TDAH: LO QUE QUISIERA QUE MIS PROFESORES SUPIERAN

Escrito por Lisa Gridley (Ontario, Canadá) Traducido y adaptado por Elena Díaz de Guereñu Aunque cada persona debe ser tratada de manera individual, según sus habilidades, limitaciones y necesidades, la siguiente lista recoge lo que la mayoría de estudiantes con TDAH experimentan.

1. Padezco un Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDA-H). Se trata de un trastorno que afecta a las funciones ejecutivas del cerebro. Las funciones ejecutivas hacen que seamos capaces de medir las consecuencias de nuestras acciones y de planear sus resultados; permiten que seamos capaces de organizar nuestras acciones en el momento de llevarlas a cabo y de hacer los cambios necesarios cuando no dan el resultado deseado. La parte del cerebro que gestiona esas habilidades es como un director de orquesta que hace que todos los instrumentos interpreten una pieza musical. Mi director de orquesta tiene problemas para comunicarse con sus músicos; por eso necesito tu ayuda.

2. No soy una persona tonta, vaga ni mala. Es probable que mi CI sea igual o incluso superior a la media: muchas personas con TDAH son también superdotadas. Pero mi cerebro está organizado de diferente manera que el de mis compañeros; a veces siento que me porto como un idiota. Me resulta difícil reconocer que necesito ayuda. Para evitar el mal trago, hago como si hubiera entendido tus explicaciones, o discuto contigo; así consigo que ni tú ni mis compañeros os deis cuenta de mis dificultades. Necesito saber que no te vas a reír de mí ni me vas a ridiculizar si te pido ayuda. Otro problema con el TDAH es que puedo hacer algo muy bien un día y ser incapaz de repetirlo al día siguiente. Por favor, no me hagas sentir peor diciendo cosas como “sé que podrías hacerlo si lo intentases de verdad; ayer fuiste capaz”. En lugar de eso, enséñame cómo empezar a hacerlo, como si fuera la primera vez. Puedes dejar que empiece por mi cuenta, pero revísalo enseguida para asegurarte de que voy bien. No me dejes hacer mal casi todo el trabajo; me será difícil eliminar de mi mente el camino equivocado y se me hará muy duro tener que volver a repetirlo todo.

3. El TDAH no es algo visible; a veces te puede resultar difícil recordar que necesito ayuda. Trata de imaginar que soy un alumno ciego y piensa cómo me tratarías.

4. Algunos días me cuesta muchísimo controlar mi conducta. Es como si estuviesen sonando varias emisoras de radio a la vez y yo tratara de escuchar sólo una de ellas. Es algo que te pone muy nervioso y resulta frustrante. Por eso, si me preguntas algo y te contesto de mala manera, es simplemente porque ya no puedo soportar esa tensión.

5. Imagina que eres mi entrenador. Los buenos entrenadores consiguen lo mejor de sus jugadores a base de animarles, premiarles y aplaudirles inmediatamente, sobre todo delante los demás. Castigarme por cosas que no sé hacer bien sólo hará que me sienta aún peor conmigo mismo. Y, por favor, no me avergüences delante de los demás; dime las cosas en privado. Las relaciones sociales no son mi fuerte; me cuesta hacer amigos o llevarme bien con ellos. Entréname para que haga mejor las cosas. Explícamelo con detalle, ponme ejemplos. Me cuesta aprender algunas cosas a la primera. Y anímame cuando lo intente.

6. Ayúdame a recordar las normas: anótalas donde las tenga siempre a la vista. Necesito que me las recuerdes de vez en cuando y que me avises cuando las esté desobedeciendo; en resumen, necesito práctica para aprender a cumplirlas. Cuando me salte una norma, házmelo saber al momento y dime qué debería haber hecho.

7. Necesito que me ayudes a:

−  Organizarme: anotar los deberes en mi agenda, prepararlos, terminarlos y entregártelos cuando están acabados

−  Tomar apuntes

−  Aprender a estudiar

−  Hacer los exámenes.

Cuando corrijas mis ejercicios, fíjate en las partes que me cuestan más y enséñame a hacerlas mejor.

