“¡Tengo TDAH!” Controla tu entusiasmo

Rick Green
Escrito por Rick Green
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

Rick Green

Te lo han diagnosticado. Estás en estado de shock. Pero, de repente, tu vida adquiere sentido. Ya tienes una explicación. Las cosas comienzan a cambiar. Alivio. ¡Esperanza!

Compartes tus buenas noticias. Y… ¡CHAF!

“Yo no creo en el TDAH”.

“¿No es sólo una estafa de las farmacéuticas?”

“Todo el mundo quiere tener una excusa para la vagancia”.

“Es internet. En mis tiempos no teníamos TDAH”.

TÚ CONTRA DÉCADAS DE DESINFORMACIÓN

Llegamos a hacer un concurso en Facebook sobre “La mayor tontería que te hayan dicho sobre el TDAH“. ¿Sabes cuál es mi favorita? “Lo que tienes que hacer es dejar de pensar tanto“.

Cuando hicimos nuestra película ADD & Loving It?! y creamos TotallyADD, había mucha resistencia a la idea del TDAH. Todavía la hay. Gente que se niega a creer en la ciencia, la neuroimagen, la investigación genética y la experiencia de millones de personas que han sido diagnosticadas y están recuperando el control de su vida.

Dicho esto, hay que reconocer que las cosas están cambiando. Cada vez más personas entienden lo que es. La mayoría de los maestros se han formado. Los padres han tomado conciencia. Y cada vez más adultos están pensando en esa posibilidad.

Estoy orgulloso de decir que hemos tenido mucho que ver en ello.

¿Sabes? Hace unas semanas tuve el gran honor de recibir la Orden de Ontario. Fue por todo lo que he hecho por el TDAH. Por supuesto, en realidad es lo que muchos hemos hecho para producir nuestros videos y mantener activa la página web.

Sin embargo hubo un periódico – uno que ha publicado artículos alarmistas sobre el TDAH, la medicación y los niños – que dijo que me la habían concedido por participar en The Red Green Show. Ninguna mención del TDAH.

Y créeme, no me concedieron la Orden de Ontario por las payasadas que hago en The Red Green Show. ¡Si nunca he ganado ningún premio de televisión por el papel de Bill!

Dicho esto, parece haber cada vez más artículos en la prensa general que se atienen a los datos, ofrecen sabios consejos y hacen un trabajo serio para explicar el TDAH. Y lo que falta aún por descubrir.

(Ahora, dos horas de carcajadas)

¿4.000 ESTUDIOS CIENTÍFICOS NO SIRVEN PARA NADA?

Todavía me encuentro con padres preocupados que claman que nadie comprende a su hijo. Y con ‘expertos de café’ que se burlan de la sola idea del TDAH.

En la red, resulta deprimente lo fácil que es encontrar sitios web que dicen que no existe, o que el hombre que descubrió el TDAH dice que no existe (No fue un solo hombre. Y no dijo eso).

Un artículo proclamaba que los niños franceses no tienen TDAH. Hmm… Dado que los estudios muestran que el TDAH es hereditario en más del 70%, ¿pueden Perrier y Brie transformar el ADN para que te quedes sentado, prestes atención y ‘te portes como todo el mundo’?

Claro, los niños franceses no tienen TDAH. Y los niños de Corea del Norte son felices, están bien alimentados y disfrutan de su libertad… Sólo tienes que preguntar en la Oficina de Turismo de Corea del Norte.

El New York Times ha publicado un artículo tras otro descalificando la prevalencia, la gravedad o incluso la existencia del TDAH. El año pasado sentí vergüenza ajena al ver publicado un nuevo libro, “¡El TDAH no existe!” El autor plantea algunos puntos positivos: a menudo está mal diagnosticado. A menudo es otra cosa. O también otra cosa.

LOS ESCÉPTICOS TIENEN RAZÓN

¿Está sobrediagnosticado el TDAH? Con toda seguridad… en algunos lugares todavía está infradiagnosticado. Lee algunos mensajes en el foro de nuestra web de personas de Europa, Asia y Australia.

Si te ves confundido por ‘sabelotodos’ que no saben nada de nada, echa un vistazo a nuestro video Facing The World. En él explico cómo entender la psicología humana me ha permitido convertir rápidamente a los saboteadores en partidarios. Sin empezar discusiones ni destrozar amistades.

Y, bueno, algunas personas lo creerán. Pero eso plantea una pregunta interesante: ¿Importa lo que cree cada persona? ¿Tenemos que convencer a todo el mundo?

Por ejemplo, ¿te importa a ti personalmente que haya tribus primitivas en la Amazonía que crean que, si se pintan la cara de rojo, tendrán mejor suerte en la caza?

En realidad, no. Sus creencias no afectan a tu vida. No es probable que te pintes la cara con lápiz de labios para cazar un chollo en la tienda.

Obviamente, no importa lo que crea una tribu de la selva. Pero importa mucho lo que piensen tus parientes, maestros, compañeros, socios o tu pareja.

