¿Yo? ¿TDAH? ¡No me j…!

Rick Green

Escrito por Rick Green
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

El año pasado hicimos una encuesta durante uno de nuestros seminarios web. Preguntamos: “¿Cuáles son las mayores cuestiones que quieres que tratemos?” ¿Cuál era la primera? La procrastinación. Ninguna sorpresa.

Y llevamos tiempo trabajando en un vídeo sobre procrastinación (Puedes hacer aquí tu propia broma sobre procrastinación).

¿La segunda cuestión? El tornado de emociones que se desencadena al recibir, tú o un ser querido, el diagnóstico de TDAH.

Hemos preguntado a gran cantidad de expertos acerca de esta furiosa sucesión de sentimientos que lanzan en picado a una mente de por sí acelerada. Y, vaya, tenemos algunas historias que contarte.

“¿ME ESTÁS TOMANDO EL PELO? DEBES DE ESTAR DE BROMA”

Probablemente tú tienes tu propia historia. ¿Te acuerdas de cuando empezaste tu camino hacia el diagnóstico? Tal vez tu médico te preguntó: “¿Has pensado alguna vez que podrías tener TDAH?”

O un amigo te pidió que no te lo tomaras a broma. “Va en serio. Lo he leído. Eso explicaría muchas cosas”.

Tal vez estabas esperando en la peluquería, hojeando una revista en la que había un test muy divertido. Y aquel test tan divertido te dejó hecho polvo.

O, como yo, quizá estabas revisando los resultados de unas pruebas que la escuela indicó que podrían ser buenas para tu hijo. Las pruebas indicaban Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. Al leer la lista de los síntomas, vi que parecía mi propia historia – incluyendo todos los boletines de notas que me habían dado.

¿Recuerdas el torbellino salvaje de emociones de aquellos primeros días?

ATRAPADO EN UN TORNADO – Y ALCANZADO POR UN RAYO

Cuando estrenamos nuestro documental “ADD & Loving It?!”, uno de los primeros emails que recibimos era de un espectador que había decidido grabar el programa porque, según dijo, “siempre pensé que podría tener algo de eso del TDA”. Cuando llegó a casa a la una de la madrugada, después de trabajar en el último turno, “me puse a ver cinco minutillos… Cuatro horas más tarde, por fin vi terminar el programa”.

rayo-1

ADD & Loving It?!” dura una hora.

Él explicaba: “Me costó cuatro horas porque tenía que parar y rebobinar constantemente, porque mi propio llanto no me dejaba oír lo que decíais”.

Había estado llorando de risa. De alivio. De pena. De lamentos. De ira. De dudas. Alternando oleadas de miedo y de esperanza. Aturdido por aquella posibilidad. A continuación, ansioso por saber más.

¿Te resulta familiar?

POR SORPRESA

Recibir cualquier diagnóstico médico puede desencadenar una oleada de emociones. “¿En serio? ¿Necesito lentes progresivas? ¿A mi edad? ”

La mayoría de los diagnósticos médicos significan malas noticias. El mes pasado, a alguien a quien quiero le dijeron que tiene una enfermedad inoperable. Un pensamiento reconfortante es que esta persona tiene 91 años y ha tenido una vida plena. Otro es que va a ser capaz de manejar el dolor. Otro es que tendremos tiempo para despedirnos.

Estamos tratando de sacar el mayor partido de estos pocos aspectos positivos.

En algún momento, todos nos enfrentamos a un diagnóstico final – no nos gusta pensar en ello, pero sabemos que llegará. Respecto al TDAH… bueno, para los adultos suele llegar por sorpresa.

LAS MUCHAS ETAPAS DEL DUELO

Según nos dijo Terry Matlen, autora de ”The Queen of Distraction su primera reacción fue de negación. Y la segunda, y la tercera…

“¡No tengo TDAH! Sólo soy perezosa. No tengo TDAH. Sólo tengo problemas. Soy diferente. Nunca me adapto; no me adaptaba de niña y no me adapto de adulta. Eso es lo que pasa”.

En nuestro nuevo vídeo ”Now You Tell Me?! Surviving the Emotional Tornado of an ADHD Diagnosis”, Terry admite que su negación era tan profunda que ni siquiera el diagnóstico de un médico le convenció.

