Gafas, TDAH y estigma. Segunda Parte

Gina Pera

Escrito por Gina Pera
Publicado el 16 de septiembre de 2015 en ADHD Roller Coaster
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

A través de un cristal, está claro

Sin ninguna duda, debemos comenzar con este extraordinario vídeo: un precioso bebé de aspecto saludable mira a través de unas gafas por primera vez:

Ahora un poco de historia.

Los primeros intentos de corregir la vista se remontan a la antigua Roma. Lo que reconoceríamos como gafas, sin embargo, comenzó a usarse en el siglo XIII. En aquel momento, gracias a la invención del vidrio, se pudo experimentar mucho más.

¿Cómo puede ser que, siglos más tarde, los niños pequeños sean a menudo estigmatizados por llevar gafas? Volveremos sobre esto en un minuto.

Antes vamos a examinar algunos hitos de la historia de la corrección de la vista.

seneca

El filósofo estoico romano Séneca utilizaba globos de vidrio llenos de agua para ampliar el texto ya en el año 4 A.C.

Reading-Stone

Hace unos mil años, las pocas personas que necesitaban o sabían leer y escribir eran los monjes. A medida que envejecían, la lectura y la escritura en habitaciones poco iluminadas se hacía muy difícil. Los monjes entonces debían utilizar “piedras de lectura”: semiesferas de cuarzo pulido. Hoy las llamaríamos lentes plano-convexas o de aumento.

monksm

Los vidrieros venecianos comenzaron a fabricar anteojos a finales del siglo XIII. Consistían en dos lentes de aumento conectadas por una bisagra o mecanismo de pivote. Solían estar hechas de madera o metal. Hay cuadros de mediados del siglo XIII que representan a monjes llevando estos anteojos.

henry-eighth-442x334

¿Fue usado este casco por el miope Enrique XIII o por el bufón de la corte? No está claro. Pero fíjate en las gafas de oro con bisagras sujetas en la prominente nariz (Extraído de The Pragmatic Costumer)

Marilyn imagesizer-268x364

Marilyn Monroe usando las gafas sin las que, según se dice, veía muy poco.

Costó algunos siglos perfeccionar el diseño de las gafas, pero mucho más borrar el estigma. Eso es, el estigma de usar gafas. Para evitar ser “mal vistas”, muchas personas preferían andar tropezándose aquí y allá.

En la actualidad, hablamos de moda óptica – accesorios chic para quienes los necesitan, y complementos de vestuario para quienes no. Se realizan exámenes de la vista de forma rutinaria, y pocos cuestionan la necesidad de corregirla.

Nadie sugiere: “Si no puedes ver lo bastante bien como para leer, tienes que tomar aceite de pescado y dejar de comer alimentos procesados”. Por supuesto, los hábitos saludables son importantes para todo el cuerpo. Pero rara vez se oye una retórica al estilo anti-TDAH aplicada a las gafas, por lo menos en adultos. Con los niños es otra historia.

eve_glasses-442x294

El estigma de las gafas: aún objeto de burlas infantiles

Ann Zawistoski se encontró con el estigma de las gafas cuando su niña comenzó a usarlas con 14 meses, por su hipermetropía. Ann fundó entonces una comunidad llamada Little Four Eyes (Pequeños Cuatro Ojos), para padres de niños con gafas, parches o lentillas. También co-fundó el Great Glasses Play Day (la Gran Fiesta de las Gafas) la primera semana de mayo, para acabar con el estigma de usar gafas y “celebrar las grandes cosas que las gafas hacen por nuestros hijos”:

  • Las gafas ayudan a nuestros hijos a ver bien, no definen su inteligencia o sus capacidades.
  • Las gafas hacen que nuestros hijos puedan expresar su personalidad e individualidad, pero no definen su personalidad.
  • En pocas palabras, ¡las gafas ayudan a nuestros hijos a hacer mejor lo que les gusta!

¿Suena conocido?

Algunos niños usan gafas. Y algunos niños toman medicamentos para el TDAH.

¿Lo vemos claro?

La serie continúa con la Tercera Parte: La vista también es una función cerebral

Me encantaría escuchar tus pensamientos y experiencias sobre este tema.

Gina Pera

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH Aspectos generales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Gafas, TDAH y estigma. Segunda Parte

  1. Gina Pera dijo:

    Thank you, Elena, for sharing this with your readers.

    Gracias!

    Me gusta

  2. Pingback: Gafas, TDAH y estigma. Primera Parte | Dra. Elena Díaz de Guereñu

  3. Pingback: Gafas, TDAH y estigma. Segunda Parte | A nuestr...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s