Una forma más inteligente de estudiar con TDAH: ayuda para estudiantes de cualquier edad

Ayuda con la tarea para estudiantes con TDAH. Cómo tomar buenos apuntes en clase, leer para comprender y planificar los repasos.

Michael Sandler

Escrito por Michael Sandler
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

additude 
Los estudiantes con TDAH piensan en conceptos, imágenes
y redes de ideas interconectadas

.ADDitude

 

 

Para muchos estudiantes, preparar un examen es una tarea discontinua, que a menudo se emprende con sólo unas pocas horas de margen. Una forma mejor de hacerlo – especialmente beneficiosa para quienes tienen un Trastorno de Déficit de Atención (TDAH) y problemas de aprendizaje – es entender la preparación del examen como un proceso que dura varias semanas.

Tomar buenos apuntes en clase, leer para comprender y retener y planificar una agenda de repasos cuando se anuncia el examen; éstas son las claves para que los alumnos con TDAH tengan buenas notas.

Descubrir una forma de tomar apuntes

Para un estudiante con TDAH, tomar apuntes es una oportunidad para traducir el material que se enseña a un formato en el que puede aprender. La mayoría de los maestros presentan la información en un orden A-B-C, pero los estudiantes con TDAH piensan en conceptos, imágenes y redes de ideas interconectadas. Pueden escribir cada palabra que dice el maestro y, sin embargo, perderse cuestiones o temas importantes.

Anima a tu hijo a experimentar diferentes técnicas para tomar apuntes en clase, como hacer esquemas, gráficos, diagramas, listas o dibujos – y utilizar la combinación que mejor se adapte a su estilo de aprendizaje.

Para desarrollar una buena capacidad para tomar apuntes, tu hija debe sentarse en la parte delantera de la clase, lejos de amigas y otras distracciones. Conforme habla el profesor, debe preguntarse: “¿Es esto importante? ¿Podría caer en el examen?” Después, si no está segura de haber captado toda la información importante, puede pedir al profesor que eche un vistazo a sus apuntes.

Repasar los apuntes a diario

Para ayudar a tu hijo a mantenerse al día de lo que ha aprendido en clase – y evitar tener que volver a aprender toda la materia para el examen – haz que todos los días dedique una hora determinada a repasar sus apuntes. Esto debe ser una oportunidad para completar fragmentos de frases, aclarar cuestiones o preparar reglas mnemotécnicas. O quizás pasar a limpio los apuntes que ha escrito a toda prisa, para tenerlos más claros. Mientras repasa, debe preguntarse a sí mismo:

  • ¿Puedo encontrar la información clave rápidamente? ¿Destacan en la página los puntos importantes?
  • ¿Siguen mis apuntes una secuencia lógica y me recuerdan la clase?
  • ¿Puedo mantener la concentración en mis apuntes, o hacen que me descentre?

Si tu hijo es un estudiante auditivo, debería grabar sus apuntes y escucharlos con auriculares.

Leer para retener

Cuando tu hija llegue a la ESO, probablemente tendrá que estudiar varios temas cada día; gran parte de esa información entrará en un examen. Para no tener que volver a leerlo todo, necesitará hábitos de lectura eficaces.

Comienza por crear una rutina de estudio. Dile que averigüe dónde, cuándo, y cómo trabaja mejor. ¿Está más cómoda sentada en su mesa o tumbada en la cama? ¿Prefiere hacerlo antes de ir a clase o antes de acostarse? ¿Con música o en silencio?

Debe estudiar la materia más difícil cuando está descansada. Dale una hoja adhesiva de color que le recuerde “¡mantén la concentración!” Puede llevarla de una página a otra para mantenerla a la vista, y utilizarla como marcador de lectura.

Los estudiantes con TDAH necesitan descansos frecuentes para relajarse y recargar. Coloca un temporizador para indicar sus tiempos de estudio y sus descansos.

Para ayudarle a absorber la materia y crear herramientas de estudio que pueda usar si es necesario, sugiérele que tome notas y haga fichas según avanza. Los estudiantes auditivos pueden grabar la información importante en forma de preguntas y respuestas, para crear “fichas sonoras” que le sirvan para repasar.

Anímale a ir anotando en una hoja “lo que no sé” para revisarlo con el profesor.

Crear un plan de estudio

Cuando anuncian un examen, ayuda a tu hijo a elaborar un programa de estudio que le permita aprovechar al máximo el tiempo y evitar las prisas de última hora. ¿Cuántos días faltan para el examen? ¿Qué materia entrará?

Divide la preparación en partes manejables (por tema o capítulo, o por grupo de problemas de matemáticas), y programa el tiempo de estudio en su agenda. Sé realista sobre cuánto tiempo puede concentrarse con eficacia: programa cada día varias sesiones de estudio de una hora, en vez de un maratón de tres horas. Reserva los últimos dos o tres días para un repaso general o algo de tiempo para dedicar a la parte más difícil.

Debe hacerse preguntas a sí mismo, en vez de simplemente leer la materia una y otra vez. Las preguntas muestran al estudiante qué materia domina y qué partes necesita estudiar más. Ayuda a tu hijo a probar diferentes técnicas de aprendizaje, para encontrar las que le vayan mejor. Las fichas son una buena manera de repasar datos y cifras. Utiliza reglas mnemotécnicas para recordar rápidamente conceptos y términos clave.

Para los problemas de matemáticas, la clave es practicar, practicar y practicar, para dominar las fórmulas y los procesos. Altera la redacción de los problemas del libro de texto y de los deberes, para preparar a tu hija para las variantes que puedan aparecer en el examen. Para evitar los errores por descuido, dile que use papel cuadriculado, numere cada paso de cada ecuación y escriba con letra grande y clara.

Para preparar a tu hijo para un examen redactado, haz que escriba – o grabe – un tema de prueba. Utiliza las preguntas que el profesor ha hecho en clase, o formula otras nuevas sobre la materia de examen. Para poner a prueba su memoria sobre acontecimientos históricos, dile que dibuje de memoria una línea de tiempo o un mapa conceptual.

A los atletas del ordenador les gustará estudiar con software como Inspiration, My Study-Buddy o Kidwidget, que ofrecen tarjetas virtuales y otras herramientas de estudio. También hay software de matemáticas y ciencias para el estudio interactivo. Visita download.com  y busca la materia (álgebra, biología, geometría) o un programa específico. La mayoría se puede probar gratis.

Si tu hijo aprende mejor de forma interactiva, haz que busque o cree un grupo de estudio. Cada miembro prepara preguntas para los demás sobre una parte de la materia, ahorrando tiempo a todos y permitiendo una discusión reflexiva.

Tres días antes del examen, haz uno de prueba con reloj. Dile que tiene que hacerlo como si fuera de verdad, pero sin agobiarse por el resultado. Las respuestas incorrectas mostrarán a qué debe dedicar el tiempo de estudio que le queda.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH en el colegio y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una forma más inteligente de estudiar con TDAH: ayuda para estudiantes de cualquier edad

  1. Pingback: Una forma más inteligente de estudiar co...

  2. Guillermo A. Fallini dijo:

    Gracias! Me resultó de ayuda este artículo. Ahora bien por mi experiencia,muy poca, creo que debe tenerse en cuenta que muchos niños tienen dificultad en en tomar apuntes porque no tienen destreza con la escritura. O sea les falta velocidad o facilidad lo que les trae complicaciones. Por ese motivo desearía saber si hay una forma de mejorar su desempeño y que me recomiendan para lograrlo.Es el caso de mi niño el que expongo. Agradezco vuestra atención.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s