TDAH y duelo

Terry Matlen 2

Escrito por Terry Matlen

Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu

Texto original en inglés

Grieving

Hace algunas semanas perdí a mi padrastro… a la avanzada edad de 91 años. A pesar de que su muerte no fue ninguna sorpresa, dada su edad y sus muchos problemas de salud, me chocó lo duro que resultó para mí en muchos aspectos.

Desde el punto de vista del TDAH, sólo había una cosa fácil en todo esto: no tenía que decidir qué ponerme para el funeral. Sí, sé que suena extraño o insensible, pero es cierto. Así que pasemos a algunas cosas relacionados con el TDAH que fueron difíciles. Me pregunto si algunos de vosotros os sentiréis identificadas.

Aparte del lógico dolor de perder a alguien cercano y sus efectos sobre los demás seres queridos, me di cuenta que estaba descolocada en varios sentidos, sobre todo ante un problema que yo llamo multitarea emocional. Sí, he buscado el término en Google y ya he visto que no es un invento mío. Bien.

Dicen que a las personas con TDAH se nos da bien hacer varias cosas a la vez. No estoy de acuerdo, al menos en mi caso y en el de muchos adultos con TDAH que conozco: solemos agobiarnos y desquiciarnos cuando nos llegan demasiadas cosas a la vez.

No sólo hay una avalancha de emociones que la persona afligida debe asumir (el torbellino de sentimientos, incluso si creías estar preparada; el trato con familiares con los que no te llevas bien, cargar con tu propio dolor a la vez que ayudas a otros a superar el suyo, etc.); también hay cuestiones prácticas que atender: gestionar la herencia, el papeleo, los objetos personales… todo mientras tu rutina ha saltado por los aires; esto te hace sentir, repito, desquiciada y, mucha veces, perdida y confusa.

Los adultos con TDAH solemos tomarnos las cosas muy a pecho. Abordé esto en mi libro “La Reina de la distracción”, pero merece la pena repetirlo. El dolor, las preocupaciones, los problemas, el miedo, la ansiedad- no solemos vivirlas como cosas pasajeras. Dejan cicatrices en el espíritu durante semanas, meses y muchas veces de por vida. Nos dicen que “tenemos que superarlo”. Nos dicen que esos sentimientos no son normales. Pero cuando entra en escena el TDAH (muchas veces acompañado de sus desagradables compañeras, la ansiedad y la depresión), hemos de tomar un camino diferente a nuestros amigos y familiares sin TDAH, concedernos un tiempo extra para recuperarnos y buscar aún más consuelo y apoyo ante las dificultades de la vida.

¿Y tú? ¿Qué grandes cambios en tu vida te han descolocado? ¿Cómo lo superaste?

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH en primera persona y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a TDAH y duelo

  1. monica leites dijo:

    son madre soltera,tengo tdh y el nacimiento de mi hijo(que también tiene tda)puso mi vida patas para arriba.recien cuando diagnosticaron a mi hijo con 5 años,me entere que yo también lo tenia,todo es mas pesado cuando tienes tda,pero nada es imposible,hay que aprender estrategias,soy enfermera,madre,estudio,trabajo,manejo(jaja eso también es un problema)es solo cuestión de hacer adaptaciones.vivi 40años sin saber que tenia tda,solo hice lo que pude y lo sigo haciendo y no jodo a nadie,es básicamente vivir en paz!!!!!!saludos a todos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s