Piensa antes de ponerle “dis” a un niño con Déficit de Atención

mom is the word

Hay términos que describen los desafíos que ha de afrontar mi hija, que tiene TDAH. ¿Y por qué no hay algún término guay para “artista creativa”, “niña muy intuitiva” o todas sus otras cualidades?

Jennifer Gay Summers

Del blog Mom Is the Word escrito por Jennifer Gay Summers
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

ADDitude

“¡Mamá! ¡Necesito otro lápiz!” Lee se dejó caer en su silla de la cocina, mientras sus mejillas enrojecían de furia. Arrojó dos lápices rotos al suelo y de una patada los lanzó fuera de la cocina. Le traje un lápiz afilado y puse mi mano sobre su hombro.

“No seas tan dura contigo misma”.

“Es que odio hacer trabajos escritos”.

“Claro. Tienes disgrafía. Por eso te resulta difícil escribir”.

“¿Otra “dis”?” Lee luchaba por contener las lágrimas, mientras empezaba a escribir, rasgando la hoja con el lápiz. “¡Estoy aburrida y harta de tanta “dis”! ¿Cuántas más tengo?”

La rodeé con mis brazos y la abracé. Al tratar de explicarle sus dificultades, había pisoteado su autoestima. ¡Bravo, mamá!

Cuando los padres escuchamos por primera vez la palabra TDAH, es probable que sólo sea el principio. El médico nos dice que puede haber “trastornos comórbidos” junto con el TDAH. Al oír la palabra comórbido, me viene la imagen de alguien llevado en camilla al depósito de cadáveres. Entre los posibles trastornos comórbidos están el trastorno de procesamiento sensorial, el trastorno oposicionista desafiante y los trastornos del aprendizaje como dislexia, discalculia y disgrafía. Hay muchísimas “dis”.

Las busqué en el diccionario, tratando de diagnosticar la raíz de estos temibles términos. Descubrí que la raíz latina de “disfunción” indica “mal” o “estropeado”. La palabra “déficit” significa “menos de lo normal” y trastorno viene de “funcionar al revés”. Demasiada carga negativa para echar sobre vuestro hijo.

Mi objetivo era ver a Lee sin esas “dis” y centrarme en sus fortalezas y habilidades. Siempre acentúo lo positivo y alabo sus dones. ¿Por qué no hay un término para designar al artista creativo, al de corazón generoso, a la niña profundamente intuitiva?

Sé que no se pueden cambiar esos términos. Los médicos, psicólogos y neurólogos los necesitan y los utilizan para el diagnóstico y tratamiento. Los padres necesitan palabras positivas, de esperanza y de cariño, cuando su hijo se encuentra en problemas. Hubiera sido mejor decirle a Lee: “Veo que lo pasas mal cuando tienes que escribir. Vamos a aplicar las medidas de adaptación para hacer los deberes en el ordenador. Puedes dictarme a mí el trabajo”.

Lee tendrá que encontrar explicaciones para sus desafíos conforme avance en su camino hacia la edad adulta. Necesitará conocerlos para hallar herramientas con las que hacerles frente. Pero cuando tienes una hija adolescente con TDAH hipersensible a la crítica o el rechazo, que trata de encontrar su identidad cuando empieza a ir al Instituto, no hace falta ponerle todas sus “dis” alineadas frente a ella.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH en casa y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s