Cinco Superpoderes del TDAH

Rick Superhero

Escrito por Rick Green
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

totally-add-logo

Primero, lo primero: una advertencia. Una aclaración. Un desmentido. El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad no es ningún don. No es una bendición. Y no estoy insinuando que sea algo maravilloso.

Tampoco estoy insinuando que debas sentir envidia si resulta que no tienes problemas profundos de concentración, inatención, inquietud, continuidad, distracciones, memoria, procrastinación, regulación de las emociones, etc.

El TDAH se considera un trastorno porque puede sabotear todos los ámbitos de la vida: tu carrera, tu matrimonio, tu capacidad como padre y tus sueños. Es así de malo. Y cada persona con TDAH tiene una combinación única de síntomas y problemas. ¿Procrastinación, exceso de compromisos, impaciencia, habitaciones ruidosas? Esos son los míos. Otras personas con TDAH no consiguen manejar el tiempo, pierden cosas u olvidan las citas.

Ya lo sé, TODOS afrontamos esos desafíos en nuestro mundo de hoy, lleno de distracciones. Pero para un 4 ó 5% de los adultos, llegan al punto de causar problemas serios. Lo bastante malo como para acudir a un médico en busca de ayuda, confuso y preguntando, “¿Qué es lo que me pasa?”

¡OK, BASTA DE ACLARACIONES!

Bien. Has ido al médico y, por suerte, no se han equivocado en el diagnosticado. Eso es bueno, porque una vez sabes lo que está pasando, es posible reducir drásticamente el lado negativo del TDAH y aprender a manejar sus desafíos. Y entonces, en algún punto del camino, podría suceder algo asombroso: puedes descubrir que hay cosas en este “modo de pensar” que pueden resultar ventajosas.

Al menos en ciertas situaciones. (¡Maldita sea! ¡Otra aclaración!) Gritar lo que se te ocurre durante un funeral puede ser un problema. Pero hacer eso mismo como miembro de una compañía de comedia improvisada podría proporcionarte un gran éxito.

Así, mientras que la concentración siempre será el trastorno causado por este trastorno, existen potenciales puntos fuertes que muchas personas con TDAH podemos utilizar en nuestro favor. Lo que nos lleva a una última aclaración: desarrollar cualquier superpoder requiere conocimiento y práctica. Antes de que Spiderman pudiera luchar contra el crimen, el joven Peter Parker tuvo que practicar lanzando telarañas a solas en su dormitorio (hasta entonces, tan sólo sufría de eyección precoz).

¡UN GRAN PODER CONLLEVA UNA GRAN RESPONSABILIDAD!

Sin ningún orden en particular, he aquí cinco potenciales superpoderes del TDAH. ¡Úsalos sabiamente!

1. Súper en las crisis

Un estudio reciente descubrió que el cerebro con TDAH tiende a producir más ondas theta que la media. Las ondas theta son las que se producen cuando te estás quedando dormido. O cuando escuchas a tu suegro contar historias sobre la pesca de la lubina. Indican un estado de profunda relajación.

Así que en situaciones extremas – un desastre, una crisis, o incluso algo emocionante –, cuando el cerebro de la mayoría se sobrecarga, el nuestro pasa a modo… “normal”. Como dice un médico en “ADD&Loving It?!”, en una situación de emergencia, recurriríamos a la persona con TDAH.

Varios médicos nos han dicho que suelen ver mucho TDAH en médicos y enfermeras de Urgencias, policías, bomberos, personal de rescate, periodistas, agentes de bolsa, deportistas profesionales y animadores. Cuando los demás están en crisis, nosotros podemos estar serenos y bajo control.

¿La desventaja? Cuando la vida es serena y todo está bajo control, nosotros estamos en crisis. La soporífera reunión de personal va por su segunda hora y nosotros estamos a punto de explotar, sin poder parar quietos en la silla. Esta es probablemente la razón por la que las personas con TDAH suelen acabar metidas en actividades de alto riesgo: son las que hacen despertar a su cerebro.

