TDAH en verano: 5 pasos para mantener tu cordura

Para muchas personas con TDAH, la transición al verano puede ser casi tan estresante como el curso.

 Terry Matlen 2

Escrito por Terry Matlen
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

ADD consults

Estamos deseando que llegue el verano, cambiar los horarios y tener, tanto nosotros como nuestros hijos, más tiempo para relajarnos y descansar del estrés del curso. Muchos planeamos vacaciones en familia y/o apuntamos a nuestros hijos a un campamento y agradecemos encontrarnos con días menos estructurados y disponer de más tiempo libre.

Una época para disfrutar, ¿verdad?

Bueno, no; no siempre.

Mi experiencia personal es que los cambios de horarios, míos y/o de mi hija, a menudo conducen a una especie de ataque de pánico, incluso si esos cambios son positivos. ¿Por qué?

A quienes tenemos TDAH nos viene bien la estructura; de esta manera, hacemos las cosas con menos ansiedad. Proporciona a nuestro cerebro una hoja de ruta para llegar desde A hasta B. La falta de estructura hace que nos sintamos como flotando en un pozo negro de dispersión – revisamos el correo electrónico continuamente, soñamos despiertos, y en general, estamos descentrados.

Ya no hay que desayunar a las siete para llegar al autobús. Ya no hay que acostarse a las nueve ni ponerse a hacer los deberes a las seis. Ya no hay extraescolares L-X-V.

Qué alivio, ¿no?

No.

Para muchas personas con TDAH, esta transición al verano puede ser casi tan estresante como el curso. Nos hemos olvidado de apuntar a nuestros hijos al campamento o al campus de baloncesto y pensamos horrorizados que se van a pasar el verano en casa viendo la tele. Entonces nos damos cuenta de que estamos sin niñera y nos preguntamos cómo vamos a ir a trabajar.

¿¿Es divertido esto?? ¿Qué puede hacer una madre con TDAH?

5 pasos para mantener tu cordura este verano TDAH

  1. Trata de mantener los horarios de dormir al principio, y poco a poco deja que se acuesten y se levanten más tarde. Esto facilitará a su reloj interno la nueva rutina y ayudará a evitar la irritabilidad y los trastornos del sueño. Aun así… mantén algún horario de sueño, si es posible.
  2. Empieza a buscar YA actividades estructuradas para tus hijos: clases de natación, campamentos, voluntariado, etc. Demasiado tiempo libre sin estructurar puede crear estrés a los niños (y adultos) con TDAH. Podrías enfrentarte a conductas no deseadas, pues los niños van a la búsqueda de estímulos ¡y con frecuencia no de los buenos!
  3. Implica a toda la familia en la planificación del verano. Si hay vacaciones en perspectiva, habla con antelación de adónde vais a ir y lo que vais a hacer. Al incluir a tus hijos en esto, ellos agradecerán la oportunidad de participar en la planificación, evitando así discusiones o rabietas. Si no es posible ir de viaje, habla con tus hijos para ver qué les gustaría hacer en sus vacaciones. Llegad a acuerdos que satisfagan a todos.
  4. Ten en cuenta que los cambios son difíciles para ti y para tus hijos. Trata de prepararles con antelación, para que tengan tiempo de acostumbrarse. Si va a venir la familia de visita el mes que viene, no esperes hasta la víspera para decírselo y explicarles cómo van a cambiar los horarios, cómo vais a organizaros para dormir, etc.
  5. No olvides TUS necesidades. Como madres, siempre estamos trabajando en preparar horarios, comidas, entretenimiento, vacaciones y mucho más. Tal vez éste sea el verano en el que TÚ pasas tiempo fuera, reservando un fin de semana con tus amigas. No pasa nada porque te vayas sola – encontrar una casa rural en un bonito pueblo, o tener la oportunidad de pasar mañanas relajadas visitando tiendas y atracciones.

 

Publicado en TDAH en casa | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

¿Que los niños franceses no tienen TDAH? ¡Bien sûr, ils le font!

 

 

La epidemiología del TDAH en niños franceses es similar a la de otros países. El trastorno se da entre el 3,5% y el 5,6% de los jóvenes y es más común entre los niños que entre las niñas.

 

Gina Pera

Escrito por Gina Pera. Publicado el 27 de mayo de 2015
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

Gina - france-meme-442x221

¿Que los niños franceses no tienen TDAH? Absurdo.

Los varones adultos franceses tienen la tasa más alta de mortalidad relacionada con el cáncer, vinculada estrechamente con el consumo excesivo de alcohol y tabaco.

La negación del TDAH en Francia, combinada con estos hábitos de “automedicación”, resulta letal.

Cuando me siento con ganas, me asomo tímidamente al Twitterverso, sólo para ver qué “memes” sobre el TDAH están de moda. Horrorizada al momento, me apresuro a salir, pero antes disparo unas cuantas salvas. El trending post de hoy: el virulento (en todos los sentidos) “Los niños franceses no tienen TDAH” de Psychology Today.

Los temas complejos son difíciles de contar en Twitter, pero hice lo que pude para escribir y publicar un par de “memes”, que incluyo en este artículo. A continuación, voy a explicar el fundamento que los apoya.

Cuando ese post de “Los niños franceses…” apareció por primera vez, en 2012, me pareció otra tontería de autopromoción, de esas que vemos con demasiada frecuencia en torno al TDAH. Es decir, un desconocido con un libro a la venta o una terapia desfasada que promocionar – ¡Sí! ¡Di algo escandaloso sobre el TDAH! Porque es una forma segura de conseguir notoriedad. Y en demasiados sitios web con fines de lucro, tales como Psychology Today, la política es “coger todo lo que llega”. Sin ningún criterio editorial.

Estos artículos sensacionalistas suelen seguir uno de estos enfoques sobre el TDAH:

  1. Es un gran engaño.
  2. Es una conspiración de las farmacéuticas.
  3. Es un invento americano, que se trata “sin drogas” en países más civilizados / primitivos / etc.
  4. Está “lamentablemente” sobre-diagnosticado por médicos codiciosos, padres que no quieren educar, profesores que no quieren enseñar, etc.
  5. Lo mejor para tratarlo es la orientación, el juego o el aparatito propios de ese escritor concreto.

No importan los miles de estudios sobre el TDAH revisados ​​por colegas y publicados por auténticos expertos. Estos “columnistas” online, voluntarios y auto-cualificados creen saber más. Lo que saben, sobre todo, es cómo explotar en su propio beneficio la ignorancia sobre el TDAH de la gente.

Gina French-kids-smoking-meme-442x221

“¿Qué los niños franceses no tienen TDAH?”

Falso, y los varones franceses tienen un riesgo mayor de morir por cáncer relacionado con el consumo de sustancias.

Sobre la autora de “Los niños franceses”

El artículo de “Los niños franceses” es de una tal Marilyn Wedge, a quien nadie reconoce como experta psicoterapéutica de ninguna clase. Dice tener su consulta en Westlake Village, una pequeña localidad entre Los Ángeles y Ventura County. Su titulación declarada es en Psicología Social, un campo muy distante de la Psicología Clínica y mucho más cercano a la Sociología (una definición simple de Psicología Social es el estudio de cómo los pensamientos, sentimientos y comportamientos de las personas se ven influidos por la presencia real, captada o tácita de los demás).

Gina - Wedge original-150x150Marilyn Wedge: “Los niños franceses no tienen TDAH”

En su página web, Wedge se identifica como terapeuta matrimonial y familiar (MFT) y afirma haber publicado “numerosos artículos profesionales en el campo de la terapia familiar”. He buscado en PubMed y en Google Scholar, y sólo he podido encontrar más artículos en la página web Psychology Today.

Algunas palabras sobre la web Psychology Today: ¿Sabías que prácticamente cualquiera puede publicar un “artículo” en ella? Aparentemente no hay normas y menos aún supervisión editorial.

Es fácil concluir que la revista, que hace décadas perdió su buena reputación, ahora es poco más que una fuente de ingresos a través de los anuncios y el directorio (donde los terapeutas pagan por anunciarse). Lo más preocupante: los terapeutas pueden obtener créditos de formación continua para mantener sus autorizaciones administrativas, simplemente leyendo artículos de Psychology Today (y pagando).

Otros escritos de Wedge:

Gina - Wedge - 41S0e3OmERL._SY344_BO1204203200_“Las pastillas no son para los niños de guardería”

 

Gina - Wedge - index“Una enfermedad llamada infancia”

Sobre las afirmaciones de Marilyn Wedge

Este es el primer párrafo del artículo de “Los niños franceses”:

En los Estados Unidos, al menos el 9% de los niños en edad escolar ha sido diagnosticado de TDAH, y están tomando medicación. En Francia, el porcentaje de niños diagnosticados y medicados para el TDAH es menor del 0.5%. ¿Por qué la epidemia de TDAH – firmemente establecida en los EE.UU. – ha pasado por alto casi completamente a los niños franceses?