¿Qué pasa si tu jefe cree que el TDAH es una excusa para la vagancia? ¿Y si un compañero sin escrúpulos le enseña a tu supervisor basura de Internet que confirma los mitos? Adiós, ascenso.

TU PROPIO PEOR ENEMIGO

Ser diagnosticado puede resultar emocionante. Yo no podía resistirme a contárselo a la gente. Algunos se lo tomaron a broma. ‘Rick siempre está buscando una excusa”. (En realidad, lo que estaba buscando era una explicación y ésta era la más lógica).

Para algunos, estoy seguro, fue un motivo de preocupación que les hizo reacios a trabajar conmigo. ‘¿Está tomando medicación? ¿Va a resultar fiable?

No tengo ni idea de lo que ha supuesto para mi carrera ‘salir del armario’. Tal vez, al ser un cómico, la gente es más tolerante. No lo sé. Puede que me haya costado esfuerzo, pero ahora se ha convertido en un trabajo con dedicación plena.

Hoy en día, el TDAH es lo único de lo que hablo en mi trabajo. Eso es lo que ha reconocido la Orden de Ontario.

Pero eso es tan sólo lo que me ha pasado a mí.

En tu caso, ¿desvelar tu TDAH? ¿O el TDAH de tu hijo? Es algo lleno de peligros.

Sé que la primera reacción negativa que recibí me dejó desorientado y minó mi seguridad y mi progreso.

CUANDO EL GATO YA ESTÁ FUERA DE LA BOLSA…

Revelar es un asunto peliagudo. De hecho, hubo tantas personas que nos preguntaron a quién deberían decírselo, o que nos contaron historias terroríficas de lo que ocurrió cuando se enteró quien no debía, que hemos creado un video sobre ello, To Tell or Not to Tell? (¿Contarlo o no contarlo?).

En él, se ofrecen ideas claras de una docena de expertos en TDAH, médicos, entrenadores y un abogado laboralista. Hablan de los aspectos legales, los potenciales beneficios y las muchas consecuencias negativas.

Como explica el Dr. David Teplin, especialista en TDAH, “En cuestión de revelaciones, como en cualquier otro aspecto de la vida, tienes que ser consciente de lo que estás diciendo, de quién lo está escuchando y de cómo puede utilizarlo. En cierto modo, tiene que ver con la confianza. Y en cierto modo, con la ingenuidad. O con la falta de ingenuidad. Y, en el fondo, con lo que quieres conseguir o lo que crees que ayudará“.

¿A quién se lo has dicho? ¿Y cómo te fue?

¿A quién no se lo has dicho? ¿Y por qué?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adultos con TDAH y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “¡Tengo TDAH!” Controla tu entusiasmo

  1. Marc Ollet Ochaita dijo:

    Mi opinion y experiencia es tener poca inteligencia emocional. El TDAH y la vagancia no tiene nada que ver. A un vago lo medicas y se pasara 12 con los vidiojuegos un TDAH tiene tal caos en la cabeza que organizar como me hago el planning y que estudio esas dos horas por la tarde es incapaz. Dandole la mediccsccion no la estas dopando le estas dandole al cortex prefrontal lo que una persona normal tiene.

    Ahora bien ser movido no es TDAH, y deberia ser ampliamentebestudiado con un equipo multidisciplinar.

    Soy de la opinion q existen pero solo un 30-40% necesita medicacion a mas de terapia psicologica y coach.

    Q pasa es mas facil barato y rapido dar una pastilla que enseñarle habilidades para afrontar sus problemas senan mas hipersctivos o problemas de organizacion ect…

    Luego TDAH hay alguno dramatico y existe ahora q le vayas al pediatra y le expliques el articulo de turno de la revista indentificadolo igual pues acava con la pastillas.

    No solo se abusa de la medicacion sino de la dosis y un control estricto en adolescente porque hay un porcentsje de abuso y otro de adiccion

    Me gusta

  2. Maria Dolores Munuera Perez dijo:

    Hola, gracias por las publicacion. Mi nombre es Mariló, tengo 38 años y me han diagnosticado tdah. Estoy en estado algo delicado, es muy duro que te diagnostiquen un transtorno, aunque mas duro es tenerlo, saber que no te comportas como todo el mundo, que eres diferente y además, sabes que no lo puedes evitar y no saber por qué. Al menos ahora tengo muchas respuestas a muchas cosas que me han pasado desde niña. Es muy duro, a veces lloro, cuando me quedo parada y no sé que hacer, a donde dirigirme, que tarea hacer en un determinado momento, claro, si no sabes establecer prioridades, es normal, lo absurdo es que si sabes y conoces muy bien las prioridades pero de repente no lo puedes evitar, es como si volvieras a nacer, no conoces nada, tienes que aprender cosas que ya habías aprendido, es muy fuerte, me siento muy impotente, y cuando preguntas lo mismo tres veces y te responden: me estás vacilando? No, es que no te entiendo, perdona. Muchas veces te callas, total, no vas a enterarte, y, o se rien o se enfadan contigo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s