El tratamiento del TDAH ¿Estamos enfocándolo mal?

Zoe_Kessler_profile_th

Escrito por ZOË KESSLER, BA, B.ED.
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu 
Texto original en inglés

adhd-zoe pc216

Gran parte de lo que leemos sobre adultos con TDAH trata nos habla de cómo superar los problemas y características del trastorno: desorganización, problemas de gestión del tiempo, impulsividad…

Aprecio el último consejo para ordenar la casa como cualquiera, pero creo que estamos olvidando algo fundamental.

Creo que este énfasis en las soluciones para la vida cotidiana va en detrimento de algo que es mucho más importante para que elevemos nuestro potencial al máximo y tengamos una vida plena y feliz.

¿Y no es esto lo que en realidad buscamos con el tratamiento?

No creo que una casa menos desordenada vaya a proporcionarme tanta felicidad como este elemento clave.

¡Si el zapato no te vale, no te lo pongas!

Desde luego, no creo que porque tú y yo nos metamos a la fuerza en cajitas incómodas, inadecuadas, desagradables y claustrofóbicas, el mundo vaya a mejorar. Todo lo contrario.

Muchos de nosotros lucharemos por mejorar nuestras estrategias para el TDAH durante el resto de nuestra vida. ¡Tal vez porque los profesionales que nos ayudan (psiquiatras, entrenadores TDAH, terapeutas, etc.) se centran en lo que no deben!

Sin este elemento fundamental, creo que cualquier tratamiento está condenado a quedarse corto.

¿Cuál es?

A mi juicio, la base en la que han de apoyarse todos y cada uno de los tratamientos (incluida la medicación) aplicados al TDAH –desde estimulantes hasta bolígrafos inteligentes- es la consolidación de un sentimiento central de autoestima.

Esto no es tan simple y sencillo como pudiera parecer.

He estado dando vueltas a esta idea durante mucho tiempo, y he escrito algunos artículos que la esbozan, pero ha sido hace poco, al llegar mi momento ¡Eureka! cuando todo ha cobrado sentido.

Ese momento fue provocado por el último número de la revista “ADDitude” (verano de 2013).

Encontré un artículo titulado “Emoción Conmoción” de William B. Dodson, un psiquiatra de Colorado especialista en adultos con TDAH. (Puedes leer la versión resumida aquí).

Apenas puedo esperar a tener en mis manos su próximo libro, “Lo que te gustaría que tu médico supiera sobre el TDAH”.

Dodson me atrapó desde la primera frase:

“No podrás manejar las limitaciones debidas al TDAH hasta que entiendas cómo procesas tus emociones.”

Conforme avanzaba el artículo, iba cristalizando algo de lo que yo he estado cada vez más convencida: si no tratamos nuestra hipersensibilidad emocional, no lograremos alcanzar todo nuestro potencial como personas que conviven con el TDAH.

Concretamente, Dodson se refiere a nuestra común sensibilidad al rechazo y la crítica y a nuestra propia percepción de que somos, en cierto modo, deficientes. Me está describiendo a mí (aunque últimamente no tanto), al decir que muchas personas con TDAH están constantemente tensas, que no pueden relajarse y que tienen la sensación permanente de que los demás les critican.

¿Suena conocido?

¿Cómo podemos seguir adelante con cualquier tratamiento o mejorar nuestra vida tras el diagnóstico, si para empezar no nos aceptamos a nosotros mismos  o creemos que los demás no lo hacen? ¿No es esto algo que, de por sí, nos desgasta?

A modo de ejemplo, uno de los tópicos sobre las personas con TDAH es que necesitamos más estructura. En un reciente seminario online para la revista ADDitude, me aventuré a decir que, en mi opinión, la estructura estaba sobrevalorada.

Dicho en su contexto, me estaba refiriendo a una forma creativa de actuar que necesita plazos más abiertos para pensar, establecer conexiones poco habituales y aprovechar las nuevas experiencias y la espontaneidad como materia prima sobre la que crear.

Tal vez estoy sobre algo

Me ha encantado ver que Dodson, un profesional médico que trata a adultos con TDAH escribe:

“Lo primero que deben hacer los entrenadores, médicos y profesionales es dejar de tratar de que las personas con TDAH sean como las demás.”

Dodson sugiere, y yo lo comparto, que los TDAH se sienten

“…frustrados y desmoralizados de luchar en un mundo de personas ‘normales’, donde las cartas juegan en su contra”.

No es ninguna broma.

Pero en lugar de intentar adaptarnos, resignarnos o, como él dice, vivir según el manual del usuario “normal”, debemos crear nuestro propio y exclusivo manual de usuario, a partir de nuestros éxitos y fortalezas.

Esto suena mucho menos duro y deprimente que tratar de ser quien no somos –ni nunca seremos.