No documenta éstas ni ninguna de sus otras afirmaciones.

En primer lugar, el 9% de los niños estadounidenses. El propio CDC (Center for Disease Control and Prevention, Centro para el Control y Prevención de Enfermedades) ha enturbiado las aguas estadísticas con la publicación de su encuesta de 2012, según la cual el 9,5% de los niños de entre 3 y 17 años ha sido diagnosticado de TDAH. Voy a reservar el análisis de esa encuesta para otro artículo; por ahora, baste decir que esas cifras se basan en encuestas telefónicas a los padres, no en ningún tipo de recuento clínico oficial.

La información dada por los padres, base para los datos del CDC, es discutible; es sabido que sobredimensiona la prevalencia del TDAH. (Sciutto MJ, Eisenberg M. Evaluación de la evidencia a favor y en contra del sobrediagnóstico de TDAH J Aten Disord 2007; 11:.. 106-113 y Getahun D, ​​Jacobsen SJ, Fassett MJ, Chen W, Demissie K, Rhoads GG. “Tendencias recientes en Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad en la infancia”. JAMA Pediatr 2013; 167:… 282-288)

La mayoría de los médicos ha expresado su sorpresa por una cifra tan alta (9,5%). A falta de un sistema más centralizado de recopilación de datos – como un sistema nacional de salud – ésta es la forma que eligió el CDC para hacerlo. Como ya he dicho, señalaré los problemas de sus métodos en otro momento.

Vuelvo a Wedge, con quien estoy de acuerdo en un solo punto: Los franceses sí proporcionan más estructura a sus hijos. Sobre todo en comparación con los EE.UU., donde (todo hay que decirlo) las formas de educar son cada vez más laxas y faltan rutinas disciplinadas. En Francia, las normas de conducta también suelen ser más claras y la desobediencia, poco tolerada. En general.

Francia también tiene una red de seguridad muy fuerte, con un apoyo admirable para los hijos de las familias trabajadoras.

Pero ¿significa todo esto que los niños franceses no tienen TDAH? ¿O que la estructura y la disciplina de que disfrutan en la infancia sirven para que, de alguna manera, tengan un mejor funcionamiento durante el resto de su vida?

Por desgracia, los datos no confirman esto.

Ahora el “menos de 0,5%” de los niños franceses: aquí Wedge no ha acertado ni de lejos. Como explicaré más adelante, la prevalencia del TDAH en los niños franceses es similar a la de otros países: entre el 3,5 y el 5,6%.

Gina - Frenchman-smoking-442x221

¿Qué los niños franceses no tienen TDAH?

Los varones franceses tienen la tasa más alta de muerte por cáncer de la UE, relacionada con “hábitos poco saludables”.

¿Crees que tienen algo que ver?

Por qué está totalmente equivocada Wedge

Con este artículo no trato de replicar punto por punto a las afirmaciones de Wedge. La mayoría puede ser fácilmente desmentida por cualquiera que tenga una cierta familiaridad con el TDAH y los títulos de sus libros muestran claramente su inclinación contra la psiquiatría.

Lo que hago es ofrecer algunas pruebas que corroboran, no sólo que los niños franceses tienen TDAH, sino también que muchos, al llegar a adultos sufren problemas previsibles de consumo de sustancias, que les llevan a una muerte temprana.

1. Tasa de muertes relacionadas con el consumo de sustancias en Francia

¿Por qué está relacionado esto con el TDAH? Porque sabemos que los síntomas de un TDAH mal manejado aumentan la vulnerabilidad a desarrollar problemas de consumo de sustancias.

Algunos ejemplos de la prensa:

Subtítulo: “La reputación de los franceses de beber con moderación parece algo engañosa, después de que un preocupante informe publicado el lunes revelara que el alcohol es responsable de alrededor de 49.000 muertes en Francia cada año – unas 134 al día”.

Extracto del artículo, basado en el estudio “Mortalidad atribuible al alcohol en Francia”:

Según el informe publicado por el European Journal of Public Health (Revista Europea de Salud Pública), el consumo de alcohol fue responsable de la muerte de unas 49.000 personas.

Catherine Hill, coautora del informe, resumió los resultados diciendo simplemente que “los franceses beben demasiado”.

Las estadísticas, del año 2009, revelaron que murieron tres veces más hombres que mujeres en Francia por problemas de salud relacionados con el alcohol.

El estudio, llevado a cabo por el Servicio de Bioestadística y Epidemiología del Instituto Gustave Roussy, cerca de París, reveló que alrededor de 36.500 varones franceses mueren cada año por enfermedades relacionadas con el alcohol, alrededor del 13% de la tasa general de mortalidad masculina.

Tal vez la tendencia más preocupante revelada por la encuesta es que el 40% de esas muertes era de personas menores de 65 años.

Extracto:

Los resultados revelan que la percepción general de Francia como una nación sana está quedando rápidamente obsoleta.

Un estudio del gobierno publicado este mes, mostró que la población masculina de Francia tiene el nivel más alto de muerte por cáncer de cualquier país de la UE. Los científicos llegaron a la conclusión de que la elevada tasa de mortalidad es directamente atribuible al consumo excesivo de tabaco y alcohol.

Las cifras mostraban que cada año muere de cáncer un 20% más de hombres franceses que británicos, mientras que Suecia tiene la tasa más baja de la UE de mortalidad masculina por cáncer, con 196 muertes por cada 100.000 hombres, frente a 283,2 en Francia.

Según las cifras recopiladas desde 1999 – el primer año del que se dispone de estadísticas – Francia tiene un número mucho mayor de muertes por cáncer de boca, labio, garganta, hígado y pulmón que sus países vecinos: un indicador claro de que las raíces de la enfermedad están en un estilo de vida poco saludable.

Gina - french-wine-head-442x320

2. Epidemiología: Los niños franceses tienen TDAH; los adultos, también

Afortunadamente, tenemos algo más que la opinión de una terapeuta de familia de un suburbio de Los Ángeles, si tratamos de examinar la prevalencia del TDAH en Francia. Tenemos investigadores cualificados y expertos como Stephen V, Faraone, el tercer investigador más citado en Psiquiatría y Psicología.

En 2003, Faraone y sus colegas publicaron una revisión de 50 estudios epidemiológicos. Encontraron que la prevalencia media del TDAH definido conforme al DSM era similar en todo el mundo (Faraone, Sergeant, Gillberg y Biederman, 2003). Este resultado fue confirmado por un meta-análisis de estudios epidemiológicos (Polanczyk, de Lima, Horta, Biederman y Rohde, 2007).

Faraone se unió después a otros colegas para publicar “Prevalencia del Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad y Características Asociadas entre los niños de Francia en un número de 2011 del Journal of Attention Disorder (Revista del Trastorno de Atención).

Esta es la conclusión del documento:

La epidemiología del TDAH en niños franceses es similar a la de otros países. El trastorno se da entre el 3,5% y el 5,6% de los jóvenes y es más común entre los niños que entre las niñas. Los autores reproducen la conocida asociación del TDAH con trastorno de conducta, TND e índices de fracaso escolar. El impacto de los síntomas del TDAH en el rendimiento escolar pone de relieve la importancia de detectar tales síntomas en las escuelas.

En el mismo artículo, los autores escriben:

Se sabe muy poco acerca de la prevalencia del TDAH en Francia. Una búsqueda en la literatura no encontró ningún estudio de prevalencia del TDAH en la infancia y sólo un estudio de prevalencia del TDAH en adultos (Fayyad et al., 2007). Este último estudio examinó una muestra estadística de 727 adultos franceses e informó de una estimación de prevalencia del 7,3%.

El hecho de que no hubiera estudios anteriores de prevalencia del TDAH en la infancia en Francia sólo demuestra que no se había estudiado, no que no existiera.

El bloqueo que aplican los psicoanalistas en Francia

Si bien los investigadores antes citados no lo mencionan, es bien sabido que el psicoanálisis ha dominado en Francia durante mucho tiempo, mucho más allá de que la neurociencia empezara a informar el tratamiento psiquiátrico en EE.UU. Tal vez se trate de la muy arraigada (algunos dirían paralizante) burocracia francesa. Mis fuentes francesas me dicen que, no importa cuál sea tu problema psiquiátrico, lo primero que te proponen es psicoanálisis.

Sí, incluso para el autismo.

Una rara denuncia del sistema prácticamente cerrado de Francia se produjo en el documental de 2012 “Le Mur” (La pared), como informó The New York Times “Una película francesa discrepa del enfoque psicoanalítico del autismo“.

