Cómo influir sobre tu hijo adolescente. Primera parte.

christine carter
Escrito por Christine Carter
Publicado en Raising Happiness
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

raising-happiness   Greateer Good Science Center

Berkeley

A menudo escucho a padres quejarse de que sus hijos –más concretamente sus hijos adolescentes- son irracionales.

Por ejemplo, dicen que quieren estudiar una carrera, pero luego faltan a clase porque se quedan hasta las tantas viendo la tele. O dicen que quieren seguir yendo a clases de guitarra para tocar en el grupo de rock de sus amigos, pero no quieren ensayar a diario, ni aparecen por las clases.

Lo primero que debemos aceptar es que el desarrollo del adolescente exige que adopte la postura menos lógica, aquélla con la que sabe que no vas a estar de acuerdo. El adolescente busca su propia identidad y trata de conseguir autonomía e independencia diferenciándose de nosotros, sus queridos padres. Por esta razón, a veces adopta posturas que, por lo que sabemos, pueden no responder a lo que realmente cree (aunque crea de verdad eso que expresa, al menos desde un punto de vista emocional)

Una vez entendemos esta propensión de los adolescentes a tomar posturas aparentemente irracionales, existen estrategias para influir en nuestro hijo adolescente sin poner en riesgo su identidad. Este artículo se basa en una conversación con Ron Dahl sobre la educación de hijos adolescentes, así como en algunos de sus trabajos.

Le pregunté a Dahl qué hace él para influir en sus hijos.

¿Su respuesta? Él emplea una técnica clínica llamada “entrevista motivacional”. Se trata de una técnica utilizada con éxito para cambiar la conducta de adolescentes con problemas graves, como abuso de drogas o alcohol, trastornos alimentarios o prácticas sexuales de riesgo. Dahl aconseja a los padres aprender a aplicarla en temas algo más cotidianos, en los que nos gustaría que nuestros hijos mejorasen; así, si algún día necesitamos tratar problemas más serios, sabremos cómo actuar.

Estas son cinco técnicas de la entrevista motivacional que pueden reducir la oposición de los hijos a nuestra influencia:

1. Expresa empatía. Es mucho más probable que tu hijo te escuche si se siente comprendido. Resiste la tentación de darle un sermón o apuntarle con tu dedo acusador; ambas cosas le harán ponerse a la defensiva y resistirse a tus grandes ideas. En lugar de eso, refleja sobre tu hijo sus propias opiniones.

2. Haz preguntas abiertas para entender sus razones. Quieres animarle a compartir contigo sus motivaciones más profundas. Para ello, pregúntale sin juzgarle, de una forma que le anime a extenderse en su explicación. Incluso si le damos a elegir sobre qué quieren que hablemos (“¿Quieres hablar de lo que pasa cuando pierdes los nervios en clase, o prefieres que hablemos hablar de por qué te cuesta comer alimentos más sanos?”), Dahl recomienda añadir siempre una pregunta súper-abierta: “…o igual prefieres que hablemos de otra cosa ¿Qué te parece a ti?”

3. Refleja lo que dice, no lo que te gustaría que dijera. Puedes volver a decir tú lo mismo:

Adolescente: Dices que tengo que hacer todo eso para poder entrar en el equipo, pero yo creo que entraré aunque no lo haga.

Padre: No crees que haga falta hacer  todo ese trabajo.

O puedes reflejar lo que quiere decir, con diferentes palabras:

Adolescente: ¡No soy un alcohólico! Padre: No se puede decir eso de ti.

O intenta reflejar lo que siente:

Adolescente: ¡No soy un alcohólico! Padre: Da mucha rabia cuando crees que piensan eso de ti.

Por último, puedes exagerar sus palabras -¡pero sin sarcasmo!- cuando manifieste alguna ambigüedad en su resistencia a que influyas sobre él.

Adolescente: No estoy seguro de necesitar ayuda o tratamiento para solucionar esto.

Padre: Las cosas te van bien ahora, tal como estás.

4. Muéstrale -con tacto-  sus contradicciones. Puedes reflejar, utilizando estas estrategias, los conflictos de sus motivos: las contradicciones entre lo que dice que quiere o piensa y su conducta actual.

¿Qué puedes decirle a esa adolescente que quiere tocar en el grupo de sus amigos, pero no estudia música ni ensaya a diario? En primer lugar, pídele permiso para decirle cómo ves las cosas.

Si acepta escuchar tu punto de vista, señala con delicadeza la discrepancia entre lo que dice que quiere y lo que hace para conseguirlo; sin criticarle, sólo exponiéndolo: “Estás deseando tocar en el grupo de Jack pero, para que te hagan una prueba, primero tendrás que aprenderte las canciones de su repertorio. Aún no has comenzado a practicarlas. Parece que ir a tocar te quita mucho tiempo que podrías dedicar a ensayar, y cuando vuelves a casa después de los ensayos, lo que te apetece es echarte a descansar en tu cuarto, en lugar de ensayar más o ponerte a hacer los deberes”.

5. Apoya su autonomía y resalta sus decisiones y su control. Los adolescentes son más propensos a cambiar cuando reconocen ellos mismos el problema y cuando confían en su capacidad para resolverlo. Puedes ayudarle expresándole tu confianza en que puede hacerlo, e insistiendo en que tú no podrás hacerle cambiar, sino que la decisión es sólo suya. Dahl recomienda decir algo como: “Depende totalmente de ti cambiar o no las cosas que haces o tu forma de hacerlas. No quiero que te sientas obligado en absoluto a hacer algo contra tu voluntad”.

Hay que practicar para aprender todas estas técnicas (al menos, a mí me cuesta; lo único que me sale con facilidad es el “ordeno y mando”)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Textos y recursos para padres y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cómo influir sobre tu hijo adolescente. Primera parte.

  1. Pingback: Cómo influir sobre tu hijo adolescente. ...

  2. Carlos Bauzá dijo:

    Ojalá fuese tan fácil, tratar con un adolescente, especialmente uno de los que no comentan prácticamente nada de lo que piensan o sientes. Siempre me dio muy buen resultado hacerme amigo de sus amigas y amigos y abrir grande la oreja.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s