Para conocer más sobre las ideas de Dodson, os animo a leer sus artículos en la revista ADDitude.

Lo que nos reserva el futuro

Siempre he notado una tensión entre los partidarios de los tratamientos del TDAH que buscan encajarnos en estructuras (laborales, sociales o educativas) en las que -por naturaleza- no encajamos, y aquellas voces más suaves (incluyendo mi voz interior) que consideran erróneo este criterio.

Son tiempos apasionantes; tal vez, con la ayuda del libro de Dodson, aprendamos a ser nosotros mismos en un mundo que no nos comprende, y a salir adelante pese a todo. Siempre ha habido voces solitarias que decían que las personas con TDAH debemos vivir según nuestras propias normas, pero rara vez se ha defendido esta idea de una forma tan sincera, convincente y clara como lo hace Dodson.

Estoy deseando conocer más sobre sus ideas. El debate se anuncia interesante, y puede que haga cambiar el paradigma.

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adultos con TDAH y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El tratamiento del TDAH ¿Estamos enfocándolo mal?

  1. Lida dijo:

    Total Acuerdo.

    Me gusta

  2. Javier dijo:

    Mi hijo de 11 años es tdah y yo, aunque no diagnosticado, seguro que también. Totalmente de acuerdo con este articulo. Lo difícil es encajar en este mundo con unas normas muy concretas y preestablecidas si tus normas no encajan en él. Diría incluso imposible, pero es bueno ser consciente de esto.

    Me gusta

    • Las normas no están hechas para los TDAH y es muy difícil que cambien. Pero es bueno ser conscientes de que, al margen de algunas debilidades, las personas con TDAH tienen sus propias fortalezas, a partir de las cuales pueden desarrollar su autoestima, elaborar su propio modo de actuar y salir adelante. La palabra es resiliencia: fortaleza en la adaptación.
      Gracias por tu comentario. Un saludo,

      Me gusta

  3. Pingback: El tratamiento del TDAH ¿Estamos enfoc&a...

  4. Amaia Santos Guerrero dijo:

    Soy mujer de43 años y después de pasar en la S:S 9 años metiéndome de todo, llegue hace 3 a Quirón con el doctor Hormaechea y descubri que tenia que tirar a la basura mi tratamiento (2 de prozac,3 valiums de 25 y las 2 de dormir al dia) porque no tenia transtorno de personalidad,que mi depresión y ansiedad,y mis tendencias al suicidio(7) eran porque no fui tratada de mi real enfermedad y me la agravaron mas.TENIA UNALTO GRADO DE DEFICIT DE ATENCION CON HIPERACTIVIDAD E IMPULSIVIDAD .Ahora solo tratamos el déficit,y tranquilizamos sin mas medicación,YO trabajo con mi mente,yo lucho para dominar mi hipeactividad, yo lucho para frenar la impulsividad y es muy duro, no llevo ni18 meses enterándome de todo,los restos del anterior tratamiento asta entonces me ayudo a sobrellevar esto, ahora yo trabajo conmigo y a veces contra mi,cada dia se me hace mas cuesta arriba,no salgo de casa,no me relaciono porque he visto mucho cinismo a mi alrededor,nerviosa?muchisimo,ansiosa?tambien,sensible?asta la luna,la lluvia, todo me afectahe dejado de sonreir,mi mirada es triste,no soy la de antes. Es una enfermedad horrorosa y de por vida hay que aprender a llevarla y controlar muchas cosassolo los que la tenemos sabemos lo duro que es, pero siempre están los que por mucho que te quieran y crean que es por tu bien te machacan con eso de que tu puedes controlar la mente ,que eso es fácil, que tu puedes……..,pero hay que llegar a ello,y no se el tiempo que lleva pero para mi estos meses son eternos,y pensar que hay colegios que no saben tratar a los chavales asi,me saca de mis casillas y yo se de un centro donde hay chavales con mi enfermedad y es horrible lo que el crio pasa y la madre,incluso los educadores del gobierno vasco no saben tratar a estos chavales

    Me gusta

  5. Paloma Zavala dijo:

    Muchas gracias por la información, ya mismo me pongo a buscar documentación del Dtor Dodson. Trabajo con adolescentes con TDAH y creo que lo primero es que sepan que ellos/as pueden hacer muchas cosas que se trata de saber como conseguirlas.
    Saludos

    Me gusta

    • Gracias por tu comentario y por tu interés, Paloma. Efectivamente, hemos de encontrar la manera de dirigirnos a los adolescentes. Ya no son niños, comienzan a tomar sus propias decisiones y hemos de informarles y motivarles para que lo hagan de la mejor manera posible.
      Te animo a compartir tus experiencias en ese trabajo fascinante.
      Un cordial saludo,

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s