Inestabilidad emocional, una característica central del TDAH

5º Congreso Mundial sobre el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Resumen PL-1-002. Presentado el 29 de mayo de 2015.

Liam Davenport, 29 de mayo de 2015

Texto original en inglés

GLASGOW, Escocia – Una reciente investigación muestra que la desregulación emocional debe considerarse un aspecto central del TDAH, dado que aparece frecuentemente en pacientes, incluso en quienes no presentan comorbilidades, y responde al tratamiento.

Mostrando datos de un estudio realizado con presos adultos, así como una revisión de la literatura, el Dr. Philip Asherson, profesor de Psiquiatría Molecular en el King’s College de Londres, expuso a los asistentes al 5º Congreso Mundial sobre el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) que, aunque la labilidad emocional no es algo exclusivo del TDAH, causa por sí sola discapacidad en estos pacientes.

En consecuencia, según el Dr. Asherson, debe ser siempre tenido en cuenta en el diagnóstico de pacientes con inestabilidad crónica emocional o del estado de ánimo.

El Dr. Asherson señaló que los criterios “tradicionales” de diagnóstico del TDAH incluían la labilidad emocional. Sin embargo, este ámbito, que incluye la inestabilidad del estado de ánimo y la labilidad afectiva, fue dejado de lado y los médicos se centraron en la hiperactividad, la impulsividad y la inatención.

Esto puede no reflejar la verdadera imagen del TDAH, continuó, porque la gravedad de la inestabilidad emocional sin duda contribuye a incapacitar en el hogar, el trabajo, la educación, la delincuencia, la conducción y los problemas financieros.

No obstante, para determinar si la labilidad emocional es una “tercera dimensión” del TDAH, tendría que demostrarse que el tratamiento tiene incidencia sobre ella, que existen diferencias de labilidad en casos controlados, que contribuye de forma demostrable a incapacitar y que comparte factores genéticos con las otras dimensiones.

A mejor concentración, mejor estado de ánimo

Para tratar de responder a algunas de estas cuestiones, el Dr. Asherson puso en marcha el proyecto CIAO, un estudio a etiqueta abierta del metilfenidato (de varias marcas) en delincuentes adultos con TDAH.

De 1.922 reclusos varones de entre 18 y 30 años, el 19,3% cumplía los criterios de TDAH del DSM-V y el 40% fue tratado con metilfenidato. En estos pacientes, la dosis se ajustó durante cuatro semanas; después, se mantuvo estable durante ocho semanas.

Durante las doce semanas hubo mejoras significativas en las subescalas de Inatención/Memoria y de Hiperactividad/Inquietud de las Escalas de Valoración del TDAH adulto de Conners (P<0,0001 en ambos casos), lo que indica que el tratamiento era eficaz.

Cuando el equipo repitió las evaluaciones utilizando la Escala de Desregulación Emocional de la Entrevista Wender-Reimherr para Adultos con TDAH, volvieron a verse mejoras significativas en las puntuaciones de todos los campos (P<0,0001 para todos los cambios desde el inicio a la 5ª semana).

El Dr. Asherson explicó que los reclusos podían concentrarse mejor y estaban menos inquietos y que su estado de ánimo era más estable. Esto se tradujo en una reducción significativa del número total de incidentes graves entre el inicio y la semana 12 (p <0,001) y en un aumento significativo del número de informes positivos (p <0,03).

Un análisis más detallado reveló que, incluso contando con los cambios en la inatención y la hiperactividad debidos al tratamiento, las mejoras en la desregulación emocional estaban asociadas de forma independiente a reducciones en el número de sanciones a reclusos (P <0,0001).

Estos hallazgos, que fueron recopilados el pasado mes de febrero, han hecho que el estudio sea refinanciado y convertido en un ensayo aleatorio controlado sobre los efectos del metilfenidato en la desregulación emocional.

Hallazgos confirmatorios

El Dr. Asherson dijo a los asistentes que sus hallazgos reflejan los de varios estudios previos sobre adultos, así como sobre niños y adolescentes. Lo más importante, una serie de investigaciones, como estudios sobre gemelos, genéticos y neurobiológicos, también ha demostrado que la labilidad emocional es una característica central del TDAH.

Sin embargo, señaló que, pese a las influencias genéticas comunes, aún queda trabajo por hacer para desentrañar la conexión entre el TDAH y la desregulación emocional, sobre todo porque ésta no es algo exclusivo del TDAH.

Por ejemplo, existen dos posibles modelos: que sean los mismos procesos neuronales los que conduzcan al TDAH y a la desregulación emocional, lo que implicaría, por ejemplo, un papel para el control ejecutivo; y que sean diferentes procesos neuronales, como una disfunción de la amígdala cerebral.

