Consejos TDAH: un sencillo sistema para manejar el papeleo

Llevar al día los papeles resulta difícil para las personas con TDAH; a su cerebro le cuesta “priorizar qué hay que hacer lo primero, cómo hacerlo mejor y cuándo hacerlo”

margarita tartaklovsky

Escrito por Margarita Tartakovsky, M.S.
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

psychcentral 20 years

Para las personas con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), el papeleo puede llegar a ser un gran problema. El TDAH afecta a las funciones ejecutivas, por lo que es difícil tomar decisiones, ordenar y priorizar. Los pacientes suelen acudir a la psicoterapeuta y entrenadora TDAH Terry Matlen pidiendo ayuda para manejar los papeles – todos, desde facturas o recibos a las revistas del colegio o los documentos para los impuestos.

Matlen explica exactamente por qué en su valioso libro “The Queen of Distraction: How Women with ADHD Can Conquer Chaos, Find Focus and Get More Done” (“La Reina de la Distracción: cómo pueden las mujeres con TDAH dominar el caos, centrar su atención y conseguir hacer más cosas”):

“A los circuitos de tu cerebro les resulta difícil marcar prioridades (¿Tengo que pagar la factura primero o responder a la invitación de boda?), mantenerse en tareas “aburridas” (Me aburre el papeleo. Creo que mejor voy a jugar a un videojuego) u clasificar (¿pongo esto con lo del coche o con las facturas pagadas?)“.

En su libro, Terry Matlen describe un sistema de cuatro etapas para ayudar a los lectores con TDAH a gestionar los papeles. Propone pensar en el papeleo en términos de qué es más importante resolver primero – igual que los Servicios de Emergencias priorizan las emergencias en orden de importancia o gravedad.

Queen of distraction

Aquí van cuatro sabios pasos tomados de “La Reina de la Distracción” que utilizan esta analogía.

Etapa 1: Servicio de Emergencias

Asigna un recipiente para los documentos urgentes que tienen plazo. Estos documentos necesitan tu atención inmediata. Entre ellos están las facturas (de la hipoteca, la luz, el teléfono y el gas, y los seguros), las renovaciones y las autorizaciones para los niños.

Este recipiente puede ser una bandeja de plástico transparente, con o sin carpetas. O una cesta de cualquier tipo. Etiquétalo para acordarte de su contenido, poniendo “urgente” o “importante”.

Cuando recibas estos documentos urgentes, escribe su fecha de vencimiento en el sobre y archívalo, poniendo los de fecha más próxima al principio.

Si quieres organizar aún más esta bandeja, haz diferentes carpetas. Por ejemplo, una verde para las facturas, sellos y sobres; una amarilla para los documentos que tienes que firmar…

Etapa 2: Cirugía general

Este recipiente contiene documentos que también debes responder, pero que no son urgentes. Como escribe Matlen, “En otras palabras, si no respondes a la invitación para el bautizo del hijo de tu amigo, puede que le siente mal, pero tu familia no se quedará congelada y a oscuras en pleno invierno”.

Etiqueta el recipiente con algo como “para responder lo antes posible”. Puede contener de todo: invitaciones, renovaciones de suscripciones, solicitudes de donativos, recordatorios de mantenimiento del coche…

Etapa 3: Cirugía plástica

Este recipiente contiene documentos que no van en ninguno de los anteriores, como revistas, ofertas comerciales, cupones y cambios de condiciones (de las tarjetas de crédito, por ejemplo). Etiqueta también este recipiente (por ejemplo, “leer más adelante”). Querrás revisar estos documentos algún día.

Etapa 4: Post-operatorio

Este recipiente contiene documentos de los que necesitas disponer. De hecho, podría ser un archivador guardado en el sótano. Puedes incluir los informes médicos, la escritura de la casa, las pólizas de seguro y la documentación de tu mascota.

Matlen también aconseja los documentos más importantes, como acciones, testamentos o pólizas de seguros de vida en una caja de seguridad del banco o en una caja fuerte a prueba de fuego en casa.

 

Cada papel que recibas debe ir a uno de esos recipientes – a excepción del correo basura, que irá directamente a la papelera de reciclaje. Matlen aconseja clasificar el correo basura directamente sobre la papelera.

Llevar al día los papeles resulta difícil para las personas con TDAH. Una vez más, esto se debe a que a su cerebro le cuesta “priorizar qué hay que hacer lo primero, cómo hacerlo mejor y cuándo hacerlo”, escribe.

Establecer un sistema, como esta estrategia práctica de Matlen, puede ayudarte a tener tus papeles bajo control.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adultos con TDAH y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s