8. Es muy difícil para mí recordar un montón de instrucciones si me das todas de una vez. Por favor, dame las instrucciones de una en una. Para los deberes, me ayuda mucho tener las instrucciones por escrito, para no tener que intentar recordarlas todas.

9. La medicación me ayuda a centrarme y calma mi hiperactividad. Pero, al hacerme mayor, puede ser necesario ajustarla. Puedes ayudarme mucho si avisas a mis padres de que mi medicación ya no está siendo tan eficaz.

10. Incluso con la medicación, necesito moverme. El movimiento me ayuda a concentrarme y aprender. Puede serme útil ponerme de pie mientras explicas; necesito liberar energía, como si una corriente de alto voltaje me recorriera los brazos y las piernas. Si te parece bien, cuando necesite levantarme te haré una señal determinada. Entonces, puedes enviarme a buscar algo a tu despacho, pedirme que recoja o reparta papeles o que borre la pizarra. O puedes decir hacer que toda la clase descanse para estirar las piernas; nadie sabrá que lo haces sólo para ayudarme a mí.

11. No me castigues sin salir al recreo. Necesito desesperadamente la actividad física varias veces al día para liberar el exceso de energía y eliminar el estrés que me produce el permanecer sentado tanto tiempo. Sin esta válvula de escape, aumentarán mi hiperactividad y mi impulsividad.

12. Otra cosa que me ayuda es hacer algo con las manos. Juguetear con un bolígrafo, un pedazo de plastilina o una bola anti-estrés me ayuda a liberar el exceso de energía.

13. Mi lugar en la clase es muy importante. Puede ser mejor estar en primera fila, para no distraerme con lo que hacen mis compañeros y estar más cerca de ti cuando necesite ayuda. O puede ser mejor estar al fondo de la clase; así no estaré mirando para atrás constantemente para ver qué pasa en la clase. Estar al fondo también me quitará “público” y me permitirá levantarme, si lo necesito, sin distraer a los demás. También necesito evitar otras distracciones: las ventanas, la papelera, otros compañeros que estén molestando… Puede ser útil estar junto a alguien que me pueda ayudar si tú estás ocupado: cuando necesito ayuda, no puedo esperar.

14. Cuando notes que me he distraído, hazme una señal discreta o tócame el hombro al pasar junto a mí. O di algo como “Esto es muy importante, así que prestad atención”. Por favor, nunca me ridiculices con sarcasmos o expresiones como “Houston llamando a…”

15. Soy muy sensible a pequeños ruidos y sensaciones: el zumbido de los tubos fluorescentes, la temperatura de la clase, las etiquetas de mi ropa o el ruido que hace al escribir mi compañero de detrás. A veces, cosas como estas me impiden concentrarme. Me puede ayudar tener un lugar tranquilo al que ir si yo lo necesito o ves que me cuesta concentrarme. Pero, por favor, déjame a mí decidir si voy o no; no me avergüences ante toda la clase obligándome a ir. Si ofreces este “lugar tranquilo” a toda la clase, me será más fácil utilizarlo sin sentirme señalado.

16. Me cuesta pasar de una actividad a otra, sobre todo si estoy haciendo algo que me gusta. A veces tiendo a hiperconcentrarme; entonces me cuesta mucho esfuerzo cambiar de tarea. Puedes ayudarme si me avisas de que vamos a cambiar de actividad dentro de unos minutos. Eso me da el tiempo que necesito para “activar los frenos” en mi cabeza. Pasar de una actividad física a una sedentaria (volver del recreo o del gimnasio) me resulta especialmente difícil. Ayúdame frenándome poco a poco y premiándome cuando me coloco en mi sitio rápidamente.

17. Tengo muy mala letra. Permíteme escribir en letra de imprenta si lo prefiero. El ordenador es aún mejor; suelo pensar más rápido de lo que escribo y el ordenador me permite reflejar mis ideas sin preocuparme de los errores o el desorden; más tarde podré corregirlos.