Alan Brown, de “ADDCrusher”, habla de tener cuidado al decidir cómo conseguimos emociones fuertes. Él alimentaba su necesidad de velocidad con drogas; ahora participa en carreras. En cuanto a mí, me siento más tranquilo en un escenario, delante de mil personas, que antes de sentarme a escribir este artículo.

2. Súper creativo

Un estudio realizado en la Universidad de Memphis ha confirmado lo que muchos expertos nos han dicho y muchos libros sobre TDAH afirman… Las personas con TDAH suelen ser más creativas que sus iguales sin TDAH. De media. No todas las personas con TDAH son Leonardo Da Vinci. Aunque existen pruebas sólidas de que Leonardo Da Vinci tenía TDAH.

En ese estudio, 30 estudiantes con TDAH puntuaron más alto que sus iguales en 11 pruebas diferentes de creatividad (¿¡Tú sabías que los médicos pueden medir la creatividad!?).

Podrían ser de nuevo esas ondas Theta: en ese estado de profunda relajación, resulta que el subconsciente es más accesible, a lo que acompaña una gran creatividad y perspicacia.

Así que cualquier empresa que quiera estar en la vanguardia de la innovación debería contratar a unos cuantos tipos con TDAH para generar ideas innovadoras. Y luego contratar a un puñado de personas que sean muy buenas a la hora de llevarlas adelante y cuidar los detalles para que eso suceda de verdad.

¿La desventaja?

“Espera, se me ha ocurrido otra forma de hacerlo… Y otra. Y tres más… “

La creatividad necesita límites y estructura. Como explica el Dr. Ned Hallowell, autor de “Llevado a la distracción en el trabajo”: “Hazte amigo de la estructura y de la organización. Tendemos a verlas como enemigas, porque creemos que pueden inhibir nuestra creatividad. Y nos resistimos a la estructura. “Oh, no, eso es para gente aburrida con Trastorno por Exceso de Atención. Yo soy libre; tengo TDAH”. Gran error. La estructura, de hecho, potencia la creatividad. La estructura te libera. Mis ejemplos favoritos son Shakespeare y Mozart, dos de los genios más creativos que jamás hayan existido. Shakespeare escribió empleando formas tremendamente restrictivas: verso blanco, pentámetro yámbico, di DA, di DA, di DA, di DA, di DA. Dentro de esa estructura, creó una variedad infinita; creó una extraordinaria variedad, pero necesitaba esa estructura”.

3. Súper intuitivo

Algunas personas con TDAH dicen poseer ‘sentido arácnido’. Algunas juran tener percepción extrasensorial.

Puede que haya una explicación más sencilla.

Y tiene que ver con el filtrado.

El cerebro medio se las arregla para ordenar y filtrar todos los estímulos visuales, sonidos, olores, sabores y sensaciones táctiles hasta unos manejables 40 bits de información por segundo. El cerebro TDAH tiene una sobrecarga de estímulos sensoriales, además de problemas con lo que llamamos Funciones Ejecutivas. Esto es, ordenar, filtrar, decidir, descartar, priorizar, desarrollar, comprobar detalles, revisar el avance, seguir los procedimientos.

Sé que has experimentado el lado negativo de esto… Pero, sólo por un momento, considera el lado positivo. Cuando el cerebro conserva mucho de lo que algunas personas considerarían ruido irrelevante, pueden aparecer de una forma peculiar: a veces, podemos darnos cuenta de cosas que otros naturalmente filtran. Es por lo que tantas personas con TDAH jurarán que son intuitivas, casi psíquicas, captando ciertas cosas.

4. 3, 2, 1… ¡Despegue!

Bueno, seguro… a veces un poco de previsión da mucho de sí. Y ahorra mucho tiempo. A veces es mejor dedicar 73 segundos a leerse las instrucciones que trae ese kit de silla de jardín. Pero… empezamos rápido. Nos lanzamos a ello. No nos preocupamos, nos molestamos ni perdemos tiempo en una interminable investigación.

¿Y cuando las personas se resisten a asumir riesgos, son reacias a los cambios, se obsesionan con los procesos y los procedimientos? Pueden tardar una eternidad en hacer cualquier cosa. La gente sigue aferrada a métodos que no funcionan. Se atascan en la parálisis del análisis.