Entonces buscó una segunda opinión. Y le dieron el mismo diagnóstico.

Así que buscó una tercera opinión. Y otra vez recibió el mismo diagnóstico. “TDAH del subtipo predominantemente inatento”.

Después de ver a un cuarto experto, Terry decidió que necesitaba ver a un quinto.

En aquel momento, con el marcador 5-0 a favor del TDAH, Terry pasó a la siguiente etapa. Lo que, en su caso, fue el alivio.

Linda Roggli, autora de “Confessions of an ADDiva”, cuenta que visitó a cuatro expertos antes de aceptar el diagnóstico. Al principio estaba desconsolada: “¿Ahora me lo dices? ¿Por qué nadie lo descubrió antes?” Y “De haberlo sabido… ”

Estaba apesadumbrada, pensando cómo podría haberse desarrollado su vida si lo hubiera sabido antes. “No tengo una segunda oportunidad”.

Ah, conozco eso. “Si lo hubiera sabido antes.” Lo cual resulta especialmente doloroso si te han dicho que deberías hacerte las pruebas y te has resistido años y años.

Para Alan Brown, de ADD Crusher, era su médico quien se resistía a la idea del TDAH. Cuando un colega de su empresa de publicidad le habló de su propio diagnóstico e instó a Alan a hacerse la prueba, el propio médico de Alan desestimó el TDAH por ser un invento de la prensa, y le aconsejó hacer más crucigramas. Alan se lamenta: “Así pasaron otros 5 años pensando, ‘Bah, es un mito creado por la prensa’”. Hasta un día, leyendo el Village Voice. En la última página había un pequeño anuncio del Grupo de Apoyo al TDAH Adulto de Manhattan, ‘Conferencia esta tarde. Médicos: los que se enteran y los que no’”.

rayo-2

¿TERMINA ALGUNA VEZ EL TORNADO?

Los primeros días tras el diagnóstico son muy intensos. Tan intensos que algunas personas simplemente siguen negándolo, demasiado aterrorizadas para considerar las implicaciones, sin saber que hay esperanza – y un montón de herramientas que pueden ayudar. Menuda tragedia. Pero también…

He descubierto que incluso ahora, cuando tengo un mal día, vuelvo a estar dentro del tornado. Pero ya no es una tormenta de Categoría 5. Puede deshincharme las velas, pero no consigue aplastarme.

¿Cuál es la manera más rápida de salir de la tormenta? Sentirla completamente.

Entender que es así como me siento en este momento. Y recordarme a mí mismo que esto también pasará (aunque nunca tan pronto como me gustaría).

Por esto hemos creado “Surviving the Emotional Tornado”. Porque recibir un diagnóstico de TDAH puede parecer el fin del mundo pero, como explican los expertos, ese sentimiento es completamente normal. Es parte del proceso.

Expertos como Alan, Linda y Terry, junto con los Dres.  Edward Hallowell y John Ratey – coautores de  “Driven to Distraction” – y otros, son como un Equipo de Ayuda para Desastres, que te guía a través del tornado, lo más rápido posible, con los mínimos ‘daños por la tormenta’.

Es un don ser capaz de identificar las emociones perturbadoras y destructivas, poder reconocerlas y seguir adelante. Ser capaz de evitar o neutralizar los factores desencadenantes que pueden sabotear nuestro progreso y hacernos caer de nuevo en picado… es algo grande.

Como ya he dicho, incluso ahora, quince años después de mi diagnóstico, puedo volver a caer aún en esos sentimientos de pesar o tristeza. Así que hacer este vídeo me ha ayudado una y otra vez.

Hay sabios consejos que me permiten perdonarme – y perdonar a otros – por no “haberlo reconocido hace tiempo”.

Ahora no es como entonces. Ahora que tengo el diagnóstico, tengo una explicación con la que trabajar. Antes, nadie sabía qué “pasaba” conmigo. Ahora me doy cuenta de que no se trata de defectos de mi carácter sino, como señala el Dr. Ari Tuckman, “Bueno, esto es un trastorno o debilidad del procesamiento de información con base neurológica. Y un montón de gente muy inteligente ha hallado muy buenas ideas, tratamientos y estrategias de concentración que ayudan a otras personas con este trastorno. ¡Y si ayudan a otros, tal vez me ayuden a mí también!”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH en primera persona y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s