 Ver/descargar el documento en formato pdf

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TDAH en el colegio, Textos de apoyo psicoeducativo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a TDAH: LO QUE QUISIERA QUE MIS PROFESORES SUPIERAN

  1. Pingback: Documents i Recursos interessants » El blog de Nuria Chavida Garcia

  2. oliva dijo:

    Por supuesto que nos gustaría que lo supieran pero, con los profesores que tiene mi hijo y en el hipotético caso de que llegasen a leerlo, estaríamos cavando nuestra propia tumba. Triste pero real.

    Me gusta

    • María dijo:

      Tienes toda la razón.Parece que el profesor por el hecho de serlo está en posesión de la verdad absoluta y creen saberlo todo y tener respuesta para todas las conductas del niño.
      Te dicen que si ayer lo hizo bien es que sabe hacerlo; los demás días hace lo que le da la gana que es vagear.
      Es frustrante.Yo en parte he tirado la toalla con el profesorado y me centro en que mi hijo sea feliz y vaya contento al colegio.

      Me gusta

  3. Nina dijo:

    Creo que todo lo que aquí sedice es correcto ,coherente y debería entregarse copiado al profesor de cada niño con tdah,yo ,desde luego seré una de ellas que se lo entegaré de inmediato,a ver si así se dan por enterados de una vez por todas y la preguntaré si ha sido capaz de entenderlo,espero no ser la primera ni la única en hacer esto,nuestros niños necesitan de nosotros,no los podemos defraudar,ya me contaréis lo que pasa,suerte y a por todas.

    Me gusta

  4. Pues aprovechando que aquí en México se celebra el día del maestro el próximo día 15, les imprimiré una copia a las maestras de mi hijo, haré que él la firme y ponga su nombre a cada sobre, y se las entregaré junto con un regalito… En otro blog me encontré esta otra frase que también les incluiré: “no quiero que seas blanda conmigo, si no que seas justa considerando mis características… Ojalá caigan en la cuenta de estas verdades.

    Me gusta

  5. Elizabeth dijo:

    Imagínense que en países con mayor desarrollo en todos los ámbitos, los maestros y/o los colegios no están nada preparados para niños con este tipo de problemas (que sí existen y son una realidad y tienen el derecho de ser incluidos, tomados en cuenta y especialmente COMPRENDIDOS) que hacemos en países en vías de desarrollo en los que ni siquiera hay profesionales especializados que puedan orientarnos en este tipo de conductas, que hacemos???, a los niños se los clasifica como malcriados, flojos y las tremendas críticas para los padres por no saber criar hijos. Es muy lamentable.

    Me gusta

  6. Alina dijo:

    Meter a todos los maestros en el mismo saco, es bastante injusto. Somos miles de personas, con nuestras virtudes y carencias, como cualquier otro grupo profesional. Conozco un buen grupo de maestros dedicados a leer a fondo sobre el TDAH con la intención de ayudar a nuestros alumnos y a sus familias. Detectar lo que le pasa a sus hijos, ponerlos en contacto con los profesionales correspondientes y estar en contacto con todos ellos, es algo que nos importa y mucho. Queremos y entendiendo a nuestros alumnos con tda o tdah y trabajamos con ilusión para que cada día vengan felices al colegio a aprender, jugar y disfrutar.

    Me gusta

  7. Elizabeth dijo:

    Claro que no todos son iguales, tuve la dicha de encontrarme con dos maestras que como denominador común tenían su juventud, se estaban iniciando en su profesión y aún no eran madres. Ellas mostraron bastante interés en sus alumnos y particularmente en niños con algún tipo de problema en su conducta, pero los demás?, que se supone tienen mucha más experiencia en el trato con niños y adolescentes?. Lamentablemente muchos de ellos ni si quiera saben lo que significa TDAH. (me refiero especialmente a mi país).

    Me gusta

  8. Dafne Coss De Santiago dijo:

    si a todos los maestros al menos les importara leer , que es el padecimiento abría menos niños reprobados o sin estudiar

    Me gusta

  9. Maria Soledad Cantero dijo:

    Me interesa bastante los temas abordados ,son cosas cotidianas q me identifica mucho cn mi chiquito y q me consuela para seguir adelante perseverando.

