utilizado. Veo cómo te ríes cuando dice algo divertido que surge del fondo de su rica imaginación.

Estás en el rincón de Félix y ESO es lo que él necesita. Incluso si estás molida a golpes y casi fuera de combate, sigues en su rincón, animándole.

Eres una gran madre. eres la mejor madre para él. Me encanta mirarte y estoy muy agradecida de que seas tú su madre.

Algún día, le veremos graduarse en el instituto, quizá casarse, tener hijos… y sabremos que fuiste TÚ quien permaneció a su lado y le enseñó a ser un buen hombre. Un buen marido. Un buen trabajador. Un buen padre.

Él se merece cada gramo de energía que le estás dedicando y lo agradecerá cuando sea lo bastante mayor para comprenderlo.

Te quiero.

De todo corazón,

La hermana que te ve.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH en casa y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Carta a la madre de un niño con TDAH

  1. maria lolas dijo:

    Snif snif gracias!

    Me gusta

  2. Diana dijo:

    Gracias por esa experiencia. Yo tengo un niño de 5 agotador, no para, no puedo llevarlo a sitios, se sube a todo, molesta, en el colegio igual, también pega, a sido expulsado del comedor por no parar quieto y escaparse. Sus estallidos de cólera son muy fuertes, y cada mañana es una odisea vestirse desayunar colegio. Y de sentarse a pintar o escribir cosas olvidado es imposible lo hago cinco m y ya me siento orgullosa.
    No lo invitan a cumples y muchas madres lo excluyen de sus hijos en colegio parques ect.
    Yo me separe hace tres años y aunque trabajo paso cada minuto de mi tiempo con el hasta el punto de que mi vida es él. No hay nsda más.
    Al final accedí a regaña dientes ir a salud mental infantil presionada por el colegio, le vieron cinco minutos dijeron que era curioso pero que creían que era por estar separada y no saber poner limites. Pues mwme mandan a servicios sociales donde una mujer me dice que primero tienen que ver si mi hijo sufre abusos o negligencia y luego nos darán un psicólogo. Que mejor colaborase.
    Dios mio, cinco años luchando, sin dormir, pagando a chicas psra que me ayudaran a trabajar sus habilidades sociales y conmigo las tres, leyendo del tema, dejándome la piel, no sabiendo como reñir a mi hijo sin perder paciencia, aguantar sus pataletas públicas y el ojo de la gente encima. Ahora paso entrevistas donde averiguan mi historial de salud que tuve depresión hace dos año, solo medicada seis meses, que porque me como uñas y que si me acuesto con alguien, y visitas a casa que es modesta pero sin nada que ocultar. Tengo estudios superiores pero trabajo solo 5 h por reducción por hijo a cargo y gano muy poco justo hipoteca y gastos casi a veces, mi ex lo ve solo para llevarlo parque o cine la luchadora diaria soy yo, me llevo bien con mi ex por el nene . Ahira después de mi lucha, mi reducción de dinero para cuidar de el, de todo ahora me juzgan como madre. Después de ser juzgada colegio, madres ahora es el estado. Ya no se si esto puede estar ocurriendome o es una pesadilla.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s