El diagnóstico de TDAH: ¿condena o liberación?

Escrito por ZOË KESSLER, BA, B.ED. (agosto de 2012)
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

Zoe_Kessler_profile_th

¡Es mi aniversario!

En agosto de 2006, fui diagnosticada de TDAH. Desde entonces, he experimentado alucinantes cambios en todas las facetas de mi vida. Bueno, en casi todas: sigo siendo bajita.

El cambio principal, el que destaca por encima de todos: ha sido la llave hacia la mayor felicidad y paz interior que jamás he sentido.

Puede parecer contrario al sentido común el que un diagnóstico psiquiátrico cuando eres adulta cambie tu vida a mejor. Esto dice mucho de nuestra sociedad, más que de nosotros mismos.

El temido diagnóstico

Yo no sabía nada sobre el TDAH cuando me lo diagnosticaron, pero en cuanto leí algo sobre él, me sentí identificada. Y horrorizada.

A pesar de que había estudiado algo sobre el tema, recibir mi propio diagnóstico de salud mental me asustó. Yo también había crecido con la imagen de las personas con problemas de salud mental como psicópatas enloquecidos que matan a hachazos. Estas imágenes sensacionalistas han sido transmitidas por noticias y leyendas urbanas, y popularizadas por películas de Hollywood.

¿¡Y ahora yo estaba loca!? (Tal vez la ignorancia da la felicidad, pensé con amargura)

El cambio de paradigma

Poco a poco mis temores se fueron disipando. Hoy me siento embarcada en la última etapa del viaje, entrando en mi Edad de Oro (no, no estoy hablando de mi próxima jubilación, yo no creo que las personas con TDAH se jubilen. O envejezcan. Pero esa es otra historia).

Mirando hacia atrás, veo las etapas que pasé con un TDAH sin diagnosticar.

De niña, disfruté jugando con mis amigos y yendo a una escuela pública tremendamente creativa.

En casa, sin embargo, los comentarios sobre mis “rarezas”, mis cambios de humor, mi vehemencia y mi extraño comportamiento fueron debilitando mi autoestima y mi confianza. Con el tiempo, mi empuje se fue convirtiendo en rabia, depresión y confusión.

De adolescente, esto culminó en rebelión. Mantuve hasta mis veintitantos años una actitud de “¡Se van a enterar!”. Hasta mi hermana me llamaba “la hippie”. Lo tomé como un signo de éxito.

No era consciente de que “haciéndolo” a mi manera, hacía lo que los demás esperaban de mí. No iba en contra de lo que yo quería hacer.

Cuando intentaba actuar de manera convencional, tenía una sensación de fracaso permanente. Hice lo único que se me podía ocurrir: buscar los mismos objetivos haciendo las cosas de otra manera.

Eso es, se iban a enterar, vale: tendría una carrera, un coche, una casa, me casaría, tendría hijos… mmm… ¡un momento!

Diagnóstico: la llave de la celda

Mi diagnóstico de TDAH me enfrentó al hecho de que yo nunca podría hacer las cosas como otras personas. Y no me conocía lo suficiente a mí misma para elegir mi propio camino.

Necesité ser diagnosticada de TDAH y aprender que mi cerebro era intrínsecamente diferente que el de quienes no tienen TDAH, para conseguir salir de la rueda del hámster y de mi jaula. ¡No es raro que estuviera agotada!

Yo nunca sería como mis parientes y amigos. Me ha costado algún tiempo desde el diagnóstico, pero ahora no sólo lo he asumido; ¡me parece genial! Lo que tengo que hacer es ser yo misma, no otra persona. El TDAH ha abierto la cerradura para averiguar lo que eso significa.

Ya no me lamento por ser diferente. Lo celebro, ¡y éste es el mejor regalo de aniversario!

Mi regalo para vosotros

Sé que es mi aniversario, pero me gustaría haceros un regalo.

¿Y si usases tu mente creativa para volver a imaginar tus vidas posibles? ¿Cuáles son tus pasiones? ¿Las estás realizando? Si no es así, ¿qué es lo que te lo impide? Si te fijas, descubrirás, como yo, que las limitaciones son ficticias. Puedes volver a imaginar tu vida exactamente como te gustaría que fuera.

¿Y si usases esa mente con ADHD creativa, inteligente, sensible y hermosa y eligieras nuevos caminos?

Estoy probando esta idea. Recientemente, me he quedado sorprendida del apoyo, aceptación y las ideas creativas e innovadoras que he incorporado a mi vida de las increíbles personas que estoy conociendo.

Hay un mundo de posibilidades ahí fuera, y ahora que he dicho SÍ al TDAH, puedo dejar a mi mente no-lineal bailar y jugar con esas posibilidades.

¡Quedamos para jugar!

adhd-zoe   pc216

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adultos con TDAH y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a El diagnóstico de TDAH: ¿condena o liberación?

  1. Mar dijo:

    Me gusta leer este tipo de historias de TDAH en adultos. Yo fui diagnosticada con 40 años y sentí salir del armario. Fue una gran alegría poder perdonarme por tantos fracasos y aún estoy aprendiendo a quererme y a asumir cosas que a veces pasan como desarrollar un TB. Tengo 2 maravillosos hijos con TDAH y son fantásticos de verdad. Siempre viví sintiendo que no estaba a la altura del mundo y creo que era el mundo el que no estaba a la mía. Gracias a todos los que investigan y a los que al menos intentan comprendernos.

    Me gusta

  2. pousine dijo:

    totalmente de acuerdo yo tengo 38 y realmente que me diagnosticaran con TDA me ha liberado y he aprendido a perdonarme, aprender a vivir conmigo, a ayudar a mi niño con TDA y sobre todo a no estar enojada con el mundo
    Gracias

    Me gusta

  3. villy dijo:

    Tengo un hijo con TDAH de 20 años y ha sido una suerte encotrar a gente que me puede ayudar con sus informes y comentarios. Muchísimas gracias

    Me gusta

  4. Iciar dijo:

    Yo no tengo tdah pero si mi hijo y me alegra leer estas historias porque me dan esperanzas que mi hijo pueda llegar a quererse tal y como es. Aunque nosotros le decimos que es maravilloso, le cuesta aceptarse pero también es adolescente así que daremos tiempo al tiempo y por supuesto al trabajo para que se acepte. Gracias

    Me gusta

  5. Pingback: El diagnóstico de TDAH: ¿condena o liberación? | A nuestro hijo o hija le han diagnosticado un TDAH | Scoop.it

  6. Parabéns pelo texto!
    Perdoe-me o comentário em português, mas gostei muito do seu texto, também sou TDAH e possuo um blog, fui diagnosticado aos 50 anos e pra mim foi uma libertação, mudou minha vida.
    Abraços
    Alexandre

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s