El botón de alarma: por qué las personas con TDAH nunca deberíamos pulsarlo

Family guy

¿Cómo olvidar el día en que me precipité y envié a mi hija al colegio pintada de gato una semana antes de Halloween?

Douglas Cootey

Escrito por Douglas Cootey
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

ADDitude

Es increíble el daño que produce un momento de pánico a mis, por lo demás, organizadas mañanas. Tengo rutinas. Tengo listas de tareas pendientes. ¿Qué más podría necesitar? Mi hiperactividad suele tener un maravilloso lado positivo, que me permite ponerme en marcha rápidamente mientras hago juegos malabares con seis bolas y entonces atrapar una más sin despeinarme. Cuando ando con prisa, puedo resultar un poco vehemente para quien ande cerca; esa vehemencia no sería necesaria si yo fuera un poquitín más organizado, pero me gusta la forma en que la “H” del TDAH me ayuda cuando me hace falta. Hay veces, sin embargo, en que una nueva bola viene hacia mí a toda velocidad, y en lugar de añadirla con elegancia a mi puñado de tareas en marcha, grito “¡En la cara no!” y me pongo a cubierto. También puedo quedarme bloqueado cuando la emoción y el caos me llenan la mente de indecisión. Entonces todo se desmorona a mi alrededor. Conecto rápidamente la hiperactividad, recojo todo lo que se ha caído, pongo todo en el aire de nuevo, pero esta vez con un punto de pánico y un sentimiento de terror. Esto suele ser porque, con las prisas por recuperar tiempo, he olvidado algo importante.

He sufrido algunas catástrofes, y rebuscando en las ruinas he aprendido que soy más vulnerable cuando estoy cansado o estresado por tener demasiadas bolas en el aire. El ejemplo más reciente fue el mes pasado. Era las seis y veinte de la mañana y estaba preparando unos huevos fritos que, misteriosamente, parecían revueltos, cuando mi hija entró corriendo en la cocina. Venía en estado de pánico porque era el día en que se suponía que debía llevar un disfraz de Halloween a la escuela. El anuncio cayó como una bomba en la cocina. “¿Queeé? ¿Y me lo dices ahora?” Abrí un ojo como un plato al descubrir con horror que sólo teníamos 25 minutos hasta que llegara su autobús. Su pánico era contagioso. Pedí el kit de pintura y me preparé para un pintado de cara de emergencia. Ninguna hija mía iba a ir a la escuela sin disfrazar porque yo no estuviera preparado. La pintura voló, se cometieron errores y se corrigieron y, de repente, mi hija de 14 años se había convertido en un gato. ¡El autobús llegó cuando terminaba con el último bigote, y ella salió por la puerta!

Nueve horas después, mi hija con cara de gato volvió a casa. Cerró despacio la puerta y se acercó a mí en silencio. Me dio un folleto y su mirada me dijo que algo iba mal. Lo miré por encima y me fijé en donde golpeaba con el dedo. El día de Halloween de la escuela era una semana después. Levanté la vista hacia ella con la boca abierta, y me eché a reír. La pobre había ido pintada como un gato a todas las clases del día. Los dos nos estuvimos riendo a carcajadas durante un buen rato.

La moraleja de la historia es: “Nunca te dejes llevar por el pánico”. Con nuestra impulsividad, pensar con pánico nos lanza en la dirección equivocada a la velocidad del rayo. Tal vez es porque hemos cometido demasiados errores en los últimos años. Tal vez estamos atrapados en el momento TDAH. Cualquiera que sea la razón, el pánico hace que nuestra mente, de por sí impulsiva, tome una decisión precipitada que rara vez termina bien. Entrénate para tomarte un momento de respiro y dejar que pase el pánico. Puede salvarte de la vergüenza ante ti mismo o ante tu familia. Como mínimo, podrás usar tus recursos para dar una respuesta más comedida. Yo ya tengo un plan de acción preparado para el siguiente pánico mañanero. Pediré que me enseñen el folleto primero.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adultos con TDAH, TDAH en casa, TDAH en primera persona y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s