    Me gusta

  10. susana dijo:

    gracias x compartir este manual el cual me ayuda mucho con mi hijo el tiene 7 años y aca en uruguay es muy dificil encontrar un maestro q entienda a mi hijo pero esto me ayuda y enseña como ayudarlo,gracias

    Me gusta

  11. magirlim castillo dijo:

    Gracias por este articulo…. Tengo algunos inconvenientes con mi hija y esto me ayuda a entender lo especial que es😊😊😊😊 nuevamente gracias

    Me gusta

  12. Roberto Francés dijo:

    No todos los profesores son iguales, por supuesto. Pero este artículo debería ser de lectura obligada para todos y cada uno, para que no les conste que no están informados. Lo que tiene de especial el artículo es que está escrito en primera persona por un niño cualquiera con este problema, lo que hace que nos llegue más la angustia que pueden sentir estos niños al verse tratados con exclusión social en el ámbito del colegio, y sin saber exactamente qué están haciendo mal o qué deben hacer para evitarlo.

    Me gusta

  13. lizzete anaya dijo:

    Gracias a Dios a mi niño le ha tocado una hermosa maestra que comprende la situacion,me ha servido de mucho la constante comunicacion con ella, hoy por hoy mi niño va feliz a la escuela, lo logramos!!! espero que para el proximo ciclo sea igual o mejor…para todos nuestros hijos!

    Me gusta

  14. Cuca Gálvez dijo:

    Los profesores no podemos conocer todas las características de cada enfermedad, de cada paciente, de cada niño de cultura diferente… Nadie podría abarcar tanto conocimiento. Pero desde luego, actualmente, el TDH está bastante extendido (aunque hay controversia acerca de su existencia, diagnóstico y tratamiento hasta entre los mismos médicos). Los profesores recibimos este tipo de información cada año desde los Departamentos de Orientación, pues ya no es ocasional tener alumnado con esta patología en el aula. Es fácil que haya hasta cuatro o cinco. Y, aunque desearíamos con toda el alma cuidar de estos niños como pide el texto, me gustaría ver a los padres trabajando con cuatro como su hijo, más otros veintisiete (con sus peculiaridades: conductuales, físicas, psíquicas, patológicas…). Es bastante frustrante dedicar a estos niños el tiempo que necesitan para su atención dejando sin dar la clase que llevas preparada para todos los demás. Los padres y madres del resto también piden que se cuide a sus hijos, que se les explique el temario, que se les atienda para que den lo mejor de cada uno. Y créanme, eso es prácticamente imposible. Es muy triste, pero es la realidad.

    Me gusta

    • rodriysusi dijo:

      Está usted equivocada. Las adaptaciones son pocas y sencillas. Además, si ustedes no las ponen en marcha, tal vez sea con la esperanza por su parte de que estos niños acaben apartados en aulas solo para ellos, colegios especiales, profesores en exclusiva para ellos… El sistema educativo actual quiere su normalizacion e integración con los demás, al menos los que no tienen discapacidades importantes reconocidas. Por lo tanto, habiendo escogido un oficio complicado, hagan un esfuerzo, por favor…

      Me gusta

  15. Hola, Me gusta el tratamiento que haces del TDAH desde el punto de vista del niño que lo sufre, y como es el enfoque que yo doy en las entradas del Blog para padres inquietos que tengo con mi hijo, pués te voy a compartir en la Fan page para poder ayudar a todos a sentirse en la piel del niño.
    Mucha suerte en la asociación.

    Me gusta

  16. a1 dijo:

    pero esto no decian que habian desmentido su existencia? no es por minimizar vuestro problema ni nada de eso(de hecho, segun los sintomas y etc, a mi y a mucha gente de mi alrededor podrian habernos diagnosticado asi) pero a veces con ponerle un nombre a algo y considerarlo una “enfermedad” lo que haces es convertirlo en una excusa en lugar de mantenerlo como simplemente un rasgo de la persona y que se puede sobrellevar con un poco de esfuerzo extra, como se ha hecho toda la vida (si te cuesta mas te esfuerzas mas, no pones excusas, el resto tambien tiene seguro cosas en su contra dificultandole la vida).