El documental, la primera película de Sophie Robert, sigue a dos niños autistas: Guillaume, que ha sido tratado según el enfoque conductual o “americano”; y Julien, que ha estado ingresado en un manicomio durante seis años y tratado con el psicoanálisis. Guillaume, pese a las dificultades, está rindiendo a un nivel alto en la escuela. Julien está esencialmente en silencio, apartado de la sociedad.

¿Qué es lo que pasa con los niños y adultos franceses que tienen TDAH? Está por estudiar. Tal vez la fuerte (pero en rápida erosión) red social de seguridad está proporcionando un cierto apoyo. O tal vez se les mantiene encerrados en un sistema que no consigue darles mayor autonomía y autorrealización – y les permite fumar y beber hasta morir.

Por favor, lee un artículo posterior mío, “¡Vive La France! Pero adieu a su abusiva ‘psiquiatría’”, en el que examino las preocupantes raíces de la psiquiatría francesa moderna: una figura neo-freudiana llamada Jacques Lacan.

Gina Pera

 

Publicado en TDAH Aspectos generales, Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Consejos TDAH: un sencillo sistema para manejar el papeleo

Llevar al día los papeles resulta difícil para las personas con TDAH; a su cerebro le cuesta “priorizar qué hay que hacer lo primero, cómo hacerlo mejor y cuándo hacerlo”

margarita tartaklovsky

Escrito por Margarita Tartakovsky, M.S.
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

psychcentral 20 years

Para las personas con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), el papeleo puede llegar a ser un gran problema. El TDAH afecta a las funciones ejecutivas, por lo que es difícil tomar decisiones, ordenar y priorizar. Los pacientes suelen acudir a la psicoterapeuta y entrenadora TDAH Terry Matlen pidiendo ayuda para manejar los papeles – todos, desde facturas o recibos a las revistas del colegio o los documentos para los impuestos.

Matlen explica exactamente por qué en su valioso libro “The Queen of Distraction: How Women with ADHD Can Conquer Chaos, Find Focus and Get More Done” (“La Reina de la Distracción: cómo pueden las mujeres con TDAH dominar el caos, centrar su atención y conseguir hacer más cosas”):

“A los circuitos de tu cerebro les resulta difícil marcar prioridades (¿Tengo que pagar la factura primero o responder a la invitación de boda?), mantenerse en tareas “aburridas” (Me aburre el papeleo. Creo que mejor voy a jugar a un videojuego) u clasificar (¿pongo esto con lo del coche o con las facturas pagadas?)“.

En su libro, Terry Matlen describe un sistema de cuatro etapas para ayudar a los lectores con TDAH a gestionar los papeles. Propone pensar en el papeleo en términos de qué es más importante resolver primero – igual que los Servicios de Emergencias priorizan las emergencias en orden de importancia o gravedad.

Queen of distraction

Aquí van cuatro sabios pasos tomados de “La Reina de la Distracción” que utilizan esta analogía.

Etapa 1: Servicio de Emergencias

Asigna un recipiente para los documentos urgentes que tienen plazo. Estos documentos necesitan tu atención inmediata. Entre ellos están las facturas (de la hipoteca, la luz, el teléfono y el gas, y los seguros), las renovaciones y las autorizaciones para los niños.

Este recipiente puede ser una bandeja de plástico transparente, con o sin carpetas. O una cesta de cualquier tipo. Etiquétalo para acordarte de su contenido, poniendo “urgente” o “importante”.

Cuando recibas estos documentos urgentes, escribe su fecha de vencimiento en el sobre y archívalo, poniendo los de fecha más próxima al principio.

Si quieres organizar aún más esta bandeja, haz diferentes carpetas. Por ejemplo, una verde para las facturas, sellos y sobres; una amarilla para los documentos que tienes que firmar…

Etapa 2: Cirugía general

Este recipiente contiene documentos que también debes responder, pero que no son urgentes. Como escribe Matlen, “En otras palabras, si no respondes a la invitación para el bautizo del hijo de tu amigo, puede que le siente mal, pero tu familia no se quedará congelada y a oscuras en pleno invierno”.

Etiqueta el recipiente con algo como “para responder lo antes posible”. Puede contener de todo: invitaciones, renovaciones de suscripciones, solicitudes de donativos, recordatorios de mantenimiento del coche…

Etapa 3: Cirugía plástica

Este recipiente contiene documentos que no van en ninguno de los anteriores, como revistas, ofertas comerciales, cupones y cambios de condiciones (de las tarjetas de crédito, por ejemplo). Etiqueta también este recipiente (por ejemplo, “leer más adelante”). Querrás revisar estos documentos algún día.

Etapa 4: Post-operatorio

Este recipiente contiene documentos de los que necesitas disponer. De hecho, podría ser un archivador guardado en el sótano. Puedes incluir los informes médicos, la escritura de la casa, las pólizas de seguro y la documentación de tu mascota.

Matlen también aconseja los documentos más importantes, como acciones, testamentos o pólizas de seguros de vida en una caja de seguridad del banco o en una caja fuerte a prueba de fuego en casa.

 

Cada papel que recibas debe ir a uno de esos recipientes – a excepción del correo basura, que irá directamente a la papelera de reciclaje. Matlen aconseja clasificar el correo basura directamente sobre la papelera.

Llevar al día los papeles resulta difícil para las personas con TDAH. Una vez más, esto se debe a que a su cerebro le cuesta “priorizar qué hay que hacer lo primero, cómo hacerlo mejor y cuándo hacerlo”, escribe.

Establecer un sistema, como esta estrategia práctica de Matlen, puede ayudarte a tener tus papeles bajo control.

Publicado en Adultos con TDAH | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Cosas que muchos ignoran sobre el TDAH

El TDAH puede afectar a cualquier cosa de la vida que requiera una adecuada regulación, organización, planificación, atención, control de los impulsos y estabilidad emocional

margarita tartaklovsky

Escrito por Margarita Tartakovsky, M.S.
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

psychcentral 20 years

Hoy en día, hay aún muchos mitos, ideas erróneas y malentendidos sobre el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Todos, desde los medios de comunicación a los profesionales de la salud mental, pueden perpetuar estas creencias erróneas. A continuación, los expertos nos explican cosas que mucha gente no sabe (o no suele entender) sobre el TDAH. Encontrarás de todo, desde lo que causa el TDAH a lo que puede ayudar.

1. El TDAH no está causado por nuestra cultura ajetreada y tecnológica

El mundo de hoy es, sin duda, más ajetreado, más frenético y ofrece más distracciones que nunca. Nuestro tiempo de atención es más corto. Nos cuesta más mantener la concentración. A menudo no podemos pasar una hora, o n siquiera media, sin revisar el correo electrónico o echar una ojeada al móvil.

Sin embargo, aquellos de nosotros que no tienen TDAH aún se las arreglan correctamente, dice el Dr. Mark Bertin, pediatra especialista en el desarrollo de la conducta. El TDAH es un trastorno neurológico complejo, que va más allá de distraerse.

“El TDAH afecta a las capacidades de autogestión llamadas funciones ejecutivas, que incluyen no sólo la atención y el control de los impulsos, sino también la organización, la planificación, la gestión del tiempo y muchas más”, dice el Dr. Bertin. En este artículo explica con más detalle cómo funciona realmente el TDAH:

El TDAH es un trastorno con un nombre equivocado. Los síntomas típicos – falta de atención, hiperactividad e impulsividad – tan sólo arañan la superficie. Las regiones del cerebro implicadas en el TDAH también controlan la función ejecutiva – habilidades tales como la gestión del tiempo, la sensatez, la organización y la regulación emocional. La función ejecutiva es algo así como el gerente del cerebro, responsable de supervisar y coordinar nuestra planificación, nuestros pensamientos y nuestras interacciones con el mundo. El verdadero problema del TDAH se refiere a la función ejecutiva y, como han dicho el Dr. Russell Barkley y otros, un nombre más apropiado para el TDAH sería “trastorno de déficit de la función ejecutiva”.

La multitarea, los medios de comunicación, el correo electrónico y otras distracciones pueden exacerbar el TDAH. Pero no lo causan.

2. El TDAH afecta a todos los aspectos de la vida de una persona

Se piensa a menudo que el TDAH afecta exclusivamente al rendimiento académico o quizá a la productividad en el trabajo. Por desgracia, el TDAH tiene efectos de largo alcance.

“El TDAH puede afectar a cualquier cosa de la vida que requiera una adecuada regulación, organización, planificación, atención, control de los impulsos y estabilidad emocional”, dice Roberto Olivardia, psicólogo dedicado al TDAH e instructor clínico en el Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de Harvard.

Esto puede referirse a cualquier cosa, desde dormir hasta pagar facturas, desde limpiar la casa a hablar con tu pareja.

