TDAH. Las “Funciones Ejecutivas” de mi cerebro me llaman dos veces a la semana

Rick Green

Escrito por Rick Green
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

totally-add-logo

Esta va a ser una de esas historias en las que admito que me resistí a algo que resultó ser muy bueno para mí. No sé si es una “cosa de hombres”, una “cosa del TDAH” o una “cosa de Rick”.

Pero tardaré un minuto o dos llegar allí. ¡Quédate conmigo! (O salta al final y luego vuelve y lee trozos al azar hasta que tengan sentido. Oye, es tu TDAH, haz lo que mejor te venga).

El caso es que, como bien sabes, hay mucha confusión sobre el TDAH. Algunas personas no creen que exista. Incluso gran cantidad de expertos en TDAH. E incluso algunas personas como nosotros, que tenemos TDAH.

“¿Qué es lo que acaba de decir? ¿Expertos en TDAH que no creen en el TDAH?” Sí. Algo así. Es por el nombre, Trastorno de Déficit de Atención/Hiperactividad.

Son esas dos palabras. “Déficit de Atención”. El hecho es que la mayoría de nosotros podemos hiperconcentrarnos cuando algo nos interesa. Así que decir que padecemos un déficit de atención es como decir que alguien que mide 2,10 m tiene “trastorno de cabezazos con el marco de la puerta”. Sí, ese es un problema al que se enfrenta una persona de 2’10, pero tiene que afrontar otras muchas cuestiones. Y si le gusta el baloncesto, medir 2,10 no es ningún problema. El TDAH es algo complejo. ¿Quién de nosotros sufre sólo de un déficit de atención?

Esta debe ser la razón de que, últimamente, todos los expertos que entrevistamos prefiere hablar del TDAH como un déficit de las Funciones Ejecutivas. Las Funciones Ejecutivas son, bueno, piensa en algo así… Imagina una ejecutiva de alto nivel en una empresa que fabrica inodoros (es sólo un ejemplo, ¿vale?). Llámala Tanya. De “Inodoros Tanya”. Como alta ejecutiva, Tanya no fabrica los inodoros, no los prueba ni trabaja en el diseño, la ingeniería u otros mil detalles. Otros se ocupan de “hacerlos”.

Entonces, ¿qué hace Tanya?

¿Qué son las Funciones Ejecutivas?

El papel de un ejecutivo es gestionar las cosas, como…

  • Crear y mantener una visión.
  • Planificar a largo plazo, fijar objetivos, niveles de calidad, plazos…
  • Coordinar diferentes grupos, establecer prioridades y límites, manteniendo la atención en los objetivos.
  • Motivar y dar apoyo.
  • Revisar los avances, hacer el seguimiento y realizar críticas.
  • Gestionar con eficiencia el tiempo y los recursos.

Ese es el trabajo de un ejecutivo. Y parte de tu cerebro hace ese trabajo. Esas son sus Funciones Ejecutivas.

También se supone que parte de mi cerebro hace ese trabajo. Pero ¿esa lista de funciones de Tanya? Ése no soy yo. Al menos, no es ésa la inclinación natural de mi cerebro.

Si yo trabajara en “Inodoros Tanya” me gustaría estar en el departamento de diseño, teniendo cada día una docena de ideas sobre nuevos diseños, formas de mejorar la eficiencia y… Bueno, voy a pasar de una fábrica de inodoros imaginaria a mi vida (haz aquí tu propio chiste).

¿Puedo confiar en estas personas?

En mis primeros tiempos, cuando escribía para el teatro y la radio, tenía que idear sistemas para hacer un seguimiento de la evolución de los guiones, desde una idea divertida a una representación terminada. Era difícil y me costaba una gran cantidad de tiempo y energía. Era agotador. Desalentador. Lo que significaba que mi vida personal era un desastre.

Cuando empecé a trabajar en la televisión, descubrí el poder del Jefe de Producción y otros especialistas a los que no se les ocurren las ideas divertidas, pero consiguen que se produzcan. Ellos ideaban el sistema y lo mantenían en plena actividad con mucho menos estrés que el que yo había sentido jamás. Yo sólo tenía que preocuparme de ser divertido. ¡Yujuu!

Es cierto que era desconcertante tener a otras personas tomando todas estas decisiones – al principio. Descubrí que yo tengo, digamos, problemas con el control. (¿Quién? ¿Yo? ¿De verdad?) Pero… respiración profunda… en el momento en que “El Show del pelirrojo Green” alcanzó su máxima audiencia, aprendí a confiar en que el equipo hiciera las cosas a su modo.

