TDAH: Plantar cara al mundo

 Rick Green

Escrito por Rick Green
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

totally-add-logo

“Yo no creo en el TDAH”.
“Es un invento de los médicos y las grandes empresas farmacéuticas
“Son profesores vagos y padres débiles que no quieren enseñar disciplina a los niños.”
“Es sólo una moda pasajera. Como los padres tienen que trabajar, los niños se asilvestran en la calle…”

Y así, sucesivamente.

Probablemente tú también has recibido tu buena ración de rechazo, desprecio y sinceramente, ‘ese montón de basura’ de personas que no tienen ni idea de lo que es el TDAH. Por desgracia, una de ellas puede haber sido tu médico, un familiar o un amigo.

Para mí, empezó para el día en que empecé a decirle a la gente: “He descubierto que tengo TDAH.”

“ES SÓLO UNA EXCUSA PARA HACER EL ZÁNGANO”

Cuanto más se aprende sobre el TDAH, más frustrante es soportar las tonterías de gente desinformada que dice. Te entran ganas de abofetear a algunos, en sentido figurado o literal.

Acaba resultando agotador.

Tengo que admitir que yo sólo llevo unos cinco años defendiéndolo abiertamente, mientras que algunos de los expertos de nuestros videos llevan en esta lucha veinte o treinta años.

“ES POR INTERNET. ES POR LOS VIDEOJUEGOS. ES POR LOS ADITIVOS”.

Mientras que el mundo va siendo más consciente de que el TDAH existe, de que es algo neurológico, químico y genético, no una falta moral ni una reacción al colorante alimentario rojo, aún queda mucho por hacer.

“SI ES REAL, ¿DÓNDE ESTABAN ANTES TODOS ESTOS ADULTOS CON TDAH?”

¿La respuesta a esa pregunta? Estaban sufriendo. Y mal diagnosticados. Y recibiendo tratamiento para algún trastorno, pero no para el TDAH. No recibían la ayuda que necesitaban. Y, ya de adultos, han conseguido averiguar cómo hacer que las cosas funcionen, como yo tuve la suerte de conseguir, o se han rendido y viven frustrados y desesperados.

Linda Roggli, la “TDivA”, admitió en su entrevista con nosotros: “Pensaba que todos los demás poseían el secreto. Yo lo llamaba “el secreto”… como que todos conocían la respuesta, todos sabían cómo llevarse bien, todos sabían cómo tener amigos… Y yo nunca podía entenderlo. En su lugar, me construí una fachada socialmente aceptable y tras ella, rezaba para que nadie se asomase a mirar tras las cortinas y descubriera que era un bicho raro”.

“BICHO RARO, PERDEDOR, TORPE , LENTO, PEQUEÑO ASTRONAUTA… ”

La primera vez que alguien resopló ante la posibilidad de que yo tuviera TDAH y de que eso explicase cómo y por qué me costaban tanto las cosas, me sentí avergonzado. Y enojado. No supe cómo digerirlo.

Así que me convertí en lo que mi hermano llama una manguera de información. Un chorro abrumador de información que demostraría que ¡TENGO RAZÓN!

Iba a defenderme. Discutiría. Les derrotaría. Y acabaría con ellos.

Pero curiosamente, nadie dijo: “Creo que tienes razón. Gracias por explicármelo.” En lugar de eso, cambiaban de tema. Y nunca volvían a hablar de ello. Lo que, para mí, significaba que habían visto la luz.

En realidad, sólo habían visto a alguien despotricando. Y diciéndoles que estaban equivocados.

“¡ESTÁS EQUIVOCADO! ¡EL TDAH EXISTE! HAY 4.000 ESTUDIOS… ”

Así, durante muchos años conseguí acallar a los engreídos y a los ignorantes. Pero nunca les hice cambiar de opinión. Sí, dejaron de escupir sus necios disparates… delante de mí. Pero en vez de pensar que lo que yo decía podía tener fundamento, simplemente me tacharon de fanático. Yo habría hecho lo mismo.

Me ha costado sólo unos diez años encontrar una respuesta mejor. Pero ahora la tengo.

En lugar de convertirlo en una batalla, en lugar de defenderme, derrotar y destruir a quienes no conocen los datos, he aprendido a desarmarles. ¿Cómo?

Como explico en mi video “Facing the world”, voy a enseñarte cómo desarmar al “enemigo” reconociendo una verdad incómoda: que yo antes formaba parte del enemigo. Yo era como ellos.

Sí, es cierto. Hubo un tiempo en que yo no sabía nada sobre el TDAH. Incluso hoy en día, hay muchas cosas que no sé. Qué demonios, incluso hay muchas cosas que los mejores expertos no saben. Pero cuando empiezo diciendo: “Sí, eso es exactamente lo que yo pensaba…”, bueno, sucede algo mágico.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adultos con TDAH, TDAH en primera persona y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a TDAH: Plantar cara al mundo

  1. Pepi Palma dijo:

    Es pero que alguien me diga que es TDAH pues no tengo ni la menor idea , soy bastante ignorante en muchas cosas pero en esta mucho más

    Me gusta

  2. Pingback: ¿Tiene TDAH todo el mundo? | Dra. Elena Díaz de Guereñu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s