Por ejemplo, como señala Bertin, los niños con TDAH son más propensos a sufrir retrasos en el lenguaje. También les cuesta encontrar las palabras adecuadas y elaborar sus pensamientos rápidamente. Tienen dificultades para centrarse en conversaciones en grupo o en ambientes ruidosos.

3. Hasta dos tercios de las personas con TDAH sufren otro trastorno.

Las personas con TDAH pueden también sufrir depresión, ansiedad, trastorno obsesivo-compulsivo o trastorno bipolar (en este artículo se describen trastornos comórbidos en niños con TDAH, junto con los tratamientos recomendados).

Por eso es importante recibir una evaluación integral, que sirva para descartar otros trastornos. Según Bertin, “si el tratamiento no progresa, conviene volver a mirar para comprobar si hay algo además del TDAH”.

4. El TDAH es altamente genético

“Si dos personas altas tienen hijos y los entregan en adopción, lo normal es suponer que los niños serán altos de todos modos”, dice Bertin, autor también de The Family ADHD Solution (“La Solución del TDAH de la familia”). “La heredabilidad del TDAH es parecida”.

Es decir, que si un miembro de la familia tiene TDAH, la probabilidad de que otra persona de la familia también lo tenga aumenta de tres a cinco veces. “En hermanos gemelos, el riesgo puede llegar al 80%”. Bertin hace hincapié en que el TDAH es un trastorno médico, que está “programado principalmente por la genética”.

Olivardia cita este estudio de 2012 y éste de 2014 (ambos en inglés) para mayor información sobre la genética (y la neurobiología) del TDAH.

5. Los problemas de aprendizajes están infra-diagnosticados en el TDAH

Esto normalmente ocurre porque se cree que el problema de aprendizaje es parte de TDAH, en lugar de algo agravado por el trastorno, dice Olivardia.

Por ejemplo, señala que la dislexia está absolutamente infra-diagnosticada. “Se da por supuesto que los problemas de lectura están relacionados con la atención (TDAH), cuando podría haber dificultades relevantes de decodificación, conciencia fonética, comprensión, o fluidez completamente independientes del TDAH”.

Entre el 40 y el 60 por ciento de las personas con TDAH tienen una dificultad de aprendizaje, dice Olivardia. Casi la mitad de los niños con TDAH puede tener una dificultad específica para escribir, agrega Bertin (que cita este estudioen inglés – como ejemplo).

Por ello, es esencial que todos los estudiantes con TDAH reciban una evaluación adecuada sobre posibles problemas de aprendizaje.

6. Superar el TDAH no es cuestión de esforzarse más

A menudo, la gente asume que lo que tiene que hacer alguien con TDAH es esforzarse más. Se supone que esa persona es perezosa, carece de motivación o simplemente no quiere hacer el esfuerzo.

Sin embargo, como señala Bertin, “No dirías a un niño con asma: “Esfuérzate un poco más, dejar de hacer ese ruido al respirar”. Del mismo modo, esperar que un niño con malas habilidades de la función ejecutiva “se organice” ahora mismo es injusto y supone fijar expectativas difíciles y poco realistas.”

Además, las personas con TDAH ya se esfuerzan. “Los estudios muestran que una importante zona de control del cerebro – el córtex del cíngulo anterior – trabaja mucho más y con menos eficiencia [en las personas con TDAH] que en las que no lo tienen”, dice Terry Matlen, psicoterapeuta y entrenadora de TDAH.

En lugar de trabajar más, la clave es trabajar de otra manera. Eso significa buscar estrategias que funcionen con el cerebro TDAH. Pueden ser de todo tipo, desde programar alarmas como recordatorios hasta un sistema específico para organizar los papeles.

Lo volvemos a repetir: el TDAH es un trastorno neurológico complejo. Pero también es altamente tratable. Es importante obtener una evaluación integral y buscar tratamiento, que puede o incluir o no medicación.

“Hay quienes rechazan una evaluación, ya que equiparan el diagnóstico y tratamiento del TDAH con la decisión de tomar medicación”, dice Bertin. Sin embargo, el simple hecho de saber que tienes TDAH puede ayudarte a hacer cambios positivos.

“Hay muchas personas que deciden no tomar medicación y, aun así, pueden dar pasos que hagan más fácil vivir con TDAH. Lo cual tampoco significa desdeñar lo que la medicación ha demostrado que hace para el TDAH”. Además, si no estás en crisis, empezar con un enfoque sin medicación para ver cuánto te ayuda es un buen primer paso.

Estés tomando medicación o no, es importante utilizar estrategias adecuadas para el TDAH, practicar hábitos saludables y trabajar con un terapeuta y/o un entrenador TDAH.

Publicado en TDAH Aspectos generales | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

TDAH: la atención no vale para describirlo

Este trastorno mal entendido es real y va más allá de sus síntomas típicos

mark bertin

Escrito por el Dr. Mark Bertin para Psychology Today
Traducido por la Dra. Elena Día de Guereñu
Texto original en inglés

 Psychology Today Logo

El punto de partida para solucionar el TDAH en familia y tratar el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en el mundo real es comprender que el TDAH (y esto incluye el TDA, que ahora se denomina, con más precisión, TDAH tipo inatento) es un trastorno médico demostrado y a veces mal entendido. Cuando se hace creer a los padres, a los maestros o a los niños que el TDAH es falso o, en cierto modo, una simple excusa para la falta de esfuerzo, de motivación o de autocontrol de un niño, se deja a los adultos frustrados y confundidos, a los niños luchando sin orientación con sus propias tendencias neurológicos y a los hermanos atrapados en medio.

Debemos superar cualquier debate sobre la realidad de TDAH. Es real y docenas de estudios fiables lo demuestran. Cuando se identifica adecuadamente, el TDAH no es diferente de cualquier otra enfermedad. Lo que a veces plantea problemas es conseguir un diagnóstico preciso; el TDAH puede ser difícil de reconocer en cualquier individuo. En lugar de derrochar esfuerzos en un debate sin sentido sobre si existe o no el TDAH, es mejor apoyar a las familias, ayudándoles a entender qué es realmente el TDAH y cómo manejarlo.

El TDAH es un trastorno con un nombre equivocado. Los síntomas típicos – falta de atención, hiperactividad e impulsividad – tan sólo arañan la superficie. Las regiones del cerebro implicadas en el TDAH también controlan la función ejecutiva – habilidades tales como la gestión del tiempo, la sensatez, la organización y la regulación emocional. La función ejecutiva es algo así como el gerente del cerebro, responsable de supervisar y coordinar nuestra planificación, nuestros pensamientos y nuestras interacciones con el mundo. El verdadero problema del TDAH se refiere a la función ejecutiva y, como han dicho el Dr. Russell Barkley y otros, un nombre más apropiado para el TDAH sería “trastorno de déficit de la función ejecutiva”.

Para guiar a las familias hacia un camino mejor, en lugar de discutir la existencia del TDAH, hemos de aclarar conceptos erróneos acerca de él. Cuando los padres o los profesores pierden de vista el hecho de que el TDAH es un déficit neurológico, culpan a los niños de comportamientos y decisiones que no están totalmente bajo su control. Comprender la neurología del TDAH nos permite reconocer que el aparente mal comportamiento de un niño, o su falta de motivación, se reducen a una dificultad concreta, relacionada con la capacidad para centrarse, mantener la atención, controlar las emociones, o una larga lista de habilidades relacionadas con la función ejecutiva.

Así como algunas personas pueden dibujar, jugar al baloncesto o aprender a tocar un instrumento más fácilmente que otras, planificar, recordar y prestar atención son habilidades innatas, reguladas en gran parte por nuestra genética. Los problemas crónicos de olvidar, no planificar, dejar las tareas a medias, retrasarse con los deberes, no escuchar cuando se le llama, perder los nervios ante la frustración… todos reflejan un déficit de la función ejecutiva. Puedes optar por enseñar a alguien a lanzar un tiro libre, o una nueva forma de seguir la lista de tareas pendientes, pero esas habilidades no surgirán de la nada.

No dirías a un niño con asma: “Esfuérzate un poco más, dejar de hacer ese ruido al respirar”. Del mismo modo, esperar que un niño con malas habilidades de la función ejecutiva “se organice” ahora mismo es injusto y supone fijar expectativas difíciles y poco realistas. En vez de eso, debemos desarrollar una visión compasiva y objetiva de sus verdaderas habilidades, acompañada de una planificación detallada para desarrollar habilidades y estrategias de compensación en áreas que sigan ofreciendo dificultades. Estimularemos la conducta apropiada y el trabajo duro, pero también hemos de ser conscientes de que pueden interponerse obstáculos relacionados con el TDAH.