¡El trabajo iba fenomenal! Pero…

Cuando estrené mi propia serie, “Pedazos de Historia”, yo era presentador, jefe de guionistas, productor y director. Todavía tenía un equipo fuerte para apoyarme, pero el trabajo me absorbía por completo.

Entonces descubrí el entrenamiento (“coaching”).

Me gustaría poder decir que supe al instante que un entrenador TDAH sería la respuesta que yo ni siquiera sabía que buscaba. ¡Qué infeliz! En aquel momento pensé: “No tengo tiempo ni dinero para encajar el coaching en mi horario”.

Recordándolo ahora, veo que era como conducir como un loco a toda velocidad por todo Norteamérica, buscando una dirección a la que necesitaba desesperadamente llegar, pero que no tenía ni idea de cómo encontrar, y protestando “No tengo tiempo para parar y conectar el GPS”.

¿Qué puede hacer un entrenador?

¿Recuerdas aquella la lista de Funciones Ejecutivas de Tanya? ¿Gestionar tiempo y recursos? ¿Revisar los avances, hacer el seguimiento y realizar críticas? ¿Motivar y dar apoyo? ¿Mantenerse centrado en los objetivos? Bla, bla, bla…

¡DIOS MIO! ¡Eso es precisamente lo que hace un entrenador!

Pero puedes preguntar – y si no lo haces, yo lo haré por ti – “¿Y si ya voy al médico (o al terapeuta o al analista…)?”

No tiene nada que ver. Es como decir: “Ya tengo coche y el depósito lleno, ¿por qué necesito un GPS para navegar?”

Mi médico estaba allí para ayudarme a parar el sufrimiento. Comenzando por la medicación. Podía ayudarme a trabajar aspectos emocionales, creencias y sentimientos. Trabajábamos sobre áreas donde yo me sentía “roto” o “fracasando”. Un asunto crucial.

Si tuviera que poner una nota a mi vida, mi médico me ayudó a pasar del suspenso al aprobado. Mi entrenadora me ha llevado del aprobado al notable alto. Al sobresaliente, los días buenos.

Lo que hace mi entrenadora es ayudarme a crear estrategias, y generar acciones que a mí me sirven. Mi entrenadora me habla claro, pero de forma cariñosa. Me recuerda mis prioridades, me llama, me da un codazo cuando me despisto y me hace pararme a celebrar y reconocer mis victorias, para que no pasen desapercibidas. Al igual que un montón de gente con TDAH, siempre estoy pensando en lo que viene después. El siguiente guion. O el siguiente mecanismo innovador de descarga para “Inodoros Tanya”.

Se me acaba de ocurrir una idea comercial: “Inodoros Tanya. Éxito en la Descarga”.

¿Por dónde iba? Ah, sí…

La cosa es que, cuando mi mujer propuso la primera vez que probáramos el coaching, me sentí muuuuy incómodo con la idea. Exactamente como cuando los Jefes de Producción empezaron a encargarse de todo lo que me había obligado a aprender a hacer en el mundo del entretenimiento. Las personas con TDAH podemos tener problemas de confianza, ¿no?

Ahora, sólo digo una cosa: el coaching ha marcado una enorme diferencia para mí. En aspectos que nunca habría imaginado. (¿Ves? ¡Te dije que llegaría a esta parte de la historia!)

El coaching no es gratis. Pero te puedo decir que me ha ahorrado años de tiempo, dinero y esfuerzo. He evitado una frustración interminable. Y he sido mucho más productivo.

Gran cantidad de personas con TDAH con las que hemos hablado han expresado preocupaciones y preguntas similares sobre el coaching. O ni siquiera sabían que existía. Es la razón por la que nuestro nuevo video “Cómos y por qués del Coaching para el TDAH” explica las muchas formas de trabajar de los entrenadores – en persona, por teléfono, por Skype – y cómo puedes trabajar con un entrenador para idear soluciones y estrategias adaptadas a tus necesidades.

Como dice la entrenadora Barbara Luther, “Nadie más en tu vida va a decirte la verdad pura y dura, y escucharte y oír quién eres, hacia dónde vas y qué es lo que de verdad quieres – y hacer que trabajes para eso. Esa es la labor del entrenador”.

 

 

 

 

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH coaching, TDAH en primera persona y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a TDAH. Las “Funciones Ejecutivas” de mi cerebro me llaman dos veces a la semana

  1. Gonzalo Juliani dijo:

    Reblogueó esto en Natación Sincronizada .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s