El TDAH es una parte de mí

Kelly Babcock

Escrito por Kelly Babcock
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

adhd-man pc216

Sabes que tengo TDAH. Si no lo sabes, dedica un par de minutos a ojear mis artículos en este blog, “TDAH, un tipo distraído” y en un momento conocerás la verdad, o al menos mi verdad.

Y sabes qué es el TDAH, o espero que lo sepas. Sabes que es una falta de capacidad para concentrarse, no una falta de voluntad de hacerlo. Sabes que es una falta de capacidad para priorizar y planificar de manera eficaz, no una falta de inteligencia.

Sabes que parece deberse a una desconexión parcial entre el córtex pre-frontal y el resto del cerebro. Sabes que significa un mayor riesgo de problemas de conducta y de salud, de embarazos no deseados y de adicciones.

Y sabes que es descorazonador pensar en todo esto. Y sabes que son cosas que te suceden a diario. Y sabes cuánto agotamiento y exasperación supone tratar con ellas.

Es todo bastante deprimente. Es mi propia mente, la que aporta tanta creatividad a mi vida y a mi mundo, la misma que me causa todos estos problemas cada día.

Es el momento para una analogía…

¿Alguna vez has tenido un diente roto rozándote la lengua continuamente? Cuando ha pasado un rato, ya no notas los demás dientes. Te has olvidado de las mejillas, la garganta, el paladar y el resto de la boca. El diente roto y la parte de la lengua donde roza se han convertido en toda tu boca. Tratas de que la lengua no lo toque, pero cuando ya lo consigues y estás pensando en otra cosa… se mueve sola y… lo vuelve a tocar.

Después de un tiempo, la parte de la lengua que toca el diente se vuelve más sensible. Incluso puede empezar a dolerte. Te sientes frustrado por esa irritación y, sin embargo, todavía lo haces, todavía… vas…. y tocas el diente.

Mi frustración con todo lo negativo del TDAH es igual que la frustración con la lengua y el diente. Lo ocupa todo y hace desaparecer lo demás. Llega a convertirse en el centro de mi mente. (¿¡Y yo que pensaba que no podía centrarme!?)

Pero de vez en cuando, me encuentro hablando con alguien que trata de entender el TDAH, o con alguien que lo entiende, pero tiene una visión más positiva de su vida con TDAH, y eso me recuerda que hay algo más.

¿Qué más?

Se me da bien solucionar problemas. Creo que soy un escritor muy competente. Soy un buen fotógrafo y sé tocar la guitarra y cantar. Disfruto con la buena literatura y me encanta hacer reír a la gente.

Sé cocinar. Incluso soy capaz de coser. (Pero prefiero no hacerlo, así que no se lo digas a nadie, ¿vale? Vale.) Puedo hacer gráficos digitales primitivos, (primitivos en el sentido de que “parecen hechos por cavernícolas”) y soy un contratista bastante bueno. Puedo servir mesas en caso de apuro, recoger los platos y lavarlos en un lavavajillas industrial. Sé montar a caballo o en moto, conducir un camión, un coche, una carretilla elevadora o un tractor. Y he conducido un dumper y un bulldozer, aunque dudo que nadie me contratase para hacer estas dos últimas cosas. He hecho ambas, pero no soy ningún experto.

Podría seguir, pero parece como si estuviera fanfarroneando, y eso es algo que aborrezco. Creo que ya he dejado claro lo que quería.

¿Y qué quería dejar claro?

Por tanto, el TDAH es parte de mí, pero sólo eso. Una parte de mí. Y como el diente roto, es una parte molesta de mí que parece más grande de lo que es realmente, por toda la frustración que produce.

No digo que ignores tu TDAH; yo tampoco puedo ignorar el mío. Pero reconozcamos cuánto más hay en nosotros. ¿Podemos hacerlo? Espero que sí.

 

 

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adultos con TDAH, TDAH en primera persona, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El TDAH es una parte de mí

  1. Eva Pardo dijo:

    Gracias mi hijo tiene tdah y tu forma de definirlo me a ayudado a entenderlo mejor

    Me gusta

  2. Melisa fuentes dijo:

    Hola, mi hijo de 7 años fue diagnosticado con tdah , y me sentí mal, porque el médico me señalo ese déficit como algo catastrófico, incluso no lo comprendíamos hasta q empeze a leer artículos sobre el tema y vi q no era como ese médico me lo describió, ahora a mi hijo le canalizo toda esa energía de más con deporte y ayudándole de otras maneras; y veo q es una persona brillante que tiene mucho q dar, es muy inteligente también!! Gracias a usted por escribir!!! No sabe cuanto nos ayuda!!

    Me gusta

  3. Pingback: El TDAH es una parte de mí | A nuestro h...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s