Abordar el amplio impacto del TDAH en las familias comienza con reconocerlo como un trastorno médico que afecta a la función ejecutiva. Cuando empecemos a entender la realidad completa de la situación – que alguien con TDAH tiene un trastorno real que afecta a la forma en que gestiona su vida – podremos tomar decisiones inteligentes sobre la forma de educarles, de enseñarles, y de gestionar mejor otros aspectos de su cuidado. Cuando reconozcamos la causa real del TDAH y sus síntomas de largo alcance, podremos cambiar de forma compasiva nuestras expectativas, al tiempo que ofrecemos planes inteligentes a largo plazo que desarrollen sus habilidades y aseguren que todos los niños con TDAH desarrollen todo su potencial.

 

 

.

Publicado en TDAH Aspectos generales | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

TDAH y adopción: vínculos entre ambos

Zoe Kessler 2015

Escrito por ZOE KESSLER para ImpactADHD el 13 de julio de 2015
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

impactADHD

Después de ser diagnosticada de TDAH a los 47 años, hice todo lo que pude para aprender acerca de los rasgos, el tratamiento y el modo de superar los efectos devastadores que el TDAH había causado en mi vida.

Fue entonces cuando descubrí las similitudes entre lo que había experimentado como niña adoptada, los efectos de un TDAH sin diagnosticar ni tratar, y las conexiones entre ambos.

Conexión entre TDAH y adopción

Mientras que se estima que aproximadamente el 10% de los niños tiene TDAH, según el Centro de Control de Enfermedades de EE.UU., entre los adoptados puede llegar al 20 o 30%. Con la alta impulsividad como rasgo predominante del TDAH y una incidencia de embarazos no planificados nueve veces mayor en las chicas con TDAH, es fácil ver por qué aparece el TDAH con más frecuencia en niños adoptados que en los demás. Después de todo, el TDAH se considera hereditario.

Pero puede que esto no sea todo.

Factores ambientales precoces de estrés en niños adoptados

Según el Dr. Gabor Maté, autor de Scattered Minds: The Origins and Healing of Attention Deficit Disorder (“Mentes dispersas: orígenes y curación del Trastorno de Déficit de Atención”), cualquier madre que ha de dar a su bebé en adopción es, por definición, una madre estresada. Esto significa que, durante nueve meses, el bebé está sumergido en altos niveles de hormonas del estrés, “…una influencia negativa en el desarrollo [del cerebro del bebé], incluso antes del nacimiento”, dice Maté.

Al igual que yo, durante los años 50 y hasta principios de los 80, los niños adoptados solían ser separados de su madre biológica al nacer. En su libro, Maté también sugiere que la separación de nuestra madre biológica puede afectar a los neurotransmisores de nuestro cerebro. En un estudio con monos de cuatro meses de edad que fueron separados de su madre biológica tan sólo seis días, se dieron importantes alteraciones de la dopamina y otros neurotransmisores.

Sea genética, ambiental – o ambas – la causa del TDAH, éste y la adopción comparten varios desafíos.

Impacto sobre la autoestima

Históricamente, las personas adoptadas eran descritas en términos despectivos, como “ilegítimas”. Desde pequeña, interioricé el mensaje de valer menos que los demás, y mi autoestima se vino abajo.

Hoy en día, puede que los términos “ilegítimo” y “bastardo” ya no se usen, pero persiste el hecho de que, antes de ser “elegidos” por nuestras nuevas familias, primero hemos tenido que ser “descartados”. No es sólo la madre quien renuncia a su bebé, es toda una línea ancestral. Dos, en realidad. Ser inteligente y emocionalmente hipersensible son dos rasgos típicos de los niños con TDAH, así que no se me escapó esta percepción cuando yo era niña. Como consecuencia, crecí sintiéndome rechazada por mis padres biológicos.

Si la adopción es internacional, este sentimiento de rechazo se puede extender a la cultura y país de origen del niño adoptado. Los padres sensibles y conscientes de esta posibilidad pueden disminuir su impacto mediante una conversación abierta con su hijo y el reconocimiento de los sentimientos del hijo adoptivo.

Sentirse fuera de lugar

Como persona con TDAH, he sentido a menudo que quienes tenemos este trastorno tenemos una cultura común. Hablamos entre nosotros de manera diferente; entendemos los rasgos de TDAH que compartimos; y, a menudo nos referimos unos a otros como “miembros de la tribu”. Como persona adoptada, sentía que no encajaba con mi tribu adoptiva. Yo les quería, pero mi personalidad, particularidades y origen étnico (por no hablar del TDAH sin diagnosticar) me tenían apartada. Si el niño adoptado es el único de la familia con TDAH, la sensación de no encajar o no ser parte de ella se puede exacerbar. Ver el TDAH como una cultura diferente puede eliminar el dolor y la vergüenza de verla como una enfermedad o una discapacidad.

El blues del adoptado/TDAH

En mi primer libro, Reuniones de Adopción, comenzaba el capítulo “Crecer adoptado” así: “A los 15 años, empecé a darme cuenta de que había estado melancólica la mayor parte de mi vida”. Escribía esto décadas antes de ser diagnosticada de TDAH.

Había supuesto que esta melancolía (que hoy llamaríamos distimia) se debía a las pérdidas que acompañan a una adopción: la pérdida de la ascendencia, de la historia clínica y del conocimiento de mi madre biológica.

Ser adoptada contribuyó a mi melancolía, pero las personas con TDAH también sufren depresión y distimia con más frecuencia que otras. Ser consciente de esta potencial combinación puede ayudar a los padres adoptivos a estar alerta ante posibles signos de distimia o depresión en su hijo con TDAH.

 Estigma

Cuando yo era pequeña, ser adoptada acarreaba la marca de un estigma.

Quizás los patios escolares de hoy no son el campo de batalla para el tipo de ostracismo que yo sufría cuando los otros niños gritaban, “¡Rabia, rabia, eres adoptada!” Pero los niños con TDAH también sufren una estigmatización.

Puede que esta sensación de estigma sea más acentuada en los niños que, además, tienen TDAH.

Aceptar la diferencia

Uno de los mejores regalos que un padre puede hacer a un niño con TDAH, o un hijo adoptivo, es la autoestima y la autoaceptación. Ambas situaciones suponen desafíos; y ambas ofrecen también oportunidades.

Ya sea un niño adoptado, diagnosticado de TDAH o ambas cosas: si los padres reconocen que somos diferentes, pero destacan que no somos menos que los demás, estarán dando a su hijo una base sólida de amor propio y autoconfianza. Con ellos, los niños adoptados con TDAH pueden crecer sanos.

 

 

.

Publicado en TDAH en primera persona, Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

¿Tiene TDAH todo el mundo?

Rick Green

Escrito por Rick Green
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

totally-add-logo

“Todo el mundo tiene TDAH. Es por Internet y los smartphones”.

“Ahora todos tienen TDAH”.

“Sí, todo el mundo cree que lo tiene”.

Mmmh… ¡No! Lo siento, amigo, pero todo el mundo NO sufre de repente un Trastorno de Déficit de atención e Hiperactividad.

Cuando alguien me salía con que “Ahora todos son TDAH”, yo solía hacerle tres preguntas:

– ¿Sabes qué porcentaje de adultos cumple los criterios de TDAH?

– ¿Sabes qué porcentaje de ellos ha sido correctamente diagnosticado?

– ¿Y sabes qué porcentaje de los adultos correctamente diagnosticados hace algo al respecto? O sea, lleva algún tipo de tratamiento.

“Mmmmh… no”

¿Por qué esta repentina epidemia?

Does-Everyone-Have-ADHD-294x300¿Y por qué hay tanta gente que piensa que hay una repentina epidemia de TDAH? Porque cada vez más personas muestran síntomas de TDAH: les cuesta concentrarse, se sienten agobiadas, inquietas, son incapaces de llevar a cabo lo que hacen o piensan, porque ven que cada vez hay más distracciones que les interrumpen.

Y así es.

El mundo está cambiando de forma rápida y constante. Nos bombardean con “¡Nuevo! ¡Nuevo! ¡Nuevo! Tengo que conseguir el iPhone 9-S con vitamina C”.

Los medios de comunicación ya no se dedican a informarte; ahora te bombardean con opiniones, escándalos, extrapolaciones impactantes: “¡Si sucede tal cosa, el país entero va a explotar!’

Los sueldos no han subido al ritmo de la inflación, por lo que todos tenemos que trabajar más y durante más tiempo.

Así que, sí, más personas hacen varias cosas a la vez, viven bajo presión, tienen que pensar y recordar muchas cosas, y están estresadas, pasándolo mal, apresuradas, quedando rezagadas… así que a veces sufren destellos de lo que es tener TDAH. A veces tienen que vivir en esta locura durante meses. Hasta que consiguen escapar de vacaciones, tumbarse en la playa, beber piña colada y ‘curarse’ del agobio.