Pero ¿y cuando una persona con TDAH está inspirada? Es lo que dice Linda Roggli en su libro, “The ADDiva”: “Soy un Sí a Todo.”

5. Visión Láser

Me llevó algún tiempo empezar este artículo. Dar largas. Retrasarlo. Comprobar el correo electrónico. Crear un meme divertido. Ver un vídeo que estamos editando. Café. Una galleta.

Entonces, o empezaba a escribir, o volvía a afilar los lápices. Así que pensé, “Voy a escribir durante 3 minutos. Sólo 3 minutos. Así al menos empiezo”. ¿Y entonces? Fueron bastante más de 3 minutos, aunque no podría decir cuánto más.

¡Bienvenidos al hiperfoco!

Estar inspirado. Sentir el flujo. El superpoder opuesto a estar a la deriva, perderse en los pensamientos, soñar despierto, divagar…

Aquella especie de inquietud y agitación que me mantenía haciendo todo menos lo que debía – o sea escribir – de repente ¡Puff! se fue. En “ADD&Loving It?!”, la Dra. Laura Muggli nos dijo que su propio TDAH le permitió hacer el examen final de 6 horas con un solo descanso. Sus compañeros sin TDAH necesitaron hacer bastantes descansos.

¿La desventaja? En lugar de hiper-concentrarnos en un examen, escribiendo un blog o terminando un proyecto, podemos estar hiperconcentrados en lo que no debemos: pasarnos cuatro horas diseñando una tarjeta de cumpleaños personalizada… y llegar tarde a la fiesta.

‘LA LIGA DE LA INJUSTICIA “

Llegados a este punto, puede que te preguntes: si tenemos estos increíbles poderes, estos potenciales tan poderosos, ¿por qué no gobierna el mundo la gente con TDAH?

Bueno, de alguna manera lo hacemos. Si hablas con expertos en TDAH, te dirán que algunos de sus clientes están entre las personas con más éxito del mundo. Campeones deportivos. Empresarios brillantes. Actores famosos. Millonarios punto-com. Grandes vendedores.

Pero la mayoría de los adultos con TDAH pasan dificultades. Sí, incluso quienes tienen éxito.

Porque, si bien podemos tener estas potenciales capacidades, no suelen estar bajo nuestro control. Si lo estuvieran, yo habría comenzado este artículo hace tres meses, cuando se me ocurrió por primera vez. Y sería capaz de sentarme a revisarlo cuidadosamente.

Pero incluso ahora, puedo sentir que mi explosión de hiperfoco empieza a disiparse.

Estoy en mi propia “Fortaleza de Soledad”. Y es sólo ahora, al salir del hechizo mágico, cuando percibo el sonido de nuestro editor al irse a casa, la caldera que se enciende, el olor del café. Penetran en el hiperfoco, alterando el invisible campo de energía que me envuelve cuando estoy abstraído.

Por suerte, al igual que muchos superhéroes, formo parte de un equipo. Si dependiera sólo de mí, este artículo llegaría a la página Web dentro de tres meses. O tal vez nunca. Pero mi entrenador me ayuda a incluirlo en mi agenda, mi esposa, Ava, y nuestro asistente web, Jimi, comprobarán que está corregido, libre de erratas y colocado en el lugar adecuado para que lo puedas encontrar.

Todo lo que necesitamos en nuestro equipo de súper héroes es… ¡un Maestro del Papeleo! ¡Así seríamos invencibles!

 

 

 

 

.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH en primera persona y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cinco Superpoderes del TDAH

  1. Reblogueó esto en Neuropsicología en Córdobay comentado:
    Interesante artículo sobre las capacidades y discapacidades del TDAH

    Me gusta

  2. Omar Francisco Aradillas Sierra dijo:

    Perdón pero… Faltan dos superpoderes o quizá no estén numerados y deseo saber cuáles son, si fuera tan amable de ponerlos le estaría eternamente agradecido. (Soy TDAH con 32 años).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s