TDAH: no todo es alegría

Escrito por ZOË KESSLER, BA, B.ED.
Publicado en PsychCentral  ADHD from A to Zoë
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

Es primavera (o sea, la estación del retejo). Es hora de afrontar el último trabajo importante de mi nueva casa (espero).

Un contratista me dijo que lo más rápido y barato sería colocar tejas nuevas sobre las viejas.

Entonces alguien me explicó que si hacía eso tan rápido y barato, nunca sabría si el tejado antiguo se estaba pudriendo. Tan sólo estaba ocultando el problema, y en el futuro quizás tendría que hacer obras todavía más costosas, cuando tuviera goteras.

Pensé que aquello tenía sentido.

También que se puede usar esto para establecer una analogía con la forma de tratar los sentimientos negativos.

Lágrimas en los ojos, goteras en el tejado

Los sentimientos negativos son como mi obra del tejado: si colocas tejas sobre ellos sin analizarlos y repararlos, tarde o temprano te vendrás abajo.

Siempre he creído que reprimir o no rechazar los sentimientos negativos puede acabar haciéndote caer enfermo.

Como era de esperar, encontré que mi creencia era apoyada por el Dr. Gabor Maté [1], autor de “Mentes dispersas: cómo se origina el Trastorno por Déficit de Atención y qué puedes hacer tú”. Hace poco, leí su best-seller “Cuando el cuerpo dice NO”.

El Dr. Maté se centra en el estrés oculto, defendiendo que puede llegar a debilitar nuestro sistema inmunitario hasta el punto de que caigamos enfermos.

El TDAH y el estrés oculto

Toda una vida con un TDAH sin diagnosticar es el mejor caldo de cultivo para el estrés oculto.

Después de todo, si no podemos identificar la fuente de nuestro estrés (un TDAH invisible), ¿qué otra cosa podemos hacer, sino suprimirlo?

Por ejemplo, ¿te resulta familiar alguna de estas situaciones?

–          Ocultar el estrés laboral relacionado con TDAH ante tu jefe, para parecer más competente

–          Tragarte el estrés de tu relación de pareja, para tratar de que “funcione”

–          Sufrir estrés social porque no consigues llegar a entender las normas de trato con compañeros de trabajo o amigos

–          Negar la tensión de las relaciones familiares porque no conoces la causa de la tensión ni cómo solucionarla.

Si no sabes que el TDAH está en la raíz de estos problemas, puede que tengas un cofre hundido, lleno de estrés por TDAH, sin que te hayas dado cuenta.

El estrés de los sentimientos negativos

En el capítulo titulado “El Poder del Pensamiento Negativo”, el Dr. Maté insiste en la importancia de reconocer y afrontar los llamados sentimientos “negativos”.

Al ser diagnosticados de TDAH, muchos adultos experimentamos un gran sufrimiento. Son comunes los sentimientos de pena, arrepentimiento, culpa, tristeza, miedo, ansiedad o vacío.

No me sorprende recibir tantos comentarios de personas recién diagnosticadas que se esfuerzan por controlar o reprimir su montaña de sentimientos negativos.

Adelante, atrévete

Evitar el sufrimiento está en la naturaleza humana. Nosotros, los TDAH, podemos tener muchos otros trastornos, pero el masoquismo no está (en general) entre ellos.

Aún así, sería irresponsable no animarte a encarar con valentía los aspectos negativos.

Si debemos tener un enfoque integral sobre la vida y el tratamiento del TDAH (y yo lo creo así), no tiene sentido obligarnos a pensar siempre “en positivo”.

El Dr. Maté escribe:

“El auténtico pensamiento positivo comienza por asumir toda nuestra realidad; está guiado por nuestra confianza en que somos capaces de afrontar toda la verdad, sea cual sea.”

Esto es doblemente cierto para nosotros. Después de todo, el TDAH no tratado nos ha llevado, de entrada lugar, a perder la confianza en nosotros mismos.

Tal vez nuestro diagnóstico sea el momento perfecto para empezar a re-construir esa confianza, a partir de la convicción de que podemos manejar las consecuencias de ese diagnóstico.

Así que, hazte un favor: ¡no tengas miedo! Adelante, disfruta del entusiasmo y el alivio que te proporciona tu diagnóstico de TDAH, pero reconoce también el dolor y el miedo que lo acompañan. Después de todo, ¿no estamos buscando la salud mental y una vida más equilibrada?

Algunos consejos para reconocer y manejar los sentimientos negativos

Si tienes problemas para reconocer o manejar los sentimientos negativos que surgen después del diagnóstico de TDAH, te doy algunas ideas.

Fe

Recuerda que la vida no es siempre igual. No importa lo mal que te encuentres, no vas a estar siempre así; no es posible.

Apoyo

Encuentra un terapeuta o consejero que pueda ayudarte a procesar tus sentimientos y seguir adelante.

Sueños

Si has reprimido los sentimientos negativos, fíjate en tus sueños. Los sueños pueden mostrarnos lo que pasa en nuestro subconsciente, para que podamos tratarlo. Un psicoanalista podría ayudarte, si no consigues descifrar los mensajes de tus sueños. (Pista: los símbolos suelen usar juegos de palabras y referencias visuales obvias. Usa tu imaginación; eres bueno en eso, ¿verdad?)

Melodrama

Fíjate en tus reacciones desproporcionadas: cuando actúas de forma exagerada, algo de tu pasado te está activando. Pregúntate a qué recuerda esta situación. ¿Es alguna vieja herida relacionada con el TDAH, de antes del diagnóstico?

Ahora que ya te han diagnosticado, es el momento de dejar atrás las viejas heridas y confiar en tu nuevo camino de aprendizaje sobre el TDAH y su tratamiento.

Te deseo lo mejor en ese camino, y no tengas miedo de llorar. Eres impermeable.

[1] Gabor Maté es un médico canadiense de origen húngaro, especializado en el tratamiento de las adicciones y reconocido por su enfoque particular sobre el TDAH y la estrecha conexión entre salud física y mental (N. de la T.).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adultos con TDAH y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a TDAH: no todo es alegría

  1. Pingback: TDAH: no todo es alegría | A nuestro hijo o hija le han diagnosticado un TDAH | Scoop.it

  2. roma dijo:

    Muy interesante, pero Siempre se habla de los pacientes con TDAH , sus dificultades, sus frustraciones y depresiones, pero nunca de la soledad de los que estan a su lado. Parejas y familiares. A nosotros quien nos puede ayudar? A veces nos sentimos tambien mal porque siempre tenemos que hacer de red de seguridad o tomar las riendas porque el adulto con TDAH no es capaz de llevar un orden o peca de obsesivo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s