Los que realmente tenemos TDAH no podemos ‘escapar’. El 4% de adultos que luchamos con toda una vida de inquietud, atención irregular e impulsividad, que llega a sabotearnos, quizá fatalmente, envidiamos a quienes sólo lo experimentan durante unos meses.

No tenemos vacaciones de nuestro agobio

Es incesante. Estamos tumbados en la playa, con la bebida en la mano y la mente todavía acelerada, preocupada, haciendo planes, nerviosa, deseando hacer algo, inquieta, aburrida, perdida en las espirales del pensamiento… Nunca desaparece del todo. Pero los síntomas principales pueden reducirse enormemente. No con piña colada, sino con un tratamiento integral. ¿Cuál es el problema? ¡Intenta ser fiel a algo que sea integral y requiera un compromiso a largo plazo cuando tienes TDAH!

‘Todo el mundo sabe que no existe’

A base de mucha práctica, he conseguido ser capaz de sonreír y asentir a los “expertos” que declaran que el TDAH no existe, al tiempo que emito un reflexivo “Hmmmm”, que oculta el rechinar de mis dientes.

Cuesta un momento o dos, a veces más, depende del grado de burla arrogante con que afirman: “El TDAH no existe. Todo el mundo tiene un mal día. Hasta yo olvido cosas”.

Entonces le hago a esas personas mis tres preguntas. Reconocen no tener ni idea de cuál es la incidencia del TDAH, ni de si realmente está aumentando (es cierto que el número de adultos diagnosticados crece, pero sigue siendo inferior a la modesta estimación del 25% de las personas que lo padecen).

Nunca admiten abiertamente, “no tengo ni idea”.

Cuando se les pide que respalden sus “conocimientos” con datos y cifras reales, se van por las ramas. “Bueno, todo el mundo lo sabe, quiero decir, basta con que mires a tu alrededor”. En ese momento, miro a mi alrededor y como no veo nada, me encojo de hombros, y les doy los datos… Un verdadero torrente de ellos.

¡Estadísticas! ¡Datos! ¡La Verdad!

“En realidad, la incidencia del TDAH ha permanecido igual durante décadas. A pesar de que hemos añadido más azúcar a nuestra dieta. Y empezado a jugar a videojuegos. La incidencia es la misma que antes de internet. En realidad, es la misma en sociedades donde casi no hay internet, videojuegos ni teléfonos móviles… “

Se quedan en silencio. Asienten con la cabeza. Parecen reflexionar. Yo solía pensar que estaban meditando sobre lo que yo decía y asimilándolo, impresionados por mis conocimientos, que estaban reconsiderando lo que habían oído y dándose cuenta de lo mucho que ignoraban sobre el trastorno. (¡Ja!)

Al final, me he dado cuenta de lo que en realidad pensaban: “¿Qué sabrá este? Probablemente hay alguien que le paga. Chico, este es Ira TDAH, TDAH Iracundo, Rick Green, TDAH Gritón, TDAH a la Defensiva a gritos, lo más probable es que esté avergonzado porque he desvelado que el TDAH es un fraude”. Que es por lo que ya no hago esto. Explico mi estrategia mucho mejor en “Plantar cara al mundo”. Esa es otra historia, pero os puedo decir que funciona.

Chicos, ¡Yo era un mocoso moralista!

Rick-Green-Angry-BlogHe aprendido a ser más simpático y tengo una respuesta más eficaz, pero ya estoy harto de oír chorradas. Están menospreciando un grave problema de salud mental. Hay gente que muere por un TDAH sin diagnosticar ni tratar… Accidentes de automóvil, automedicación con drogas y alcohol, o el suicidio por sentirse un fracaso absoluto. Los idiotas que dicen que no existe son, en parte, responsables de esas muertes. A causa de los mitos y mentiras, millones de personas que podrían estar recibiendo ayuda no están seguras, preguntándose si tal vez es sólo cosa de su carácter. ¡¡¡¡¡Una m*****da!!!!! Lo siento. Esto me saca de quicio.

Esta es la cuestión: cuando la gente se burla con ligereza, “Todo el mundo tiene TDAH”, lo que quiere decir es que todo el mundo está sometido a mucho estrés, sale adelante a duras penas y sufre para manejar su sensación de agobio. Y muchos piensan que eso es lo que experimentan las personas con este trastorno, el TDAH. En realidad, no es así.

Los adultos y los niños con TDAH no salimos adelante. Por eso es un trastorno. Las personas con TDAH no manejamos nuestra agenda. NO estamos cerca del punto de agobio. Ya estamos agobiados. Incluso cuando ya han pasado todos los plazos y estamos de vacaciones en la playa, aún nos sentimos agobiados. Estamos bebiendo la piña colada, pero realmente no la saboreamos, perdidos en nuestros pensamientos: lo que hemos dejado sin hacer, lo que nos está esperando, lo retrasados que vamos…

Lo sé, lo sé, estoy generalizando. Obviamente, esto no les pasa a todos los que tienen TDAH. Hay un espectro, de muy grave a leve. Me han dicho que yo no soy un caso grave. Además, todo lo que he trabajado para manejarlo desde que fui diagnosticado ha hecho que no sea un problema serio para mí. Por ejemplo, la medicación era antes para mí algo innegociable; sin ella, las pasaba canutas. Ahora el frasco de las pastillas está en un cajón del baño, para los días frenéticos en que las necesito. Es un poco como el inhalador para el asma de mi hijo.

Así que, ¿tiene TDAH todo el mundo? No. Pero vivimos en un mundo acelerado, y cada vez a más personas la vida les produce temporalmente los mismos síntomas – agobio, confusión, falta de memoria, y todo el delicioso menú de disfunciones del TDAH.

Bienvenidos a nuestro mundo. Tengo mi propia versión de la canción de Eagles[1], ‘TÚ puedes dejar la habitación cuando quieras. Pero NOSOTROS nunca podremos irnos”. No del todo.

 

 

[1] Texto original de la canción: “You can check-out any time you like. But you can never leave.’ (“Puedes dejar la habitación cuando quieras, pero nunca podrás irte”) The Eagles, “Hotel California” (N. de la T.)

Publicado en Adultos con TDAH, TDAH en primera persona, Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

TDAH. Las “Funciones Ejecutivas” de mi cerebro me llaman dos veces a la semana

Rick Green

Escrito por Rick Green
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

totally-add-logo

Esta va a ser una de esas historias en las que admito que me resistí a algo que resultó ser muy bueno para mí. No sé si es una “cosa de hombres”, una “cosa del TDAH” o una “cosa de Rick”.

Pero tardaré un minuto o dos llegar allí. ¡Quédate conmigo! (O salta al final y luego vuelve y lee trozos al azar hasta que tengan sentido. Oye, es tu TDAH, haz lo que mejor te venga).

El caso es que, como bien sabes, hay mucha confusión sobre el TDAH. Algunas personas no creen que exista. Incluso gran cantidad de expertos en TDAH. E incluso algunas personas como nosotros, que tenemos TDAH.

“¿Qué es lo que acaba de decir? ¿Expertos en TDAH que no creen en el TDAH?” Sí. Algo así. Es por el nombre, Trastorno de Déficit de Atención/Hiperactividad.

Son esas dos palabras. “Déficit de Atención”. El hecho es que la mayoría de nosotros podemos hiperconcentrarnos cuando algo nos interesa. Así que decir que padecemos un déficit de atención es como decir que alguien que mide 2,10 m tiene “trastorno de cabezazos con el marco de la puerta”. Sí, ese es un problema al que se enfrenta una persona de 2’10, pero tiene que afrontar otras muchas cuestiones. Y si le gusta el baloncesto, medir 2,10 no es ningún problema. El TDAH es algo complejo. ¿Quién de nosotros sufre sólo de un déficit de atención?

Esta debe ser la razón de que, últimamente, todos los expertos que entrevistamos prefiere hablar del TDAH como un déficit de las Funciones Ejecutivas. Las Funciones Ejecutivas son, bueno, piensa en algo así… Imagina una ejecutiva de alto nivel en una empresa que fabrica inodoros (es sólo un ejemplo, ¿vale?). Llámala Tanya. De “Inodoros Tanya”. Como alta ejecutiva, Tanya no fabrica los inodoros, no los prueba ni trabaja en el diseño, la ingeniería u otros mil detalles. Otros se ocupan de “hacerlos”.

Entonces, ¿qué hace Tanya?

¿Qué son las Funciones Ejecutivas?

El papel de un ejecutivo es gestionar las cosas, como…

  • Crear y mantener una visión.
  • Planificar a largo plazo, fijar objetivos, niveles de calidad, plazos…
  • Coordinar diferentes grupos, establecer prioridades y límites, manteniendo la atención en los objetivos.
  • Motivar y dar apoyo.
  • Revisar los avances, hacer el seguimiento y realizar críticas.
  • Gestionar con eficiencia el tiempo y los recursos.

