TDAH y adopción: vínculos entre ambos

Zoe Kessler 2015

Escrito por ZOE KESSLER para ImpactADHD el 13 de julio de 2015
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

impactADHD

Después de ser diagnosticada de TDAH a los 47 años, hice todo lo que pude para aprender acerca de los rasgos, el tratamiento y el modo de superar los efectos devastadores que el TDAH había causado en mi vida.

Fue entonces cuando descubrí las similitudes entre lo que había experimentado como niña adoptada, los efectos de un TDAH sin diagnosticar ni tratar, y las conexiones entre ambos.

Conexión entre TDAH y adopción

Mientras que se estima que aproximadamente el 10% de los niños tiene TDAH, según el Centro de Control de Enfermedades de EE.UU., entre los adoptados puede llegar al 20 o 30%. Con la alta impulsividad como rasgo predominante del TDAH y una incidencia de embarazos no planificados nueve veces mayor en las chicas con TDAH, es fácil ver por qué aparece el TDAH con más frecuencia en niños adoptados que en los demás. Después de todo, el TDAH se considera hereditario.

Pero puede que esto no sea todo.

Factores ambientales precoces de estrés en niños adoptados

Según el Dr. Gabor Maté, autor de Scattered Minds: The Origins and Healing of Attention Deficit Disorder (“Mentes dispersas: orígenes y curación del Trastorno de Déficit de Atención”), cualquier madre que ha de dar a su bebé en adopción es, por definición, una madre estresada. Esto significa que, durante nueve meses, el bebé está sumergido en altos niveles de hormonas del estrés, “…una influencia negativa en el desarrollo [del cerebro del bebé], incluso antes del nacimiento”, dice Maté.

Al igual que yo, durante los años 50 y hasta principios de los 80, los niños adoptados solían ser separados de su madre biológica al nacer. En su libro, Maté también sugiere que la separación de nuestra madre biológica puede afectar a los neurotransmisores de nuestro cerebro. En un estudio con monos de cuatro meses de edad que fueron separados de su madre biológica tan sólo seis días, se dieron importantes alteraciones de la dopamina y otros neurotransmisores.

Sea genética, ambiental – o ambas – la causa del TDAH, éste y la adopción comparten varios desafíos.

Impacto sobre la autoestima

Históricamente, las personas adoptadas eran descritas en términos despectivos, como “ilegítimas”. Desde pequeña, interioricé el mensaje de valer menos que los demás, y mi autoestima se vino abajo.

Hoy en día, puede que los términos “ilegítimo” y “bastardo” ya no se usen, pero persiste el hecho de que, antes de ser “elegidos” por nuestras nuevas familias, primero hemos tenido que ser “descartados”. No es sólo la madre quien renuncia a su bebé, es toda una línea ancestral. Dos, en realidad. Ser inteligente y emocionalmente hipersensible son dos rasgos típicos de los niños con TDAH, así que no se me escapó esta percepción cuando yo era niña. Como consecuencia, crecí sintiéndome rechazada por mis padres biológicos.

Si la adopción es internacional, este sentimiento de rechazo se puede extender a la cultura y país de origen del niño adoptado. Los padres sensibles y conscientes de esta posibilidad pueden disminuir su impacto mediante una conversación abierta con su hijo y el reconocimiento de los sentimientos del hijo adoptivo.

Sentirse fuera de lugar

Como persona con TDAH, he sentido a menudo que quienes tenemos este trastorno tenemos una cultura común. Hablamos entre nosotros de manera diferente; entendemos los rasgos de TDAH que compartimos; y, a menudo nos referimos unos a otros como “miembros de la tribu”. Como persona adoptada, sentía que no encajaba con mi tribu adoptiva. Yo les quería, pero mi personalidad, particularidades y origen étnico (por no hablar del TDAH sin diagnosticar) me tenían apartada. Si el niño adoptado es el único de la familia con TDAH, la sensación de no encajar o no ser parte de ella se puede exacerbar. Ver el TDAH como una cultura diferente puede eliminar el dolor y la vergüenza de verla como una enfermedad o una discapacidad.

El blues del adoptado/TDAH

En mi primer libro, Reuniones de Adopción, comenzaba el capítulo “Crecer adoptado” así: “A los 15 años, empecé a darme cuenta de que había estado melancólica la mayor parte de mi vida”. Escribía esto décadas antes de ser diagnosticada de TDAH.

Había supuesto que esta melancolía (que hoy llamaríamos distimia) se debía a las pérdidas que acompañan a una adopción: la pérdida de la ascendencia, de la historia clínica y del conocimiento de mi madre biológica.

Ser adoptada contribuyó a mi melancolía, pero las personas con TDAH también sufren depresión y distimia con más frecuencia que otras. Ser consciente de esta potencial combinación puede ayudar a los padres adoptivos a estar alerta ante posibles signos de distimia o depresión en su hijo con TDAH.

 Estigma

Cuando yo era pequeña, ser adoptada acarreaba la marca de un estigma.

Quizás los patios escolares de hoy no son el campo de batalla para el tipo de ostracismo que yo sufría cuando los otros niños gritaban, “¡Rabia, rabia, eres adoptada!” Pero los niños con TDAH también sufren una estigmatización.

Puede que esta sensación de estigma sea más acentuada en los niños que, además, tienen TDAH.

Aceptar la diferencia

Uno de los mejores regalos que un padre puede hacer a un niño con TDAH, o un hijo adoptivo, es la autoestima y la autoaceptación. Ambas situaciones suponen desafíos; y ambas ofrecen también oportunidades.

Ya sea un niño adoptado, diagnosticado de TDAH o ambas cosas: si los padres reconocen que somos diferentes, pero destacan que no somos menos que los demás, estarán dando a su hijo una base sólida de amor propio y autoconfianza. Con ellos, los niños adoptados con TDAH pueden crecer sanos.

 

 

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH en primera persona, Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a TDAH y adopción: vínculos entre ambos

  1. Pingback: TDAH y adopción: vínculos entre a...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s