En declaraciones a “Medscape Medical News” tras la sesión, el Dr. Asherson dijo que, en cierto modo, la inestabilidad emocional es “particularmente pobre” para indicar qué trastorno sufre un paciente, pero eso no significa que no sea un aspecto del TDAH.

“En ese contexto, para las personas con TDAH emocionalmente inestables, hay evidencia de una buena respuesta al tratamiento con estimulantes y atomoxetina [Strattera] sobre esos síntomas emocionales”, añadió.

“En general, no ha sido utilizado como un efecto primario, porque todos se han centrado en los síntomas nucleares del TDAH, pero creo que si se realizase un estudio en el que éste fuera el efecto primario, cabría esperar resultados muy similares”.

En cuanto a las razones por las que la inestabilidad emocional fue eliminada de entrada de los ámbitos clave de TDAH, el Dr. Asherson comentó: “Cuando llegó el DSM, se comenzó a ver el TDAH como un modelo cognitivo y educativo, y tal vez el modelo de las funciones ejecutivas se hizo más prominente”.

“Había un grupo, sobre todo en Estados Unidos, que pensaba que la inestabilidad emocional era reflejo de otros problemas, como el trastorno bipolar, en vez de ser posiblemente una característica central del TDAH, pero parece que los tiempos han cambiado mucho y la mayoría de expertos en la materia ha llegado a la convicción de que ‘Sí, en realidad parece parte de TDAH'”, añadió.

El Dr. Asherson hizo notar que el DSM-V dice que la labilidad emocional es una característica central del TDAH y que, aunque no debe utilizarse en el diagnóstico diferencial, puede apoyar el diagnóstico.

“Pero creo que los médicos, en particular los psiquiatras de adultos, que están menos familiarizados con el TDAH, cuando ven inestabilidad del estado de ánimo, a menudo piensan en trastorno bipolar, depresión o trastorno de la personalidad, y olvidan que el TDAH puede también causarla”, dijo.

La necesidad de marcadores biológicos

Los problemas y las novedades en el diagnóstico de TDAH fueron el tema de la sesión. Fue presidida por el Dr. Andreas Warnke, Profesor Emérito de Psiquiatría Infantil y Adolescente de la Universidad de Würzburg, Alemania, quien explicó por qué esta consideración es tan importante.

El Dr. Warnke dijo a “Medscape Medical News” que la base del diagnóstico del TDAH es la información dada por los pacientes y sus padres.

“Se critica el diagnóstico por ser muy subjetivo, depender de la edad y sólo en algunos síntomas, [y] por supuesto, estar relacionado con las tareas que tienes que realizar”, dijo, y agregó: “Si puedes estar corriendo todo el día, no es ningún problema, pero si tienes que permanecer sentado, entonces sí que lo es”.

El Dr. Warnke señaló que, como consecuencia, hay grandes discrepancias en la prevalencia de TDAH registrada en distintos países y dentro de cada país, incluyendo EE.UU.

La respuesta, dijo, es que se necesitan marcadores biológicos para ayudar a diagnosticar con seguridad el TDAH. “Necesitamos más y más marcadores de que un paciente realmente tiene ese diagnóstico, porque vamos a prescribir medicación y, en este caso, es muy importante no equivocar el tratamiento”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH estudios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Inestabilidad emocional, una característica central del TDAH

  1. Dunia dijo:

    Mí hijo tiene TDAH suptipo hiperactivo -impulsivo
    Y síndrome de Gilles de la tourrette y tiene 10 años esta tratado con STRATTERA de 25 mg y MELAMIL para dormir .
    Alguien podría ayudarme a saber como lidiar con el y si esto tiene cura

    Me gusta

  2. Meli dijo:

    Bueno ya estás cubiendo una parte del tratamiento, también podrías complementarla con tratamiento psicólogico. Y yo creo que es básico también informarte mucho, investiga todo lo que puedas respecto al transtorndo del tdah y el sindrome, necesitas empaparte al respecto. Animo, y a seguir adelante.

    Me gusta

    • Dunia Martínez carruana dijo:

      El día 4-6-15 lo lleve a la psicóloga y le ha mandado haloperidol 2mg/ml y que le diera 6 mañana 6 gotas noche y el niño empezó con mucha tristeza y cansado se lo han bajado a 3 y 3 gotas pero Ya no lo ven hasta septiembre y es lo que Yo no veo normal .
      les cuento que su profesora me comenta que desde hace 20 días esta cómo ausente,cansado se le habré la boca como si tiene sueño cuando el duerme ahora muy bien y que esta muy olvidadizo y distraído ha bajado de notables a suficientes y me dicen que es porqué es fin de curso y esta cansado Y hace calor.
      Un saludo Y muchas gracias por su amabilidad

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s