Cómo influir sobre tu hijo adolescente. Segunda parte.

christine carter
Escrito por Christine Carter
Publicado en Raising Happiness
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

raising-happiness   Greateer Good Science Center

Berkeley

En mi último artículo, planteé la “entrevista motivacional” como una forma de conectar con los adolescentes haciéndoles sentirse escuchados, comprendidos y, por fin, receptivos a nuestra sabiduría.

Esta técnica, que se utiliza en Psicología Clínica, es particularmente útil cuando queremos influir sobre nuestros hijos y cambiar su conducta a esa edad.

Aprendí sobre la entrevista motivacional del profesor Ron Dahl, de la UC Berkeley, un experto en adolescentes. De mi conversación con Ron y de la lectura de sus trabajos, he extraído 10 consejos para comunicarse con  adolescentes y pre-adolescentes. Los cinco primeros están en el artículo anterior. Éstos son los cinco siguientes:

6. Navega en su resistencia como en una ola. Supongamos que quieres que tus hijos se vayan a la cama más pronto o dediquen más tiempo a sus deberes. Es normal que un adolescente se te resista, especialmente si se siente obligado a hacer algo que no quiere; incluso si está en parte de acuerdo contigo. Puede reconocer que no le va tan bien como quisiera en la escuela, pero no va a comprometerse a pasar más tiempo con los deberes y menos  con los videojuegos.

Hay veces (¿muchas?) en que somos los padres quienes les hacemos cerrarse en banda, al tensar la cuerda. Es como intentar que te entiendan en otro país sin hablar su idioma: hacemos una pregunta a alguien que no habla nuestro idioma, nos sentimos frustrados y volvemos a preguntar gritando más: “¿DÓNDE ESTÁ LA ESTACIÓN DE TREN?” Con un adolescente, tampoco sirve volver a decir lo mismo, pero gritando. Sólo conseguiremos irritarle.

En lugar de intentar de convencerle, tenemos que aceptar su resistencia como algo normal y emplear una táctica diferente, como las que explico a continuación o las de mi artículo anterior.

7. Valora sinceramente su punto de vista y su participación en la conversación.

Usadas con moderación, las afirmaciones ayudan a conectar. Puede sorprenderte (o deprimirte) lo que te dice tu hijo, y estás tentado a señalarle errores que van a arruinar su vida. En lugar de eso, valora lo difícil que le resulta esta conversación y agradece su sinceridad: “Me imagino lo incómodo que te resulta y aprecio mucho que hables conmigo de tu vida sexual. Gracias por explicarme por qué has estado viéndote a escondidas con tu novia. Tu sinceridad dice mucho de ti”.

Sin embargo, no debes sobreactuar o decir algo que en realidad no piensas; parecerás falso y manipulador.

8. Cambia el foco de la discusión. Relaja un poco la tensión cambiando sutilmente de tema. Tal vez estás con tu hija de cómo su novio la hace sentirse poco atractiva con sus bromas sobre su peso. Puedes distraer un momento el foco de la discusión diciendo algo como “Aun y todo, estás segura de querer a Pete. Dices que es “tu chico”; cuéntame.”

9. Comparte su postura negativa. Cuando mis hijos eran pequeños, su padre y yo solíamos reírnos de lo bien que funcionaba la “psicología inversa”; si eres muy hábil (es decir, si puedes hacerlo sin parecer sarcástico) podría funcionar también con tu hijo.

Por ejemplo, tu hija está protestando porque su padre se empeña en que intente estudiar alemán; quiere que le deje tranquila, hacer lo que ella quiera. Puedes mostrarte de acuerdo con su negativa diciendo algo así como: “Sí, tal vez debería dejarte en paz y no preocuparse por tu futuro, como está intentando hacer” O podrías decir: “Sí, lo mejor para ambos sería que dedicara su atención a tu hermano.”

10. Ayúdale a hacer un plan de conducta si está dispuesto a cambiar. Hazlo sólo si tú crees que no va a poder hacerlo por su cuenta y tu hijo te pide ayuda. Dile que escriba en una lista:

–          Lo que le gustaría cambiar

–          Las principales razones para estos cambios

–          Los pasos concretos que va a dar

–          Las personas que pueden ayudarle, y cómo pueden hacerlo.

–          Los posibles obstáculos para conseguirlo y qué va a hacer cuando los encuentre

Dile que te cuente cómo se imagina el éxito del plan. ¿Cómo sabrá (y cómo sabrás tú) que lo ha conseguido o que el plan funciona?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Textos y recursos para padres y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cómo influir sobre tu hijo adolescente. Segunda parte.

  1. Pingback: Cómo influir sobre tu hijo adolescente. ...

  2. Jaime dijo:

    Dra. Gracias por sus consejos. Tengo una hija adolescente, se que sus consejos me van a ayudar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s