La elección de profesionales del TDAH para tratar a vuestro hijo

Trabajar con médicos en los que confiáis puede ayudaros a ganar seguridad como padres. He aquí cómo encontrar el mejor equipo para tratar el TDAH de vuestra hija.

ADDitude

Escrito por Perri KlassEileen Costello
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

perri klass   Dr_Eileen_Costello

Elegir rumbo

Haced las siguientes preguntas al pensar en posibles terapias y terapeutas:

• ¿La terapia se dirige a los problemas que afectan a mi hijo? Tened en cuenta lo que estáis buscando. ¿Qué capacidades queréis que adquiera?, o ¿qué conductas os gustaría que disminuyeran?

¿Cómo sabremos si funciona? Haced esta pregunta en la evaluación inicial. ¿Cómo decide el terapeuta? ¿Qué evaluaciones hace al principio y con qué frecuencia las repite?

¿Y si no funciona? ¿Podéis confiar en que el terapeuta os hará saber si cree que el programa no funciona o si no encaja con vuestra hija?

¿Qué compromiso se exige? ¿Existe riesgo al detener el programa de golpe, si no es eficaz? Si es una terapia de grupo, ¿qué importancia tiene que vuestro hijo la siga todo el semestre o el año? ¿Cómo afectaría a los demás niños del grupo si no lo hiciera?

¿Cuánto durará?

¿Tiene nuestro hijo la edad adecuada? Hay evidencias que indican que, cuanto menor es la edad en que se empiezan a tratar los comportamientos problemáticos, mejor se progresará.

Hace tiempo, la mayoría de los niños diferentes no eran encuadrados en categorías diagnósticas formales como el Trastorno por Déficit de Atención (TDA-H). Les llamaban excéntricos o extraños, les seguían la corriente como bichos raros, les mimaban como pequeños genios o les marginaban como inadaptados.

Todos recordamos niñas así de cuando íbamos a la escuela; es probable que no recibieran ningún tratamiento, que no tomaran medicación, no buscaran terapia para el TDAH ni se les asignara ningún término psicológico en su travesía por la infancia.

Mirad ahora esas mismas aulas y patios: veréis una diversidad de diagnósticos: TDA, diversos problemas de aprendizaje, Disfunciones de Integración Sensorial (DIS), Trastorno Negativista Desafiante (TND)…

La infancia se ha convertido en una sopa de letras. Si un niño no se comporta normalmente, es probable que sea sometido a pruebas intensivas que conduzcan a un diagnóstico, a una confirmación de ese diagnóstico y, a continuación, a un programa terapéutico individual, con intervenciones en el hogar y posiblemente medicación. Está bien que las cosas sean así. Ya no damos por supuesto que a los niños que pasan dificultades se les deba dejar que salgan adelante solos.

Pero para los padres de estas niñas – esto es, vosotros – el mundo actual ofrece sus propias dificultades. En un mundo perfecto, confiaríais en un equipo erudito y sensible de expertos que recibiría a vuestra hija sin ideas preconcebidas y se tomaría su tiempo para llegar a conocerla. Sus recomendaciones serían realistas y prácticas, y las consultas de evaluación y seguimiento estarían totalmente cubiertas por vuestro seguro.

Lo sentimos, pero no tenemos ningún mapa de ese mundo. Como quizá hayáis descubierto, con tantos diagnósticos entre los que decidir, y con una lista mareante de especialistas para tomar esa decisión, los padres de niños diferentes pueden perder tiempo, dinero y horas de sueño y, al final, no saber más que antes; y quizá tener menos confianza en su propio instinto.

Bien, puede que no tengamos mapa, pero nuestro objetivo es ayudaros a obtener la mayor parte, si no la totalidad, de lo que necesitáis para reunir a vuestro equipo de expertos. Ya estéis todavía buscando un diagnóstico que tenga sentido para vosotros o ya estéis metidos en el tratamiento, los siguientes consejos os ayudarán a tomar decisiones informadas sobre profesionales para vuestra hija.

El punto de partida

Los padres suelen comenzar con el médico de Atención Primaria de su hijo, pediatra, médico de familia o enfermera de Atención Primaria. Algunos pediatras tienen formación adicional en comportamiento y desarrollo, y muchos otros tienen especial interés en el tema. Pero todos los pediatras pasan mucho tiempo viendo bebés y niños y tienen una cierta idea de lo que entra dentro de lo normal y de las variantes que están en los márgenes de la normalidad.

Si le habéis transmitido vuestra preocupación a la pediatra y ésta, tras escucharos con atención, entrevistar a vuestro hijo y examinarle, no ha encontrado motivo de alarma, podéis estar tranquilos. No es ningún certificado, por supuesto, pero es probable que lo que veis entre en la categoría de “estar pasando por una fase”. Puede ser difícil juzgar si la conducta de oposición y los berrinches de un niño de dos años se salen de lo normal, especialmente si ese niño de dos años es vuestro primer hijo.

Si confiáis en vuestro médico, podéis dejar las cosas así, al menos durante unos meses. Probablemente no hay ninguna prueba que haya que hacer con urgencia para obtener una respuesta esencial. (Obviamente, no estamos hablando de diagnosticar sordera, autismo clásico o convulsiones; es importante que los niños con problemas psiquiátricos o médicos severos sean diagnosticados y tratados lo antes posible).

Pero si estáis realmente preocupados por el desarrollo de vuestra hija, comunicádselo a la pediatra. Miradle a los ojos, decidle que estáis preocupados y por qué exactamente. Luego fijad una cita para hablar específicamente de vuestra preocupación. No tratéis de explicársela durante, digamos, una consulta por una molesta infección de oído.

Vuestra preocupación debe impulsar al pediatra a realizar algún tipo de evaluación sistemática del desarrollo, no sólo “echar una ojeada” a vuestro hijo. Si no os sentís escuchados, solicitad una segunda opinión. La mayoría de los pediatras estará abierta a derivar al niño a un colega especializado en comportamiento y desarrollo, si estáis de veras preocupados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diagnóstico TDAH y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s