Gafas, TDAH y estigma. Cuarta y Última Parte

Gina Pera

Escrito por Gina Pera
Publicado el 30 de septiembre de 2015 en ADHD Roller Coaster
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

  0 gina 1

Ten cuidado con esas gafas TDAH

Tal vez te haya pasado. Tan pronto como comenzaste a aprender sobre el TDAH, de repente lo veías a tu alrededor. Te habías puesto oficialmente tus gafas TDAH.

Empezaste a ver, en muchas personas conocidas, algunos comportamientos “tan familiares” bajo una nueva luz – bajo la lente del conocimiento del TDAH.

La culpa es de los avances en neurociencia del siglo XXI. Ellos hacen que estemos desarrollando actitudes mejor informadas acerca del órgano relacionado con todo lo que hacemos, sentimos o pensamos: el cerebro.

Sin embargo, sique habiendo resistencia. Es comprensible. No podemos esperar que todo el mundo abrace de inmediato la realidad de TDAH: que existe, que es más común de lo que nadie pensaba y que tiene el potencial de limitar las opciones y la autorrealización de quienes lo padecen. El cambio les llega muy lentamente a algunas personas.

0 gina 2

Muchas personas con TDAH no ven que lo tienen

Claro que puede resultar muy emocionante nuestra nueva capacidad de detectar posibles síntomas de TDAH a nuestro alrededor, gracias a nuestras flamantes gafas TDAH. Aun así, haríamos bien en reprimir la tentación de empezar a “diagnosticar” a nuestros seres queridos y nuestros conocidos – o a ese chico inquieto que está delante de nosotros en la caja del supermercado.

Por un lado, podríamos equivocarnos; sólo un profesional cualificado puede realizar un diagnóstico. Quizá peor, podríamos acertar.

Ciertamente, puede que algunas personas agradezcan nuestras observaciones; se sienten aliviadas al entender por fin por qué su vida parecía a menudo innecesariamente frustrante. Otras, sin embargo, van a recibir tu “interesante descubrimiento” con muros defensivos – muros que, una vez levantados, serán inamovibles. De cualquier manera, la manera en que transmitas tus ideas al principio puede afectar tremendamente a los resultados.

0 gina 3

“Orejeras… Porque le asustan las nuevas ideas.”

Es más, no importa lo claramente que empieces a ver el TDAH, puede que otras personas que lo tienen no vean las cosas como tú.

Piénsalo así: una persona con vista débil puede no darse cuenta de lo que se ha estado perdiendo hasta que se pone unas gafas.

(Yo personalmente he sufrido un shock cuando me he olvidado de quitarme las gafas de leer para ir a la cocina. ¡Y yo que pensaba que la encimera estaba reluciente!)

Del mismo modo, una persona con un TDAH no reconocido sólo conoce la forma en que ha sido siempre su vida. Además, los propios síntomas del TDAH pueden “cegar” su capacidad de percibirse con precisión a sí misma o de percibir su conducta.

Por otro lado, al igual que el TDAH distorsiona la propia imagen, también puede distorsionar la de los seres queridos. ¿A quién beneficia un mundo lleno de percepciones erróneas y distorsionadas?

Vuestros comentarios serán bienvenidos.

Gina Pera

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH Aspectos generales, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Gafas, TDAH y estigma. Cuarta y Última Parte

  1. Pingback: Gafas, TDAH y estigma. Cuarta y Última P...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s