Ese es el trabajo de un ejecutivo. Y parte de tu cerebro hace ese trabajo. Esas son sus Funciones Ejecutivas.

También se supone que parte de mi cerebro hace ese trabajo. Pero ¿esa lista de funciones de Tanya? Ése no soy yo. Al menos, no es ésa la inclinación natural de mi cerebro.

Si yo trabajara en “Inodoros Tanya” me gustaría estar en el departamento de diseño, teniendo cada día una docena de ideas sobre nuevos diseños, formas de mejorar la eficiencia y… Bueno, voy a pasar de una fábrica de inodoros imaginaria a mi vida (haz aquí tu propio chiste).

¿Puedo confiar en estas personas?

En mis primeros tiempos, cuando escribía para el teatro y la radio, tenía que idear sistemas para hacer un seguimiento de la evolución de los guiones, desde una idea divertida a una representación terminada. Era difícil y me costaba una gran cantidad de tiempo y energía. Era agotador. Desalentador. Lo que significaba que mi vida personal era un desastre.

Cuando empecé a trabajar en la televisión, descubrí el poder del Jefe de Producción y otros especialistas a los que no se les ocurren las ideas divertidas, pero consiguen que se produzcan. Ellos ideaban el sistema y lo mantenían en plena actividad con mucho menos estrés que el que yo había sentido jamás. Yo sólo tenía que preocuparme de ser divertido. ¡Yujuu!

Es cierto que era desconcertante tener a otras personas tomando todas estas decisiones – al principio. Descubrí que yo tengo, digamos, problemas con el control. (¿Quién? ¿Yo? ¿De verdad?) Pero… respiración profunda… en el momento en que “El Show del pelirrojo Green” alcanzó su máxima audiencia, aprendí a confiar en que el equipo hiciera las cosas a su modo.

¡El trabajo iba fenomenal! Pero…

Cuando estrené mi propia serie, “Pedazos de Historia”, yo era presentador, jefe de guionistas, productor y director. Todavía tenía un equipo fuerte para apoyarme, pero el trabajo me absorbía por completo.

Entonces descubrí el entrenamiento (“coaching”).

Me gustaría poder decir que supe al instante que un entrenador TDAH sería la respuesta que yo ni siquiera sabía que buscaba. ¡Qué infeliz! En aquel momento pensé: “No tengo tiempo ni dinero para encajar el coaching en mi horario”.

Recordándolo ahora, veo que era como conducir como un loco a toda velocidad por todo Norteamérica, buscando una dirección a la que necesitaba desesperadamente llegar, pero que no tenía ni idea de cómo encontrar, y protestando “No tengo tiempo para parar y conectar el GPS”.

¿Qué puede hacer un entrenador?

¿Recuerdas aquella la lista de Funciones Ejecutivas de Tanya? ¿Gestionar tiempo y recursos? ¿Revisar los avances, hacer el seguimiento y realizar críticas? ¿Motivar y dar apoyo? ¿Mantenerse centrado en los objetivos? Bla, bla, bla…

¡DIOS MIO! ¡Eso es precisamente lo que hace un entrenador!

Pero puedes preguntar – y si no lo haces, yo lo haré por ti – “¿Y si ya voy al médico (o al terapeuta o al analista…)?”

No tiene nada que ver. Es como decir: “Ya tengo coche y el depósito lleno, ¿por qué necesito un GPS para navegar?”

Mi médico estaba allí para ayudarme a parar el sufrimiento. Comenzando por la medicación. Podía ayudarme a trabajar aspectos emocionales, creencias y sentimientos. Trabajábamos sobre áreas donde yo me sentía “roto” o “fracasando”. Un asunto crucial.

Si tuviera que poner una nota a mi vida, mi médico me ayudó a pasar del suspenso al aprobado. Mi entrenadora me ha llevado del aprobado al notable alto. Al sobresaliente, los días buenos.

Lo que hace mi entrenadora es ayudarme a crear estrategias, y generar acciones que a mí me sirven. Mi entrenadora me habla claro, pero de forma cariñosa. Me recuerda mis prioridades, me llama, me da un codazo cuando me despisto y me hace pararme a celebrar y reconocer mis victorias, para que no pasen desapercibidas. Al igual que un montón de gente con TDAH, siempre estoy pensando en lo que viene después. El siguiente guion. O el siguiente mecanismo innovador de descarga para “Inodoros Tanya”.

Se me acaba de ocurrir una idea comercial: “Inodoros Tanya. Éxito en la Descarga”.

¿Por dónde iba? Ah, sí…

La cosa es que, cuando mi mujer propuso la primera vez que probáramos el coaching, me sentí muuuuy incómodo con la idea. Exactamente como cuando los Jefes de Producción empezaron a encargarse de todo lo que me había obligado a aprender a hacer en el mundo del entretenimiento. Las personas con TDAH podemos tener problemas de confianza, ¿no?

Ahora, sólo digo una cosa: el coaching ha marcado una enorme diferencia para mí. En aspectos que nunca habría imaginado. (¿Ves? ¡Te dije que llegaría a esta parte de la historia!)

El coaching no es gratis. Pero te puedo decir que me ha ahorrado años de tiempo, dinero y esfuerzo. He evitado una frustración interminable. Y he sido mucho más productivo.

Gran cantidad de personas con TDAH con las que hemos hablado han expresado preocupaciones y preguntas similares sobre el coaching. O ni siquiera sabían que existía. Es la razón por la que nuestro nuevo video “Cómos y por qués del Coaching para el TDAH” explica las muchas formas de trabajar de los entrenadores – en persona, por teléfono, por Skype – y cómo puedes trabajar con un entrenador para idear soluciones y estrategias adaptadas a tus necesidades.

Como dice la entrenadora Barbara Luther, “Nadie más en tu vida va a decirte la verdad pura y dura, y escucharte y oír quién eres, hacia dónde vas y qué es lo que de verdad quieres – y hacer que trabajes para eso. Esa es la labor del entrenador”.

 

 

 

 

.

Publicado en TDAH coaching, TDAH en primera persona | Etiquetado , , , | 1 Comentario

TDAH: sensibilidad emocional e hipersensibilidad

 Angela Finlay

Escrito por Angela Finlay
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

newlifeoutlook

Cómo controlar los cambios y estallidos de humor

El Trastorno de Déficit de Atención y las emociones volátiles van de la mano. Al igual que la hiperactividad, las personas con TDAH ven cómo pierden el control emocional de repente y a menudo, lo que hace su vida diaria aún más complicada.

De hecho, las perturbaciones emocionales son los impedimentos más significativos del TDAH, y pueden conducir a problemas profundos con la autoestima y la interacción social.

La hipersensibilidad es un trastorno separado (se cree que es genético y está presente desde el nacimiento), a pesar de que a menudo coexiste con el TDAH. Se estima que hasta un 20% de la población general es hipersensible a estímulos físicos y emocionales, pero este número es mucho mayor entre pacientes con TDAH.

Comprender cómo interactúa tu volatilidad emocional e hipersensibilidad con tu TDAH, y cómo hacer uso de ello, es un importante paso hacia una vida diaria más agradable.

emotional-sensitivity-and-hypersensitivity-210x270

Cómo se manifiesta la hipersensibilidad en el TDAH

En cierto modo, la sensibilidad emocional del TDAH es similar al trastorno maníaco depresivo: los cambios de humor son rápidos y extremos; incluso situaciones relativamente inocuas pueden provocar una reacción. Puede ocurrirte que un anuncio triste te provoque un ataque de llanto y sentimientos de profunda tristeza, o que una buena noticia inesperada te lleve a la histeria. Quizá no siempre sea así, pero cuando tus emociones toman lo mejor de ti, puedes sentirte impotente, frenético y apartado de las personas que te rodean.

Tus reacciones concretas seguramente dependerán de tu propia personalidad, pero los patrones de sensibilidad emocional pueden también estar unidos a ciertos aspectos de tu TDAH:

  • Impulsividad. Las personas con TDAH tienden a ser muy impulsivas, y eso puede contribuir a su hipersensibilidad emocional. La conducta impulsiva llega en forma de decisiones rápidas, que pueden interferir con tus obligaciones diarias; las reacciones emocionales impulsivas provienen de una incapacidad para inhibir y procesar tus sentimientos fuertes y pueden causar estragos en tus interacciones sociales. De ello se desprende que, si puedes dominar tus impulsos, puedes reducir gran parte de tu estrés diario.
  • Dificultad para centrarse. Los problemas de atención pueden interferir con tu contención emocional – y con la profundidad con que experimentas tus emociones. Los expertos indican que a una persona con TDAH suele costarle más tiempo calmarse que a alguien sin el trastorno, ya que no puede desviar fácilmente su atención a otras cosas, y queda atrapada en su reacción emocional. Eso significa que tus estados de ánimo son más intensos y pueden durar todo el día.
  • Altas expectativas. Muchas personas con TDAH tienen expectativas poco realistas sobre sí mismas, que pueden conducir a un ciclo de estrés, y, finalmente, un estallido emocional. Es natural que te compares con otras personas que conoces pero, si tu cerebro funciona de manera diferente en ciertos aspectos, no es justo esperar que tus objetivos y responsabilidades sean los mismos.
  • Cambios hormonales. Las hormonas pueden provocar cambios drásticos en el estado de ánimo y la percepción, y cuando se combinan con la hipersensibilidad del TDAH, puede resultar especialmente difícil controlar tus reacciones. Las épocas de cambios hormonales (como la pubertad o la menstruación) pueden ser particularmente complicadas.