    Trucos que me funcionan A MI, o a gente cercana, para centrarme(eso no significa que a ti tambien): siempre siempre siempre tener varias alternativas entre las que ir adelantando trabajo/estudios/recados (mucho tiempo en lo mismo solo es viable en determinados momentos de casi “obsesion”, si no se dispersa la energia a otra cosa bastante rapido). Si necesitas moverte muevete, si necesitas andar mientras estudias(larga vida a los mp3 y las grabadoras) hazlo. Actividades puramente mecanicas y absorventes resultan tremendamente relajantes (a mi me funciona hilar -si, riete; huso y rueca como de cuento de hadas, pero es increiblemente calmante, mejor si no son fibras de colores solidos para que vaya cambiando el dibujo-, a otros les funcionara hacer ejercicio). Actividades puramente mecanicas pero no tan absorventes y que sean socialmente aceptable(tejer cosas sencillas, por ejemplo, no se interpreta como tanta falta respeto como estar haciendo dibujitos) facilitan mucho el aguantar sentado oyendo una charla o viendo una pelicula. Mejor leer en paginas pequeñas(prefiero incluso el movil por delante de los ereaders) que grandes: tiendo a leer solo la parte de en medio y del resto simplemente hacerme una idea…, esto para literatura no presenta tantos problemas pero para cosas con muchos datos y fechas….;mejor paginas pequeñas. Esquemas, resumenes, listas(listas de tooooodo, asi no se distrae el cerebro pensando en que se te ha olvidado, y los esquemas ayudan mucho para asegurarse de que no se te ha pasado nada por alto en el rato que te hayas podido “desenchufar” sin darte cuenta). Todo todo TODO tiene que tener su sitio y ser lo mas minimalista posible (me resulta mentalmente agotador el desorden, es como si el cerebro estuviera constantemente intentando procesarlo). La rae en acceso rápido en el movil (para evitar quedarse pensando en que significa una cosa y distraerse lo mejor es mirarlo en el momento). En la medida de lo posible intentar poder ir al ritmo de uno y no al de otro (subir de ritmo puede ser dificil pero bajarlo y no dispersarse es casi imposible -y matar funcionarios esta mal visto y eso-). Tener un espacio MIO y sagrado en casa. Opciones, siempre, y Rutinas (si, parece contradiccion pero tener una serie de rutinas es eso menos en lo que te puedes distraer en pensar también y eso no quita que tengas la opción de hacer otra cosa y saltarte la rutina o que estes haciendo una segunda cosa al tiempo que haces lo que sea que tengas planeado). Ruidos repetitivos que no se puedan apagar, como los relojes de pared, NO. El asiento no debe impedirme el poder estar moviendo las piernas todo el tiempo(lo bueno es que como una cerda y no engordo gracias a cosas como esa, jaja, para estar en el ordenador estan especialmente comodas las galletas saladas con forma de palito -no te manchas las manos y puedes jugar un rato con ellas en la boca-). A veces es mas facil concentrarse con multitarea que intentando hacer una sola cosa(pantalla partida en el ordenador con una peli chorra mientras trabajas puede ayudar a ocupar los resquicios sueltos que queden de atencion para que no se vayan a cosas mas absorventes). Opciones y mas opciones (tambien en la despensa, para que si te apetece algo cogerlo en lugar de quedarte pensando en ello).

    Me gusta

  17. juani pineda Torres dijo:

    Mi niño tubimos que cambiarlo de cole, pues la profesora lo hacia todo al contrario de lo que acabamos de leer., y benfita la hora!!! Ahora esta mucho mejor,con sus caracteristicas personales, pero mas comprendido. GRACIAS.

    Me gusta

  18. maria lourdes dijo:

    ayudenme mi joven lo dieron de baja ya caSI para terminar su carrera , como lo defiendo ??

    Me gusta

  19. mayra dijo:

    esto es maravilloso, quisiera que todo el mundo lo leyera y lo entendiera, ya que lamentablemente cada día
    hay mas casos.

    Me gusta

  20. ADOLFO AGUILAR dijo:

    ES UNA INFORMACIO EXCELENTE FELICIDADES

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s