¿Nos han engañado los dioses? La mitología del don del TDAH

Jeff Siegel

Escrito por Jeff Siegel
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés
Podcast en inglés

God lied

Cuando oigo la expresión “el don del TDAH”, una rabia venenosa me transforma en un moderno Jack el Destripador. Quiero descuartizar a la persona que dijo aquellas palabras. Cuando la encuentre, me imagino arrodillado sobre su cuerpo eviscerado, sosteniendo sus entrañas calientes mientras su sangre gotea sobre mis muslos y encharca el suelo. Sólo entonces se aplaca mi rabia. Sólo entonces me tranquilizo. Pero la paz interior dura poco. Las palabras resuenan en mi cabeza. Ellos se burlan y se mofan. Hacen una promesa pero no la cumplen. La rabia se acumula de nuevo. Espero con paciencia a la próxima víctima de mi sed de sangre, para experimentar esa momentánea calma.

Seis años de idas y venidas con la terapia me han ayudado a comprender el origen de esta rabia. Mi odio a los que creen en “el don del TDAH” es una reacción a mi propia creencia continuada en ese “don”. Como un ministro que niega su homosexualidad, pero en el fondo sabe que sí es homosexual, yo le grito al mundo que el TDAH no es ningún don, pero en el fondo sigo pensando lo contrario. ¿Cómo llegué a creer algo que es notoriamente falso?

Yo creía en el don del TDAH porque los dioses decían que es un don. Se puede leer en la Sagrada Escritura:

“Las personas con TDAH tienen dones especiales, aunque no se vean. Entre los más comunes, originalidad, creatividad, carisma, energía, vitalidad, un sentido del humor poco corriente, brillantez intelectual en algunas áreas y tenacidad. Algunos de los empresarios con más éxito tienen TDAH, al igual que algunos de nuestros más creativos actores, escritores, médicos, científicos, abogados, arquitectos, deportistas y personas dinámicas en todos los ámbitos de la vida.”

(pág. 34 de “TDA Controlando la hiperactividad: Cómo superar el déficit de atención con hiperactividad (TDAH) desde la infancia hasta la edad adulta” de John Ratey y Edward M. Hallowell)

Me tomé en serio estas palabras. ¿Por qué no iba a hacerlo? ¿Acaso iban a mentir los dioses? ¿Iban a decir falsedades?

Las personas con TDAH tienen dones especiales. Esto se convirtió en mi evangelio. Leí las palabras de nuevo y declaré a mi alrededor que tengo un don especial. Les leí las palabras de la Sagrada Escritura. “¿Lo ves? ¡Tengo todos los signos de este don divino! Soy inteligente, creativo, divertido y emprendedor. ¡Como la noche sigue al día, si los dioses que es así, debe ser así!”

Aguardé mi transubstanciación TDAH, en la que mi espíritu emprendedor me convertiría, aquí en la tierra, en Jeff Siegel, un Magnate Financiero rodeado de riquezas y concubinas.

No ocurrió nada de eso.

Releí las Sagradas Escrituras. Encontré más pasajes que demostraban mi superioridad innata, pasajes que demostraban que yo poseía “el don”.

“Las personas con TDAH tienen a menudo un “sentido” especial de la vida, una manera de ver el meollo de los asuntos…”

(pág. 53 de “TDA Controlando la hiperactividad”).

¿Tener TDAH significa ser tonto? No, en absoluto. Significa que tienes una mente rápida. Significa que puedes hacer cosas que mucha gente no puede hacer, porque eres muy agudo. Significa que tienes un don

(pág. 147).

Pasaron seis meses. Ningún cambio. Pasó un año. Ningún cambio. Pasaron dos años. Seguía sin haber cambios. ¿Cuánto tiempo debo esperar? ¿Cuándo va a llegar el don? ¿Cuándo me van a transformar sus poderes místicos?

Estoy empezando a dudar de la palabra de los dioses y eso me da miedo. He leído las obras apócrifas del Dr. Barkley. Él asegura que no hay ninguna prueba de que el TDAH sea un don. Según este profeta, no habrá ninguna transformación mágica y, si por algún milagro, se produce alguna transformación, no será causada por “el don”. Será causada por mi propia voluntad de cambiar.

Estoy confuso. Estoy deprimido. Estoy enfadado. Los dioses han mentido. Todo es un mito.


Espero que hayas disfrutado con mi incursión en lo bíblico y lo macabro. Sin embargo, para asegurarte que no me he salido del tema, volveré a formular el punto principal de este artículo. Voy a hacer algo que me suele resultar difícil. Voy a ir al grano.

La mitología del don del TDAH me ha causado años de angustia. “TDA Controlando la hiperactividad” fue mi primer encuentro con la literatura sobre el TDAH; sus palabras se grabaron en mi mente y aún me siguen obsesionando. Estoy enfadado porque me engañaron. Confié en sus palabras. Las repetí como si fueran el evangelio. Eran sólo una sarta de mentiras, un mito, un cuento de hadas. Necesitaba saber cómo de alta era la montaña que debía escalar. Necesitaba la cruda realidad del TDAH y lo que me contaron fue un cuento de los hermanos Grimm. Los dioses actuaron de forma irresponsable al difundir aquellas palabras. Por desgracia, no son los únicos que actúan irresponsablemente. La Dra. Lara Honos -Webb también ha cometido el pecado de la mentira. Estoy seguro de que hay más.

Lo que deberían hacer es confesar sus pecados y decir la Verdad. Es la única forma de evitar que otros experimenten la ira, la rabia y la desilusión cuando la realidad del TDAH choque con la mitología del TDAH. Permitir que estas palabras sigan circulando por el mundo es, creo yo, una violación de su juramento de ayudar a los demás, de no hacerles daño intencionadamente y, si tienen conciencia de alguna transgresión, de resarcirles por esa transgresión para evitar daños futuros. Seguro que es algo que podemos esperar de los dioses del TDAH.

 

 

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH en primera persona y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s