Pasos para un mejor control emocional

Puedes no ser capaz de erradicar su hipersensibilidad, pero puedes aprender a contrarrestar y controlar tus reacciones emocionales con algunos principios saludables:

Planifica para los momentos difíciles. Ten un plan para afrontar las fases hormonales, los factores estresantes y los momentos en que estás en hiperfoco y no puedes soportar que te interrumpan. Date un respiro adicional asumiendo menos responsabilidades, y haz saber a los demás cuándo no quieres que te molesten. Ser proactivo ahora puede salvarte de estallar más tarde y preservará tus buenas maneras.

Establece límites. Necesitas límites para protegerte de las situaciones agobiantes. No te expongas a la negatividad durante mucho tiempo, ya sea en forma de noticias o de personas difíciles. Aléjate de las situaciones a la primera señal de brote emocional, y ten un lugar agradable donde lograr un poco de tranquilidad.

Respeta tus sentimientos. Si bien es importante aprender a restringir tus arrebatos, trata de no renunciar a tus sentimientos auténticos. Si sientes enfado, tristeza o ansiedad, no lo ocultes ni ignores – es casi seguro que eso lo empeorará. En vez de eso, piensa en qué te hace sentirte así, y cómo puedes ayudarte conscientemente a salir de ese bucle.

Cuídate más y mejor. Autoayudarte significa ser consciente de lo que realmente necesitan tu cuerpo y tu mente. Una manera de mantener tu equilibrio es hacer ejercicio con regularidad, combinándolo con algo de meditación silenciosa. Quemar energías es una forma rápida de regular el estado de ánimo, mientras que la práctica de la meditación es una solución a largo plazo para una actitud feliz y confiada y menos síntomas de TDAH.

El pensamiento positivo y los ejercicios de relajación siempre son útiles, pero a veces has de bloquear físicamente los estímulos extra. Procura llevar un aparato de música con auriculares, o unos simples tapones para los oídos, para evitar la sobrecarga sensorial. Incorpora lo que te sea más útil a tu rutina diaria.

Utilizar tu sensibilidad de forma positiva

Aunque la hipersensibilidad puede frustrar tu vida, también puede ayudarte a desarrollar todo tu potencial. En primer lugar, tienes que encontrar una manera de vivir en armonía con tu hipersensibilidad: elige situaciones y formas de actuar que se adapten a tu personalidad y temperamento, y evita los lugares incómodos. No te hagas la vida más difícil – aprende a decir “no”.

La creatividad, la percepción profunda y la empatía llegan naturalmente a personas hipersensibles y pueden ser de gran ayuda para socializar y forjar relaciones enriquecedoras. Sin embargo, para que estos rasgos brillen, tienes que dar a tu mente con TDAH el tiempo y el espacio que necesita. Esto puede significar hacer menos por la noche, almorzar en solitario y trabajar con descansos regulares para prepararte para situaciones estimulantes. Párate a reflexionar cada cierto tiempo, y date un momento extra para procesar los acontecimientos del día.

 

 

.

Publicado en Adultos con TDAH, Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Explorando el vínculo entre el TDAH y el Autismo

Durante buena parte de la última década, un creciente número de investigaciones ha ido revelando más y más similitudes entre el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad y el Autismo.

Jean Gehricke

                           Fotografía: Jocelyn Lee / UC Irvine

 Science Daily

Publicado en ScienceDaily por la Universidad de California, Irvine
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

Durante buena parte de la última década, un creciente número de investigaciones ha ido revelando más y más similitudes entre el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad y el Autismo.

Jean Gehricke, Profesor Adjunto de Pediatría de la Universidad de California Irvine y Psicólogo Clínico acreditado en el Centro para el Autismo y los Trastornos del Desarrollo Neurológico, se ha centrado en esta conexión para comprender mejor por qué las personas con TDAH y autismo son más propensas al abuso de sustancias y, al hacerlo, desarrollar terapias conductuales más eficaces.

“Este es un campo emergente y muy prometedor”, dice Gehricke. “Sabemos algo de las causas subyacentes del TDAH y, a través de esto, podemos mejorar nuestra forma de tratar el autismo”.

El Centro para el Autismo y los Trastornos del Desarrollo Neurológico –que proporciona evaluación, diagnóstico, tratamiento, coordinación de la atención, apoyo a la familia y educación a niños, adolescentes y jóvenes con autismo y otros trastornos del desarrollo – es uno de los pocos de la región que ofrece un continuum de servicios hasta la edad de 22 años y lleva a cabo investigaciones dirigidas a transformar el modo de abordar el autismo.

Gehricke, que enseña a 25 estudiantes en su laboratorio, es un experto en evaluación y tratamiento del autismo, el TDAH y los problemas coexistentes como la depresión, la ansiedad y el consumo de drogas.

Se incorporó al centro en 2013. Antes había trabajado en el Instituto y Hospital Neuropsiquiátrico de UCLA, en el Centro de Investigación Interdisciplinar sobre el Consumo de Tabaco de la UC Irvine y en el Centro de Desarrollo Infantil de la UC Irvine, donde también realizaba evaluaciones clínicas integrales y terapia cognitivo – conductual.

Gehricke es bien conocido por su labor científica sobre los mecanismos subyacentes del TDAH y el consumo de drogas; ha publicado importantes artículos donde explica por qué las personas con TDAH son más propensas a fumar o engancharse a otros productos con nicotina y tabaco.

Ahora está aplicando este conocimiento al autismo. Dado que las personas con TDAH y autismo de alto funcionamiento comparten ciertas características, como dificultades para relacionarse con los demás y problemas de control emocional, Gehricke está especialmente interesado en saber si estos problemas tienen bases neurobiológicas similares.

En un estudio de diciembre de 2014, él y sus colegas identificaron un rasgo genético compartido por las personas con TDAH y aquéllas con autismo, lo que arroja luz sobre algunos de los comportamientos más problemáticos asociados a los trastornos.

Gehricke explica que la agresión y los actos peligrosos para la salud son impulsados ​​por una señalización distorsionada de la dopamina en el cerebro y que el gen DRD4 es fundamental para la regulación de esta función. Los investigadores han descubierto que una forma del gen – llamada alelo 7R y vinculada a la alteración en la regulación de la dopamina – está sobrerrepresentada, tanto en individuos con TDAH como en personas con autismo. Es la huella genética de estos tipos de conducta, dice Gehricke.

“Este estudio proporciona un modelo conceptual para las conductas de riesgo que vemos a menudo en nuestros pacientes, y explora la posibilidad de ajustar a medida la información para reducirlas”, dice. “Más específicamente, apunta a la necesidad de utilizar imágenes visuales fuertes para inducir cambios de conducta”.

TDA se centra especialmente en la adicción a la nicotina –otra inclinación compartida por el TDAH y el autismo. Cree que la intervención conductual temprana en niños autistas puede ser un elemento particularmente eficaz para disuadir de fumar – la mayor amenaza evitable para la salud en el mundo – y de “vapear”.

Gehricke dice que la intervención debe incluir etiquetas de advertencia (como las que se utilizan con la nicotina y el tabaco) que representen las consecuencias negativas de las conductas peligrosas para la salud y presentar imágenes características, lo bastante estimulantes visualmente para modificar las actividades de adolescentes y jóvenes con TDAH y autismo. Probar la eficacia de este elemento disuasorio es el siguiente paso que Gehricke planea con su grupo sobre el alelo 7R.

“Los proyectos de investigación – como los dirigidos por Jean – forman uno de los pilares fundamentales de nuestra misión en el Centro para el Autismo y los Trastornos del Desarrollo Neurológico”, dice Catherine Brock, Directora Ejecutiva. “Gracias a sus esfuerzos y los de las familias participantes, podemos comprender mejor los mecanismos subyacentes en los trastornos del espectro autista y el TDAH”.

Publicado en TDAH estudios | Etiquetado , | Deja un comentario